Breves

 Crimen de Almonte.  3 de julio de 2018


El Fiscal del Supremo


Con Luis Romero en avanzado estado de cuento de la lechera, el entorno de la acusación sigue con su incansable verborrea, más destinada a aburrir que a convencer. No tienen empacho en contradecirse una y otra vez, y buena prueba de ello es su postura ante el jurado. Denigran a los jurados populares, a los que consideran incapaces de valorar pruebas técnicas como el ADN, pero a la vez solicitan que se repita el juicio, aunque esa pretensión, de ser atendida, significaría un juicio con jurado.


No sé, la verdad, como iban a justificar esa insoslayable contradicción: Negar que un jurado popular pueda decidir sobre pruebas técnicas, a la vez se le pide precisamente eso, que decida sobre pruebas técnicas... en un sentido determinado. No es que al caso de la acusación haya sido nunca muy racional, pero su postura actual debería provocar bochorno incluso a los más tolerantes.


Yo sigo opinando que el Tribunal Supremo no atenderá sus pretensiones, y que confirmará la absolución de Medina. Aunque con esta gente de leyes nunca se sabe, (y el misterioso proceder del Fiscal del Supremo es buena muestra) sigo sin ver como podría el máximo tribunal fallar contra el criterio que ellos mismos han establecido y vienen aplicando durante los últimos años. Se meterían en un berenjenal jurídico de difícil salida, sobre todo porque por mucho que se empeñen, el veredicto está sobradamente motivado. Esto no es una apreciación partidista, es un hecho objetivo. Es comprensible que la defensa se queje de la falta de motivación, pero ellos no ven más allá de su caso.


La cuestión es si el veredicto que declaró no culpable a Francisco Javier Medina está más o menos motivado que otras veredictos de otros jurados, y en esa comparativa cualquier analista objetivo no puede tener dudas: el veredicto está sobradamente motivado. Mucho más motivado que otros veredictos de otros jurados a los que el Tribunal Supremo ha dado validez y ha considerado que superaban el mínimo exigible.


Un observador imparcial no tendría dudas de cual será la decisión del Supremo, y así lo entendió la fiscalía de Huelva en su momento. El Fiscal del Supremo, que no sé como ha llegado a este asunto, ha presentado un recurso que se limita a repetir las mismas cosas que ya alegaban la fiscalía y la acusación en anteriores escritos. Se dice que ha basado su escrito en los vídeos del juicio y los tomos del sumario, que solicitó le enviaran, y que se supone que ha visionado y leído. Digo que se supone porque no me consta. Si nos atenemos a lo que publican los medios afines, utiliza expresiones y giros ya utilizados por Luis Romero, así que sus lecturas y horas de vídeo no parecen haberle bastado para escribir con criterio y estilo distinguibles de los del abogado de la acusación.


Los abogados de la defensa han respondido con un escrito de impugnación de más de 50 páginas, muy técnico, en el que responden de forma contundente a las pretensiones del nuevo actor. Señalan, de forma acertada, que al igual que la acusacion, el Fiscal no se limita al ámbito del recurso de casacion, la sentencia del TSJA, sino que se embarca en una crítica al veredicto del juicio, algo que está fuera de lugar.


Parece que el Fiscal no ha comprendido del todo lo que dicen los informes del Instituto Nacional de Toxicología, pese a que se afirma que los ha leído. Tienen que recordarle los abogados en su escrito que Lorente no impugnó las conclusiones del los peritos del INT, las aceptó, y que dichos peritos no afirmaron la transferencia directa, como maliciosamente pretende la acusación. Es sorprendente que dos expertos en leyes lean en unos informes exactamente lo mismo, sobre todo porque en los informes no está lo que ellos pretenden que está.


Dejaré para otro momento mi particular interpretación de esa coincidencia.





------------------------


Crimen de Almonte.  13 de mayo de 2018

Fe ciega



No fallan, según dicen


Los que afirman estar convencidos de la culpabilidad de Francisco Javier Medina basan buena parte de su convencimiento en la fe. Fe en la justicia, fe en la juez, fe en la fiscalía, y sobre todo, fe en la UCO. Incluso a día de hoy algunos familiares de los asesinados descargan casi todo el peso de sus ataques contra Medina en ellos: No lo decimos nosotros, lo dice la UCO…

Ocurrió así desde los primeros momentos tras la detención del sospechoso, cuando la mayoría opinaba, a falta de cualquier otro tipo de información, que si la UCO había procedido después de 14 meses sería por tener algo sólido; no iban a detener a alguien así, sin más. Cuando la juez envío a prisión al detenido, los comentarios fueron parecidos. Es una juez, ¿cómo va a encarcelar a alguien sin pruebas? Al fin y al cabo ellos, juez, fiscal, UCO, son organismos o personas independientes, neutrales, sin interés en la causa, a diferencia de las partes, incluidos abogados, acusaciones, familiares y acusado.

Pero esto no siempre es cierto, y se puede demostrar con varios ejemplos. Los investigadores, jueces y fiscales pueden tener una profunda implicación en un caso, sobre todo a nivel profesional. La resolución de un caso puede traer consigo ascensos, prestigio, condecoraciones, y un avance en las respectivas carreras. Un caso que se queda sin resolver provoca frustración, en ocasiones preguntas incómodas de los superiores, sustitución de los investigadores … He tratado por extenso estas cuestiones en el caso del asesinato de Jill Dando. El teniente y sus hombres no eran mejores que Hamish Campbell y sus investigadores, y cayeron en las misma trampas lógicas y se dejaron influenciar por los mismos elementos.

Una vez que el INT comunicó que el ADN de Medina estaba en tres toallas, UCO, fiscalía y juez se embarcaron en el proceso de construir un caso contra él, sin que conste quien fue el impulsor, aunque yo sospecho que fue la UCO. Se solicitaron aclaraciones al INT, pero cuando llegó la respuesta la interpretaron como les pareció y siguieron adelante, y este fue el gran error.

La consideración de la culpabilidad del sospechoso por la aparición de su ADN en las toallas pudo ser precipitada y errónea, pero no fue irracional. Por debajo de la expresión pública de los argumentos subyace el mismo planteamiento que se hacía Ian Horrocks en el caso Dando: Se ha investigado a todos los demás sin resultado, así que si hay alguna evidencia contra un sospechoso este debe ser el culpable.

Todos debieron plantearse la misma cuestión: Hemos investigado esto durante 14 meses, sin resultado, este ADN (que no entendemos del todo) tiene que significar algo, no puede ser una casualidad, tiene que ser él.

