Breves

Crimen de Almonte. 12 de febrero de 2018

Resulta llamativa la carta que la familias han publicado en change.org haciendo una serie de peticiones. Llama la atención sobre todo porque nos muestra que parecen haber perdido totalmente el sentido de la realidad, y que viven en un mundo paralelo, fantástico.

Insisten en la inadecuación de un Jurado popular para entender y valorar la evidencia, pero no explican por qué ellos se considera más cualificado que los jurados para hacerlo. Por otro lado, consideran que los testigos y peritos de la acusación eran imparciales, al contrario que los testigos y peritos de la defensa. Sorprendente afirmación, pero que resulta además poco consecuente, ya que de seguir ese argumento deberían otorgar más validez a las conclusiones de los jurados, imparciales, que a la suyas propias, parciales.

Manifiestan una ignorancia notable sobre las funciones de los tribunales de apelación, impropia de quienes llevan años rodeados de abogados. 

...pensábamos que un tribunal profesional pondría cordura y analizaría todas y cada una de las pruebas.

No, eso no lo hacen los tribunales de apelación, ni lo hará el Supremo. Despierten. Para que no creamos que es un desliz, insisten:

Pero lo que no nos entra en la cabeza es que un tribunal profesional no analice pormenorizadamente todas y cada una de las pruebas y testimonios expuestos durante el juicio para comprobar que el veredicto emitido por el jurado popular se pueda sostener o no

No se han enterado ustedes de nada pese a gastarse una fortuna en abogados e informes cutres. ¿Ninguno les ha dicho a alguno de ustedes que eso no funciona así? ¿O lo han dicho y ustedes los han ignorado? Si creen que el Supremo se va a poner a evaluar cada prueba y testimonio es que deliran, y el despertar va a ser terrible. Ya lo está siendo, y tal vez esa campaña de recogida de firmas, bastante friki, sea una buena muestra.


-------------------------------

Crimen de Almonte. 11 de febrero de 2018

Doctrina del Tribunal Supremo. Este es un caso en el que un tribunal de apelación ordenó repetir el juicio por insuficiente motivación del Jurado, y el Supremo anuló esa sentencia, confirmando la absolucion.


Es un poco largo, pero recomiendo leerlo en su totalidad. De todos modos, reproduzco dos párrafos  que por sí solos responden a todas las alegaciones de la acusación.


… el nivel de exigencia ha de modularse de manera diferente en función de que el Jurado suscriba un pronunciamiento de culpabilidad o inculpabilidad, debiendo ser, en este último caso, menos riguroso, pudiendo bastar al respecto la expresión de dudas acerca de la autoría del acusado. Por otra parte, no es necesario dar respuestas acabadas y absolutamente detalladas, sin que sea exigible al Jurado llevar a cabo un minucioso y exhaustivo análisis de toda la actividad probatoria desplegada por las partes.

El juicio de no culpabilidad o de inocencia es suficiente, por regla general, cuando se funda en la falta de convicción del Tribunal sobre el hecho o la participación del acusado.

---------------------------

Crimen de Almonte. 10 de febrero de 2018

Uno de los argumentos que expresan repetidamente desde la acusación tiene cierto mérito. No entienden como es posible que si:

- Los investigadores de la UCO dijeron estar 100 % seguros de la culpabilidad del acusado.

- El Fiscal dijo también estar convencido y que había pruebas suficientes para una condena.

- La Juez de Instrucción no solo lo envío a prisión debido a la entidad de las pruebas, sino que lo mantuvo allí pese a los recursos de la defensa

- Los tribunales de apelación denegaran su libertad defendiendo la tesis de la juez de instrucción, avalando, por tanto, que había pruebas de cargo.

Entonces no solo un Jurado lo considera no culpable, sino que el TSJA tumba el recurso, a pesar de que indica que con la prueba presentada habría sido posible una condena, y finalmente la fiscalía anuncia que no se recurrirá la sentencia. Es comprensible, hasta cierto punto, el desconcierto.