Este planteamiento, insisto, no es irracional, pero sí erróneo. En primer lugar porque se basa en una prueba muy compleja y difícil de interpretar, sobre todo para personas que no son expertas en la materia. En segundo lugar porque la aparición de nueva evidencia 14 meses después indicaba la posibilidad de que todavía pudiera hallarse más evidencia, que podía señalar en otras direcciones y tal vez hacia otros sospechosos.

Lo que se hizo fue solicitar aclaraciones sobre el resultado de las pruebas de ADN al INT, y cuando estas llegaron se interpretaron como si hubieran aclarado las dudas que se tenían, cuando no era así. Pese a que el INT afirmó no poder determinar si el ADN del sospechoso había llegado allí por transferencia directa o indirecta, UCO, fiscal y juez decidieron que a pesar de todo la transferencia era directa, y detuvieron, acusaron y encarcelaron al sospechoso en base a ello. De forma sorprendente, meses después, volvieron a preguntar al INT si la transferencia era directa o podía ser indirecta.

Pese a la falta de pruebas concluyentes y la confusa evidencia del ADN, la detención de Medina no habría sido un error si se hubiera realizado como parte del proceso de investigación, y no como un pilar más sobre el que sustentar una culpabilidad ya decidida previamente. Un padre y su hija asesinados y una investigación estancada eran suficiente motivo para tomar medidas radicales. Medina era un sospechoso legítimo y la detención de un sospechoso provoca en muchas ocasiones una confesión. Es más, se podría haber ido más lejos, con más detenciones, o con alguna trampa para intentar provocar conversaciones comprometedoras. Siempre, insisto, como parte de una investigación.

Después, una vez que no se obtiene confesión, y sin otra evidencia fiable, el sospechoso debería haber sido puesto en libertad, quedando como imputado en espera de más pruebas. Y durante los siguientes meses la juez debería haber solicitado el dictamen de los mejores expertos de España en el ADN para poder tomar una decisión informada al respecto y decidir si había base para un  juicio o se retiraba la imputación.

La juez, por contra, decidió que podía interpretar la prueba de ADN, aunque es evidente que no, como demuestran los errores que cometió al escribir sobre ella, y se quedó sin margen de maniobra. Al determinar la prisión provisional de Medina se cortó cualquier retirada, ya que a partir de ese momento la situación del acusado no hizo más que empeorar. Si lo había enviado a prisión cuando Marianela le proporcionaba una coartada y sin un móvil creíble, ¿cómo iba a ponerlo en libertad cuando ella cambió su testimonio?

Los hay que opinan que el encarcelamiento de Medina tenía el objetivo precisamente de aislarlo de Marianela y permitir el trabajo de persuasión sobre esta. No sé si era el objetivo, o más bien se aprovechó la ocasión, pero el resultado fue el mismo.

La UCO tiene una envidiable capacidad para salir de los embrollos sin mojarse demasiado. En el caso Wanninkhof (se ponen como pumas cada vez que sale a relucir), aunque no pudieron evitar cierto daño, casi toda la culpa por el desastre se concentró en los jurados, pese a que estos se limitaron a seguir con fe ciega lo que ellos, el juez y el fiscal les contaron. En el caso de Almonte muchos de los que apoyan a Medina defienden que el papel de la UCO ha sido secundario y más neutral de lo que parece, opinión que me provoca asombro y desconcierto, y dudan de las afirmaciones del hermano y tío de las víctimas de que ellos siguen opinando que Medina es culpable. Yo no tengo ninguna duda de que en esta ocasión dice la verdad. Hay que reconocer que son unos maestros de las relaciones públicas, y que demuestran bastante más talento que sus compañeros del CNP en este asunto.

Los resultados del ADN en las toallas son confusos, muy difíciles de interpretar, incluso para expertos, y nunca debieron utilizarse para encarcelar a un sospechoso. Como el resto de la supuesta evidencia contra Medina no aguanta ni un análisis de mediana intensidad, y hay evidencia de que estaba en su puesto de trabajo en el momento de cometerse en crimen (Marianela dixit), y ninguna de que estaba en otro lugar, la conclusión es inevitable: Francisco Javier Medina es inocente.


Para finalizar, un recordatorio. He lanzado el desafío de que alguien me indique donde apareció el ADN de Medina en solitario, como afirmó la juez. Sin respuesta. Como ya estaba pendiente la explicación de por qué la misma juez y la UCO afirmaron que el ADN de Medina fue el único hallado en la casa, aparte del de los miembros de la familia, el trabajo se le empieza a acumular a los partidarios de la acusación. Para responder se puede acudir al comodín de consultar con abogados, contactos en la UCO (je), o cualquiera que se considere oportuno.



--------------------------------------------------------


Crimen de Almonte.  5 de mayo de 2018

Gato por liebre



https://corazonesverdes.com/2018/04/29/asi-valoro-la-justicia-profesional-la-prueba-del-adn-en-el-doble-crimen-de-almonte-ii/

En este artículo, dicen que el ADN encontrado de Fran es directo, se basan en que hay zonas de las toallas en las q solo aparece su ADN y no el de Marianela que se supone que es la conductora, y que el ADN no es semen...

Mi pregunta es: Se sabe con exactitud que ese ADN no es de semen??
Y en caso de ser transferido indirectamene(por terceros) tiene necesariamente que estar mezclado con el ADN del portador??
Y otra pregunta...como se sabe si el ADN es "fresco" o "antiguo"?? 


Se intenta dar gato por liebre. Pretenden que las opiniones enfrentadas son las del Instituto Nacional de Toxicología y un perito de parte, y eso no es cierto. La opinión que se enfrenta a la del perito de parte, uno de los dos o tres grandes expertos en ADN de España, y una eminencia a nivel mundial, es la de la Juez, una lega en la materia, no la del INT, con cuyo dictamen el señor Lorente coincide.

La Juez pretende que comprende la prueba de ADN, pero no, se puede demostrar fácilmente que en realidad no entiende gran cosa, y pretender poner al mismo nivel su opinión de aficionada con la del profesor Lorente resulta ridículo.


Por ejemplo, se la cita afirmando que “...existiendo tanto restos de F.J.M.R en solitario...”, algo que es rotundamente falso, y que se contradice con lo que acaba de exponer justo antes. El ADN de Medina nunca aparece en solitario, en ninguna de las muestras. Sí aparece en solitario el de Miguel Ángel, el de Marianela y el de la niña, pero nunca el de Medina. Curioso. Pero más curioso es que la Juez se confunda sobre este extremo.


Desafío a los defensores de la justicia profesional a que indiquen en qué muestra de qué toalla apareció ADN de Medina en solitario.


En cuanto a las preguntas, aquí van las respuestas:

-El que en algunas muestras no aparezca ADN de Marianela mezclado con el de Medina no significa gran cosa, ya que nadie pretende que el ADN de ambos se mezclara con antelación a su llegada a las toallas.


-La opinión de que el ADN llegó de forma directa·es la opinión de una lega que parece que no domina el tema. El INT afirmó en respuesta a la pregunta de la Juez que no podía decidir entre una trasmisión directa o una indirecta, y pese a eso, ella decidió que se trataba de una trasmisión directa. Muchos meses después volvió a preguntar lo mismo al INT, obteniendo la misma respuesta. ¿?


-No se puede afirmar que ese ADN no proceda de semen. Las pruebas de semen son independientes de la del ADN y todas dieron negativo, así como las de sangre, pero aparte de que su fiabilidad no es total, la ausencia de semen no significa que el ADN no proceda de este, tan solo que no queda semen reconocido como tal. Las pruebas de ADN no indican la procedencia de este, si viene de semen, de sangre, de saliva, de piel, o se trata de ADN liberado de células seminales.


-En caso de ser transferido por terceros no solo no tiene que estar mezclado con el del portador, sino que es posible que el ADN del portador ni siquiera esté presente. Hay varios experimentos que lo demuestran (Lorente los citó), pero ni siquiera hacen falta. Una gota de ADN en una manga de una camisa puede provocar una transferencia masiva sin que ni un átomo de ADN del portador aparezca.

-En cuanto a lo del ADN fresco y antiguo, depende de lo que cada uno entienda por tales. Tenemos que ser conscientes de que cuando alguien habla de ADN fresco, se está refiriendo a ADN depositado en las toallas muchos meses antes de ser analizadas (se supone), fuera quien fuera el agente portador. Esas se pretende que son frescas. Si en vez de diez meses tienen más de un año, parece que se consideran antiguas.



Para finalizar, quiero plantear algo para que se reflexione sobre ello: No solo se afirma que Medina se secó en tres toallas de dos baños con el suficiente vigor como para dejar en muchas partes tanto ADN como el mayor donante, Miguel Ángel, sino que habría tenido una puntería prodigiosa, ya que se habría secado únicamente con zonas de las toallas donde habrían depositado su ADN otros miembros de la familia. Ni una sola vez aparece su ADN en solitario en una muestra. Nunca.


-----------------------------------------------------------------



Crimen de Almonte. 17 de abril de 2018



¡Mira quien propaga embustes!

La verdad, yo le suponía más luces a la presidenta de la Asociación Clara Campoamor, Blanca Estrella Ruiz, pero dejarse engañar y manipular de esa forma para mentir y decir tonterías en nombre de otros significa que posiblemente la haya sobrevalorado. 

https://www.larazon.es/sociedad/doble-crimen-de-almonte-un-asesino-esta-en-la-calle-y-pido-a-la-fiscalia-que-haga-justicia-FJ18119693

Cada uno hace con su prestigio y el de su asociación lo que considere oportuno, pero prestarse a ser un simple busto parlante de las tesis de la acusación, repitiendo como un papagayo, casi al pie de la letra, sus ya conocidas proclamas y mentiras, me parece más propio de algún portavoz de una asociación de medio pelo que de alguien con su prestigio y su alcance mediático. 

Se permite el lujo de amenazar con denunciar por perjurio a una testigo. Resulta grotesco en un caso con Marianela, Magro y Poti. Recuerdo a todo el mundo que el veredicto afirma que los que no dijeron la verdad son los tres testigos antes citados, y no la testigo que a ellos les molesta. En todo caso, si alguien debería ser procesado por perjurio deberían ser ellos tres. 

En realidad no se procesará a nadie, y esa señora debería saberlo… salvo que, como sospecho, se trate simplemente de intentar asustar y coaccionar al testigo. La única responsabilidad penal podría ser la de los que propagan mentiras si estas acaban conduciendo a algún incidente violento, que es lo que me temo están buscando los sembradores de cizaña.

Cuando se arrastra por el fango una historia de muchos años debería ser por una causa mejor. La señora Blanca Estrella Ruiz debería saber que su afirmación de que el acusado y su antigua novia han retomado su relación es una mentira, que los que le contaron la mentira saben que es una mentira, y que buscan a personas con poco espíritu crítico que mienta por ellos y difundan la patraña sin comprobar si lo que dicen es cierto.

Señora, quiero pensar que usted no sabe que la afirmación de la relación actual entre testigo y acusado es una mentira. Si lo sabe es usted una mentirosa. Si no lo sabe, una irresponsable que propaga rumores. En este último caso, todavía puede pedir disculpas y rectificar.


Y por favor, sea un poco más lista y tenga cuidado con las malas compañías. Además de embusteros son tóxicos.



---------------------------------------------


Crimen de Almonte. 12 de abril de 2018



El supercánido


Una de las fantasías recurrentes en el ámbito de la acusación es la exposición de pruebas y supuestas pruebas en un entorno sin oposición. En esas circunstancias pueden parecer sólidas y convincentes para público no informado y periodistas ignorantes y haraganes, pero cuando se puede presentar otra versión, entonces la solidez ya no parecen tanta y el convencimiento vacila. Impulsado por el conjunto UCO-Juez-Fiscal, y por Tribunales de Apelación que resolvían de forma maquinal (de esto hablaremos algún día), sin siquiera considerar la argumentación de la defensa, la acusación suponía que su caso era de hierro. Pero en cuanto un Jurado de personas no comprometidas pudo escuchar las dos versiones, y no solo la de la acusación, el hechizo se rompió. No había caso sólido, sino una serie de indicios, conjeturas, valoraciones y suposiciones, y el Jurado así lo entendió, y de forma contundente: 8-1.


Una de esas pseudopruebas es la del perro con olfato mágico. 

https://corazonesverdes.com/2018/04/09/el-olor-a-sangre-de-las-victimas-del-doble-crimen-de-almonte-en-el-maletero/

La denominación pseudoprueba no es casual, quiere indicar que las alabanzas de un señor a las capacidades de su perro no son prueba, por mucho que demuestren su lealtad y admiración por su amigo. Los perros detectores de sangre humana son simples auxiliares, instrumentos en la búsqueda de la verdadera prueba, la sangre humana, al igual que el luminol (también con sus falsos positivos) y otros productos químicos.

Para estupor y aburrimiento de los presentes, veinte meses después del crimen hicieron entrar y salir al perro del coche y dar vueltas a su alrededor de forma interminable, hasta que finalmente pareció contentar a sus jefes al señalar determinada zona del borde del maletero. Bueno, ellos dicen que señaló, y aunque no dudo de su interpretación, la postura del perro igual podría denotar hartazgo y cansancio ante lo pesados que estaban sus amos.