Digo hasta cierto punto porque Aníbal parece desconocer por completo la función y alcance de los tribunales de apelación, algo sorprendente cuando se ha pasado años rodeado de abogados. Parece creer que efectúan una especie de nuevo juicio, evaluando la prueba y dictando un veredicto acorde con su valoración de la misma. Nada más lejos de la realidad.

Pero el desconcierto de la acusación tiene sentido. Si todos habían dicho que había pruebas de sobra, ¿cómo es que ahora resulta que no las hay? El problema es que parten de un supuesto erróneo, que es que la UCO, el Fiscal, la Juez de instrucción o los tribunales de apelación que mantuvieron en prisión al acusado, todos ellos, sustentaron sus opiniones y decisiones en una evaluación racional e imparcial de la evidencia.


Si se parte de ese supuesto, es perfectamente lógico concluir que el Jurado se equivocó, y que TSJA y Fiscal se contradicen. Pero una persona realmente inteligente comenzaría a plantearse si tal vez los supuestos de partida eran erróneos. Si tal vez las opiniones y decisiones de todos esos actores se basaron en un conjunto de motivaciones diversas, entre las cuales la evaluación imparcial de la evidencia no era la más importante. Considerar esa posibilidad es el primer paso.

----------------------------------------


Crimen de Almonte. 9 de febrero de 2018

Parece ser que el sorprendente tándem Marinela/Aníbal ha optado por una recogida de firmas, con una serie de peticiones, razonable alguna, extrañas otras. Por ejemplo, la apelación a que la UCO se moje me parece del todo lógica.Aníbal les está recordando que él ejerció de portavoz de sus tesis, los defendió y elogió todo lo que pudo, y que ahora les toca a ellos. Pero parece que se resisten. Normal, se han llevado un revolcón, este caso es un fracaso, y eso les repele como el agua a un gato. La petición de reunirse con Zoido puede tener como objetivo presionarlos para que salgan públicamente a defender su acusación.

La petición para reunirse con el Ministro de Justicia resulta más soprendente e inquietante. ¿Que se supone que puede hacer el Ministro una vez que el caso está en manos del Supremo? ¿Presionar al Tribunal? Si no es eso, no se entiende que es lo que quiere hablar con él.

Por otra parte, hay un párrafo de la carta que me ha dejado de piedra: Si además con esta iniciativa conseguimos más apoyos (periodistas que nos ayuden a que nuestro caso no caiga en el olvido, personas con conocimientos en judicatura que quieran empaparse de todos los detalles del caso y nos ofrezcan asesoramiento,

Personas que los asesoren en temas legales... ¿Pero no tienen ya una de los mejores abogados? Tal vez ya no confían en él y están preparando su despido.  En cualquier caso, parece un desaire bastante evidente. Tal vez el señor Romero les ha dicho algo que no quieren escuchar.  Por otro lado, las apelaciones que realizan indican que van a lanzar una ofensiva en los medios y las redes sociales.

Por último, hay que fijarse en la foto que encabeza el escrito. La Marianela llorosa, la madre doliente. Insisten en que sus argumentos se basan en motivaciones jurídicas y racionales, pero lo que  presentan es la explotación morbosa de una madre que ha perdido a su hija.

Van a abusar de ese recurso hasta la náusea.

-------------------------------


Crimen de Almonte. 7 de febrero de 2018

Detecto cierto desconcierto, estupor incluso, entre muchos periodistas a cuenta de la sentencia del TSJA. Poco informados, descuidados, compraron la versión que les vendieron desde la acusación, la de un caso clarísimo, con pruebas aplastantes contra el acusado. La explicación para el resultado del juicio era un grupo de jurados, probablemente medio lerdos y muy influenciables, que se habían dejado engañar por las artimañas de la defensa. Hasta que se consiga fabricar una excusa convicente para el fallo del TSJA, hay poco más que silencio y algunos balbuceos. Pronto encontrarán alguna fórmula para mantener el engaño otro año, y los mismos periodistas les volverán a comprar la mercancía averiada. 

------------------------------------------------------