Como el anónimo autor del texto pone fotografías en blanco y negro, voy a ayudar con fotografías en color, aunque tan solo sea para mostrar que manejo material de mayor calidad que el suyo, tal vez porque estoy más próximo a la fuente original. No se debe suponer automáticamente que todos los Guardias Civiles y todos los miembros de la UCO están de acuerdo con la versión de determinada parte. Y hasta ahí puedo leer.

Detectando a través de la chapa un olor dejado 20 meses atrás en el interior por sangre en una prenda en una bolsa. ¡Guau!


¿Señalando o cansado? Tal vez mirando de reojo el premio que su cuidador sostiene en la mano. 


El resultado de la prueba fue nítido, claro, incontestable: No había sangre humana en las zonas donde señaló el perro, y por tanto se trató de un falso positivo, algo que no es infrecuente al tratar con perros que detectan determinados olores, sean drogas, sangre o explosivos. Convertir ese error canino en un intento de prueba es algo que nunca debió permitir la Juez, y que  muestra como se ha tratado buena parte de la evidencia en este caso.

La pretensión de que el perro puede oler sangre en una casa 19 meses después de que una empresa especializada haya limpiado a fondo con productos especiales es atrevida y llama al escepticismo, pero que además se proponga que ese perro sea capaz de interpretar que está antes la mezcla de dos sangres distintas y detectar ese mismo olor en la parte exterior de un vehículo sometido a los elementos (polvo, lluvia, …) durante más de un año, resulta de ciencia ficción.

Que en realidad no se encontrara sangre en ningún lugar del coche lo solventan con una “hipótesis”: la sangre no habría estado en contacto con la tapicería, tal vez habría estado dentro de una bolsa de basura, pero el olor de esa sangre habría sido detectado por el maravilloso can 20 meses después. Es más, ese olor, habría traspasado la carrocería del coche, instalándose en la parte exterior, aguantando chaparrones y esperando allí a que nuestro entrañable chucho la detectara. En mi opinión sostener eso roza el delirio, pero cada cual es libre de opinar.

El coche de Medina fue intervenido tras su detención y registrado de forma minuciosa y completa, pero al parecer nadie pensó entonces en utilizar el olfato del supercánido, y hubo que esperar 5 meses a que alguien se le ocurriera. En mi opinión, pero claro, es personal, no se utilizó tras detener a Medina porque los investigadores sabían que el perro no podría detectar nada en esas condiciones. Tan solo meses después, y tras constatar que no había pruebas contra el acusado, tan solo indicios, se embarcaron en una búsqueda desesperada de evidencia incriminatoria.

Todo se basa en la opinión personal de los cuidadores del perro. No se ha presentado literatura científica que avale la capacidad de los perros para detectar sangre humana en esas condiciones, y por supuesto, es falso que esté demostrado que los perros puedan distinguir entre la sangre de distintas personas. Pero aunque se hubiera hecho, faltaría demostrar con informes científicos que este perro en concreto es capaz de ello.

¿Cómo se demuestra que un perro adiestrado para encontrar sangre encuentra sangre? ¡Porque se encuentra sangre donde ha señalado! Si no se encuentra sangre resulta evidente que es un error, un falso positivo,  pero algunos parten del supuesto de que el can nunca se equivoca, y por tanto, si hay sangre se confirma que ha acertado, y si no la hay, también, y ya inventaremos una historia para explicarlo. 


Todo lo que tenemos es la palabra de unos cuidadores de que su Fido es muy listo. Pero la realidad es tozuda, y en el lugar donde el perro señaló no había ninguna sangre. Esa es la prueba científica, la evidencia, y todo lo demás son fantasías y conjeturas, toleradas por una Juez tolerante. Una magnífica metáfora de todo el caso.



----------------------------------------------------------------




Crimen de Almonte. 5 de abril de 2018



PERIODISTAS Y ALCALDES

Siempre intentando dividir, siembre sembrando la discordia, ahora en clave política. Como no hacen lo que el gurú quiere, cuando quiere y como quiere, pues este se enfada, los ataca y los critica. Para las mentiras y difamaciones más comprometedoras utiliza a terceros, como ha hecho siempre, como ya hacía incluso antes del 27 de abril de 2013. 

A su fiel Natalio Blanco parece no importarle reproducir mentiras en sus artículos, siempre que su amigo no se moje. ¿No te has enterado todavía, Natalio, de que lo de que Medina y Raquel han retomado su relación es una mentira? Una de las tantas que va diseminando el jefe de la secta. Es posible que no te importe si es mentira o no, siempre que te lean. En cualquier caso, sepas que es mentira o no, explica bastante bien el descrédito de una profesión.


El leal Blanco también sigue el juego político en el que se intenta dividir al pueblo, y más allá, en términos partidistas. Para ello no tiene empacho en reproducir viejas insidias:


… contrasta con la cercanía que mostró el equipo municipal de gobierno con el hoy absuelto, al que incluso llegó a visitar en la prisión de Huelva.


LA ALCALDESA Y VARIOS EDILES, ENTRE ELLOS EL PRIMO DE FRANCISCO MEDINA, VISITARON AL HOY ABSUELTO EN LA CÁRCEL DE HUELVA


Resulta transparente la intención de estas “informaciones”, que no son otras que hacer creer que la Alcaldesa y sus Concejales cometieron la tropelía de visitar a un procesado por asesinato en la cárcel.


LA VERDAD: La Alcaldesa y sus Concejales realizaron en las navidades de 2015 y 2016 visitas humanitarias a cárcel y se reunieron con todos los internos del municipio. Se reunieron y charlaron con todos a la vez en una sala, y no tuvieron ningún detalle especial con Francisco Javier Medina.


Comparen la verdad con los titulares que reproduce el periodista, y la fiabilidad que puede tener un profesional que se comporta de esa forma.


Lo más notable de todo es que el antiguo alcalde de Almonte, José Antonio Domínguez Iglesias, que es un ferviente partidario y activo miembro del grupo del corazón verde, podría aclarar todo esto, ya que como Alcalde realizó esa misma visita antes de finalizar su mandato, y al igual que su sucesora se reunió con todos los presos del municipio, incluyendo Francisco Javier Medina.


Es posible que al señor Domínguez se le haya olvidado contarles a sus amigos verdes esa visita, y explicarles que en la visita de la Alcaldesa y los Concejales no hay nada malo, igual que en la suya. Ya se sabe que algunos políticos tienen graves problemas de memoria, y eso podría explicar la omisión. Seguramente el señor Domínguez escribirá en breve en facebook sobre esa visita, que ahora ya recordará, y les expondrá que todo ha sido un malentendido. Y seguro que el jefe del grupo verde pedirá disculpas, al igual que el periodista.  


Por otra parte, la pretensión de que un familiar de un acusado (inocente hasta que no se demuestre lo contrario, por mucho que esté en prisión provisional) no pueda ser Concejal y a la vez asistir al juicio, o en su caso creer en la inocencia del acusado, resulta enfermiza. Es el intento, ya añejo, de tratar de aislar y condenar a Medina, dentro y fuera de la sala, negando la posibilidad de que sea apoyado, aplaudido, o simplemente querido.


Francisco Javier Medina siempre ha sido inocente, nunca ha dejado de serlo, ni un solo instante, y por tanto tiene  los mismos derechos que todos, y entre ellos se incluye el de no ser discriminado. Algunos calientan el ambiente, y sus seguidores más cortos de luces se lanzan enseguida a solicitar la muerte civil de una persona, negando sus derechos básicos, en lo que es un intolerable ataque de corte fascista.



Sé prudente, gurú, modera tu lenguaje y el de tus ayudantes, porque algunos de tus fieles están empezando a traspasar todas las barreras.



-------------------------------------------------



Crimen de Almonte. 3 de abril de 2018


El gurú y "el circulo virtuoso”



Tras una lacrimógena y pedante introducción llegamos al punto clave: Confiaban en la justicia … mientras pensaban que les iba a dar la razón. Al no ser así, ya no, o al menos no de momento, a ver si se la dan, que entonces confiarán de nuevo, o desconfiarán definitivamente, según vaya la cosa. Las apelaciones al respeto y el estoicismo, ridículas para cualquiera que haya seguido el caso, no convencen más que a los miembros de la secta verde. El delirio hace ver peticiones de tregua donde antes se veía condena segura, o como tribunales profesionales iban a corregir a los legos. En fin, que presumen de silencio los que no se callan ni debajo del agua.

Según el anónimo escriba (se quejan de anonimato, je), Medina fue el único sospechoso, lo que es una mentira, puesto que él sabe perfectamente que es falso, y que hubo unos cuantos sospechosos cuando ni siquiera se sospechaba de él. Es cierto que fue el único procesado, pero eso no da derecho a continuar insinuando su culpabilidad, o incluso afirmándola, según el día.

Yo nunca he insinuado ni afirmado, si va por mí la referencia, que Miguel Ángel no fuera tan bueno, ni lo he difamado. Plantear la duda de si tuvo alguna relación durante los años en que la nueva muy mejor amiga de su hermano le estuvo poniendo los cuernos no es difamar a nadie, salvo para mentes enfermas. Sobre todo cuando hay datos objetivos que lo pueden sostener (y también otros que apuntan en dirección contraria), y que podrían ocultar, de ser ciertos, una posible motivación para el crimen. 

¿En qué mancilla la memoria de Miguel Ángel sostener que pudo tener alguna relación? Lo dicho, mentes enfermas, que en sus delirios convierten la posibilidad de alguna relación en un desmadre de faldas. Solo le ha faltado lo de Sodoma y Gomorra. Tal vez el subconsciente traicione más de lo que parece.

Y ya que se ha sacado el tema, y hablando de relaciones, y de Miguel Ángel, y de insinuaciones sibilinas sobre familiares: Si se puede acusar a testigos de mentir, se podrá hablar, al menos,  de otros testigos también. Si se puede acusar impunemente de motivaciones espurias a una testigo, se podrá también acusar de motivaciones dudosas a otros testigos que pueden proporcionar coartada a otras personas sibilinamente acusadas.

¿O solo se puede dudar de la motivación de los testigos que según ustedes favorecen a Medina? Si vamos a dudar de testimonios, con nombres y apellidos, podemos hacerlo con todos. Y de ese familiar sobre el que se lanzan acusaciones sibilinas, puede usted poner en la web, anónimo escriba, sus declaraciones, igual que hizo con las de Raquel, para que podamos valorar sus sorprendentes lagunas de memoria y sus opiniones sobre la antigua enemiga y ahora socia.

Quiero finalizar con una referencia al título de este escrito, que cierta persona ha entendido a la primera. ¿A que sí? No sé si les has hablado a tu nueva amiga y a las groupies sobre el círculo virtuoso. Ánimo, que seguro que te perdonan. Si te animas nos lo cuentas a los demás, o que nos los cuente el anónimo que escribe en el blog. 

-------------------------------------------


Crimen de Almonte. 1 de abril de 2018


CINCO PREGUNTAS Y RESPUESTAS


1. ¿Cómo podía saber que nadie notaría su falta de su lugar de trabajo?

Era el día de la Sabatina, el supermercado estuvo a tope desde el principio y los trabajadores no tenían tiempo ni de rascarse. Con tanto lío era muy fácil pasar desapercibido. Debía ser la tarde ideal para salir sin ser visto. En el caso de que hiciese labores de repartidor por ejemplo, sería  normal que saliera de la tienda para llevar pedidos si así fuera. Nadie tendría por qué extrañarse.

O sea, que los trabajadores no tenían tiempo ni de rascarse… pero uno de los trabajadores, solo uno, tenía tiempo para marcharse una hora antes sin que lo notase nadie, ni siquiera el encargado. No recuerdo haber presenciado nunca la autodestrucción de un argumento en la primera frase.

Medina hacía repartos, y esa tarde realizó dos, pero llegó del último antes de las ocho de la tarde. El lío que pudiera haber con tanto cliente se acabó en cuanto se cerró al público, a las 21:15, y desde ese momento todos los trabajadores tenían tareas internas. Su jefe y muchos de sus compañeros sabían que no había ya ningún reparto, y su sección debía quedarse lista, igual que la de los demás trabajadores.

De todos modos, la pregunta no es si se pudo escapar sin que se notara. La pregunta es cómo sabía él que no se notaría su ausencia, que no se le buscaría para mandarle cualquier tarea o para que ayudara a alguien, o para darle las llaves para abrir el lunes.


2. ¿Cómo podía saber que encontraría sitio para aparcar su coche en el mismo lugar o la misma zona de donde presuntamente se lo podría haber llevado una hora antes?

La gente tuvo que ir esa tarde al supermercado a realizar compras grandes porque se celebraba la última Sabatina con la Virgen en Almonte y muchas familias tenían invitados. La mayoría de los clientes llenaban los carros y se desplazaron en coche para cargar las compras. Era fácil deducir que a la hora señalada, encontraría aparcamiento, puesto que el supermercado ya estaba cerrado al público y la Sabatina había empezado a las nueve. Por tanto, no existía ninguna razón para pensar que no encontraría hueco libre donde aparcar después de cometer presuntamente los crímenes.

En primer lugar, los sitios ocupados por los compradores se quedarían libres antes de las 21:15 o 21:30 como mucho, tras el cierre. ¿Como podía suponer alguien que esos lugares no iban a ser ocupados por la marea de fieles y turistas que habían llegado a Almonte? La hora en que empezara la sabatina no es importante, porque la gente iba a todas horas. Por ejemplo, los padres de Francisco Javier Medina fueron sobre las 22:30, y la pareja que lo vio llegar a casa había salido poco antes de las 22:00.

Recordemos que no valdría cualquier lugar para aparcar, por ejemplo en la parte de arriba del parque, tendría que ser justo donde había dejado el coche inicialmente. ¿De verdad piensa usted que alguien se lo juega todo a que nadie ocupe en una hora la plaza que ha dejado libre?

3. ¿Cómo podía saber que nadie lo vería llegar al supermercado, destruyendo su coartada?

No podía saberlo, puesto que si venía en coche desde la Avenida de los Reyes a su lugar de trabajo, debía aparecer por el mismo sitio que salían los empleados, con el riesgo de que alguien lo viera.

Me alegro de que lo reconozca. Pues los de la UCO dijeron que regresó para dejarse ver, así que les acaba usted de chafar el caso.

No se ha demostrado que volviera  después de presuntamente cometer los crímenes. La única testigo que dijo en el juicio haberlo visto en la puerta del establecimiento donde trabajaba  a las 22,09 mientras hablaba por el móvil con él, fue la madre de la niña brutalmente asesinada.  La visión responde a lo que hacían cuando salían de trabajar habitualmente: llamarse para quedar luego, puesto que, "el presunto" y ella, mantenían una relación clandestina. Lo único que ha resultado probado  de esos momentos, es la llamada entre ambos a las 22,09, no que se vieran. Según los investigadores, el análisis de ambos teléfonos móviles señalaba únicamente que estaban en Almonte, sin ubicar ninguna zona concreta. 

Vaya, un nuevo cambio. Reconocerá que si se puede ir cambiando la versión las veces que se quiera, y según la necesidad, se puede demostrar cualquier cosa contra cualquiera.

Inicialmente su entonces pareja dijo que él salió junto con ella y el resto. Después que no, que tan solo lo vio fuera. Ahora parece que tampoco lo vio, que lo imaginó. Claro, lo que estorba se aparta. Como la primera versión no sirve, se la persuade de que lo imaginó, y se construye una nueva historia, que es la que declararon correcta la UCO, la Juez de Instrucción y la Fiscalía. Pero ahora esa versión 2.0 ya no sirve tampoco, porque ni con ese cambio es creíble la hipótesis de la acusación, y así lo entendió el Jurado, y por eso es necesario alumbrar una nueva versión, la 3.0.

Según usted sí pudo regresar y aparcar en el mismo lugar (punto dos), pero en realidad no lo hizo (punto tres). De nuevo acaba de contradecir a los que nunca se equivocan (UCO). Me congratulo de que reconozca que el caso de la acusación era insostenible.

No deja de ser llamativo que un jurado popular crea al testigo cuando aseguró haber visto al acusado en la puerta del supermercado pasadas las diez de la noche y no tomara en cuenta su firme y contundente declaración sobre el lavado de las toallas con lejía y agua caliente que realizó el abandonar el domicilio, solo 20 días antes del doble crimen en el que perdió a su hija y al padre de ésta. Si estaba trastornada por el shock, como alegaron, debía estarlo para ambas declaraciones.

Los que creyeron a la testigo cuando declaró haber visto al acusado a la puerta fueron la UCO, la Juez de Instrucción, los abogados y el Fiscal. Por otra parte, yo me creo sus muchas declaraciones durante más de un año, antes del lavado de cerebro, en las que expresaba que vio al acusado a la salida, saliendo junto con ella y el resto.

El haber lavado las toallas justo el fin de semana que se marchó está sujeto a discusión. Primero dice que sí y después que no, que lo hizo días antes, y después otra vez que sí. Lo cierto es que lo que más repitió es que dejó las toallas limpias, no que las lavara, y en su descripción de lo que hizo ese fin de semana no señala de forma específica haber puesto la lavadora. Es posible que lo hiciera, y también lo contrario. Esto son discrepancias normales en los testigos, a los que se pide que recuerden tareas del hogar efectuadas tiempo atrás.

Pero la lejía nunca aparece, y es algo que se le pide que incorpore a su relato porque lo necesitaban para tratar de atajar una posible explicación alternativa para el ADN en las toallas. Son recuerdos a la carta.

4. ¿Cómo podría saber dónde y con quien estarían Miguel Ángel y María a la hora en que tenía previsto cometer el crimen?

La comida y ver juntos el partido Real Madrid-Atlético de Madrid eran dos cosas planeadas por Miguel Ángel para animar a su amigo Castañeda, muy afligido por el fallecimiento reciente de su hermano. Miguel Ángel ideó la celebración y la organizó con Isabelino, Alejandro y José (todos empleados del lugar donde trabajaban), sin que Castañeda lo supiera. 

Si ver el partido de fútbol era parte de la celebración, ¿por qué Miguel Ángel llamó a las 18:20 a la casa de sus suegros para que le llevaran a la niña? De todos modos, no lo voy a discutir, porque en realidad refuta su teoría.

Resulta que Isabelino trabajaba codo a codo con el ahora en libertad provisional ante la falta de firmeza de la sentencia. Es factible que se lo hubiera comentado. 

Factible es, pero entonces, ¡Medina sabría que Miguel Ángel iba a estar acompañado hasta última hora! Si sabía que la niña estaba a su cargo, y que iba a estar acompañado por, al menos, uno de sus amigos, ¿cómo diablos va a organizar un plan para asesinarlos antes de que acabe su turno? No podía saber si alguien más los iba a acompañar a ver el partido, algo perfectamente posible, ni a que hora se iban a marchar esas personas. Su amigo podría haberlos esperado, una vez finalizado el partido para salir todos juntos.

Parece usted querer decir que Medina sabía que iban a comer, sabía que después Miguel Ángel y únicamente otra persona iban a ver el partido, sabía que nadie más se apuntaría, sabía que el amigo se marcharía justo al terminar el partido o muy poco antes, quedando solos padre e hija durante unos pocos minutos antes de salir a cenar. Y que diseñó el plan para esos pocos minutos, sin tener control de lo que estaba ocurriendo realmente, mientras él manipulaba bandejas de salchichas. Que los lectores valoren el argumento y el supuesto plan.



También sabía perfectamente que la niña estaba con su padre, puesto que su propia pareja entonces y madre de la niña se lo dijo. 

De acuerdo, pero al parecer ni forenses, ni la UCO, ni el fiscal ni la Juez de Instrucción coinciden con nosotros. Porque les debía parecer que resultaba poco creíble ir a asesinar a dos personas en esas circunstancias, ya que una de ellas (aunque tuviera ocho años) podía escapar o pedir auxilio mientras se mataba a la otra. El plan parece cada vez más absurdo.

La pequeña no fue una víctima casual ni accidental. No cabe duda de que quien lo hiciera,  mató a la criatura y a su padre para poseer a la madre en exclusiva sin olvidar en ningún caso, que la niña era la única que podía reconocerle, por lo que, en una niña de tan sólo ocho años, debía ser alguien cercano a ella, a su circulo más cerrado. 

Eso de que no cabe duda… es una conjetura suya sin ninguna base sólida. Si debía ser alguien cercano, de su círculo, también es discutible. En primer lugar, aunque fuera cierto, no señalaba directamente al acusado, había varias personas más en ese círculo. En segundo lugar, esa teoría tan solo se planteó después de la detención del sospechoso. Si los investigadores creían eso, ¿por qué no lo expresaron así en su informe al juzgado 6 meses después del crimen? ¿Por qué casi toda su labor investigadora se dirigió hacia personas de fuera de ese círculo? Sería algo totalmente inexplicable y absurdo si en ese momento estaban convencidos de la teoría que usted expresa aquí.


5. ¿Cómo podía saber que los investigadores fijarían la hora del crimen con tanta precisión como para que su supuesta coartada sirviera de algo?

Veía la serie Crímenes Imperfectos. Además, cualquier persona sabe perfectamente que, en la actualidad, la autopsia determina con bastante precisión la hora de la muerte, como ocurrió en este caso. Los forenses dataron los fallecimientos alrededor de las 22 horas. 

Lo siento, pero los forenses no pueden acotar la hora de la muerte (y si usted ve Crímenes Imperfectos debería saberlo) con una precisión de unos pocos minutos, algo indispensable para la supuesta coartada. En su informe señalan las diez de la noche, pero es el punto medio entre las 16:00 horas del 27 de abril y las 04:00 del día 28 de abril, que es el intervalo dentro del cual pueden asegurar se produjeron las muertes.

La hora de la muerte se precisa mucho en este caso gracias a los testigos, no a los resultados de la autopsia.

Los investigadores de la UCO, basándose en las declaraciones de los testigos auditivos (familia ecuatoriana) y los registros técnicos extraídos de sus teléfonos móviles, determinaron que el doble crimen se cometió “entre las 21,52 y las 22,02 horas”. Diseñó su coartada para la hora en que cometió los crímenes que, además, estaba dentro de su horario laboral. La salida del supermercado en el turno de tarde se hacía a partir de las 22 horas.

No es cierto. Los investigadores de la UCO, basándose en las declaraciones de los testigos auditivos (familia ecuatoriana) y los registros técnicos extraídos de sus teléfonos móviles, determinaron, seis meses después del crimen, que el incidente había tenido lugar aproximadamente entre las 22:03 y las 22:10. En el mismo informe indican que los vecinos escucharon la pelea entre las 22:00 y las 22:10. Finalmente, con esa información, la UCO dató los homicidios como acontecidos entre las 22:00 y las 22:15 horas. Siempre el comienzo a las diez de la noche o más tarde, eso es lo que dictaminó la UCO después de una investigación de seis meses.

Pues bien, otros ocho meses más tarde, tras detener a Medina, y sin volver a interrogar a los vecinos ni obtener nuevos datos técnicos, la UCO le dice a la Juez de Instrucción que los hechos ocurrieron entre las 21:50 y las 22:10. De forma totalmente arbitraria desplazaron el intervalo horario, y las diez de la noche pasaron de ser la hora aproximada de inicio del incidente a convertirse en su punto medio. En el juicio, de nuevo de forma totalmente arbitraria, indicaron que los crímenes tuvieron lugar entre las 22:52 y las 22:02. Las diez de la noche pasaron a ser la hora final.

Reconocerá que resultan unos cambios bastante notables. Ahora parece incluso que el abogado pretende realizar un cuarto cambio, adelantando más todavía el final del incidente, reconociendo que la hipótesis que las acusaciones llevan manteniendo varios años es insostenible.

Para desgracia de esa hipótesis, y suerte para la Justicia, ha quedado perfectamente registrada la conversación de WhatsApp, y no hace falta más que repasarla para darse cuenta de que está describiendo un suceso en directo, algo que está ocurriendo en ese momento, a las 22:03. Y así lo interpretó la UCO, sin ninguna duda, durante un año. Los lectores no nos tienen que creer a usted o a mí, no tienen más que leer o repasar esa conversación de WhatsApp.

En mi opinión, las cinco preguntas no han sido respondidas de forma convincente, pero que sean otros los que lo valoren.

-----------------------------------------

Crimen de Almonte. 28 de marzo de 2018

En el facebook que se ha lanzado recientemente desde el entorno (je) de la acusación, se reproduce una parte de una declaración de Raquel ante la UCO, pretendiendo que demuestra que no dijo lo mismo en el juicio que en sus declaraciones anteriores, y algunos lo consideran una gran novedad.

En primer lugar, señalar algo que debería ser obvio para cualquier persona medianamente informada, que todos los testigos, en mayor o menor medida, declaran cosas distintas durante la instrucción y durante el juicio. En algunos casos podemos observar pequeñas diferencias, como en el caso de Raquel, normales si tenemos en cuenta que han pasado años entre las declaraciones y el juicio, y  por las diferentes preguntas y la forma de hacerlas, y en ocasiones encontramos enormes cambios, más difíciles de explicar, como en los casos de los testigos clave de la acusación.

Y es que de todas las declaraciones de testigos importantes, las de Raquel son, con diferencia, las más consistentes y similares. Comparadas con las declaraciones de Marianela, de magro o de poti, las de Raquel son un prodigio de precisión. (Las de Medina, que siempre declaró lo mismo, no las consideramos)

Interpretar la respuesta de Raquel como que no vio a Francisco Javier Medina es estirar demasiado la razón. A Raquel le estaban preguntando por sus propios movimientos, no por los de otras personas, y es en ese contexto en el que le preguntan de forma genérica por quienes salieron antes y el orden. Cuando le han preguntado de forma específica por Fran (en una parte que se les ha olvidado poner), lo ha situado reponiendo cerca de la carnicería, tanto a él como a Marianela, y moviéndose por allí, y con el grupo.

Es evidente que sabe quienes salieron antes: Si ella salió la última con otros tres compañeros, ¡tuvieron que ser todos los demás los que salieron antes! Es claramente una forma de hablar, y no, no sabía el orden, ni lo supo más tarde. Sabía que los demás fueron saliendo, sin fijarse en el orden, y que ella salió con los últimos. Ya está, ¿dónde hay algo extraño?

Llegan al extremo de encontrar significativo que ella no nombre a Medina en esa parte de la declaración. ¡Pero si no le preguntan por él!

Lo verdaderamente significativo es que la UCO no le pregunte si vio a Medina a la salida. ¿Por qué no le preguntaron eso? ¿Qué explicación tiene? A mí me parece bastante evidente. A ver si alguno de los que han colgado esta declaración nos lo aclara.

Si interpretamos su respuesta a la pregunta de la UCO como que no vio a Fran, debemos interpretar también que excepto a tres compañeros, no vio a nadie más, y que por tanto no estaban allí, lo que resulta evidentemente absurdo.

Cuando le preguntaron directamente por Fran, respondió, y si le hubieran preguntado más, más  habría respondido. Igual que habría respondido sobre si estaban o no sus amigas íntimas y si habían salido con el resto. ¿O a esas tampoco las vio ni estaban allí?

Resulta notable que en un caso que está fundado enteramente sobre un cambio radical de  varias declaraciones de una testigo de la acusación, se ponga el acento en una mínima diferencia de una testigo de la defensa. Marianela declaró decenas de veces, ante la UCO, en sede judicial, a su abogada, a quien la quiso escuchar, que Francisco Javier Medina salió junto al resto de trabajadores. Y después que no. Eso es un cambio de 180 grados sobre muchas declaraciones a lo largo de más de un año.

Un ejemplo, hay varios, de lo que declaraba Marianela (a ella, a diferencia de a Raquel, sí le preguntaron específicamente si lo había visto a la salida), incluso ya con Medina detenido:

-Preguntada si tiene un recuerdo claro de aquella noche de las personas que salieron con ella del Mercadona, dice que sí, que Fran salió con ella.

Además, están las grabaciones con su abogada, donde repite multitud de veces, de varias formas y en varios contextos, que Fran estaba en la salida, que salió con ella, que lo vio, que salieron todos juntos… Hay de sobra.

Magro y poti también cambiaron su declaración varias veces. Poti, por ejemplo, había declarado que no sabía si había visto a Medina ese día u otro, pero que sí recordaba que el día que les gritó no vais a coger na era de noche y estaba en el bar el Gringo. En el juicio recordó que había sido ese sábado, de día, y en la otra punta del pueblo. Este tambíen es un cambio radical.

Aníbal y sus amigos deberían ser más comprensivos con la fragilidad humana a la hora de recordar sucesos. El mismo Aníbal, por ejemplo, mostró en sus declaraciones unas sorprendentes lagunas de memoria, notables sobre todo porque otros hechos del mismo fin de semana los recordaba casi al minuto.

¿Por qué no pone en el facebook una copia de sus declaraciones para que todos puedan juzgar y opinar? 


Y de paso podríamos comprobar como describía y que opinaba entonces de su ahora mejor amiga. ¡Eso sí que es un cambio!

Otra perspectiva




-------------------------------

Crimen de Almonte. 20 de marzo de 2018

Nando, este comentario no es para que lo publiques, es para que lo leas tú. Ya sé que el blog es tuyo y en él escribes lo que quieres pero, ¿no te parece innecesaria esa hostilidad hacia la familia de las víctimas? Lo digo por el comentario sobre el pañuelo de papel tirado en el portal, ¿es necesario? Creo que le quita mérito al blog. La forma en que estás analizando los sinsentidos del proceso contra Medina tiene muchísimo mérito y creo que se puede seguir haciendo sin caer en críticas hirientes hacia la otra familia. Piénsalo y disculpa si te he molestado con este comentario.

En primer lugar, y empezando por el final, el comentario no me molesta, lo agradezco. Es posible que tengas razón y que esté fuera de lugar o que el asunto no merezca ser tratado. Es una opinión respetable y que, repito, es posible que sea acertada. En lo que no estoy de acuerdo es en la forma en que pareces interpretar mi motivación. No creo que haya hostilidad, ni que sea una crítica hiriente. Si hubiera hostilidad podría haber utilizado una de las múltiples difamaciones que efectúan cada vez que les ponen un micrófono delante. Lo que pretendo es mostrar la diferencia que existe en muchas ocasiones entre lo que se proclama y lo que se hace. 


A diferencia de otros, lo que yo afirmo es cierto, sin tergiversaciones ni medias verdades. Es cierto que hay un pañuelo usado en medio del portal, y es cierto que lleva allí al menos tres meses. Mi interpretación está sujeta a discusión, pero el hecho no, y cada uno lo puede interpretar como quiera.Yo escribo desde mi parecer y mi experiencia. Conozco a algunas personas que guardan la memoria de sus difuntos con gran intensidad, y te aseguro que jamás permitirían que algo así ocurriera durante más de unos días.


Otro tema. Si los psicólogos pretenden ganar crédito científico y alejar definitivamente esa fama de charlatanes que todavía soportan, deberían denunciar basuras como ESTA. Las asociaciones y colegios de psicólogos deberían opinar sobre la utilización de su profesión como coartada para promover la agenda de los amiguetes. Lo de un perfil psicológico muy preciso provoca risa y sonrojo, mitad y mitad. Lo dicho, B A S U R A.





--------------------------------

Crimen de Almonte. 19 de marzo de 2018

Están a todas horas apelando a la memoria de Miguel Ángel y María, pero lo cierto es que son bastante descuidados con esa memoria. Han convertido la casa donde vivían y donde fueron asesinados en un santuario con flores, concentraciones, e incluso punto de encuentro con los Reyes Magos, pero parece más bien fachada que algo real.

Si uno mira a través del cristal del portal de Avenida de los Reyes 3, apenas se puede ver nada del interior. Lo único que llama la atención es un pañuelo de papel usado tirado en medio del portal. Si ya resulta poco presentable tirar pañuelos usados en un portal, resulta pésimo gusto hacerlo en un lugar donde fueron asesinadas dos personas y donde se pretende preservar su memoria. Parece evidente que tuvo que hacerlo alguien de la familia, o alguien a quien alguno de ellos dejó entrar, sea perito, abogado o periodista.

Pero lo que ya resulta insólito es que el pañuelo usado lleve allí más de tres meses sin que nadie lo retire. ¡Tres meses! Supongo que están tan ocupados del plató a la manifestación, y de allí a la emisora y vuelta al plató, que no han tenido tiempo de adecentar el lugar. Si de verdad les interesa tanto la memoria, deberían cuidar más los detalles como este. Da una sensación de dejadez poco acorde con sus proclamas.

Sí, ese día ya estaba.

Nota: Cualquiera que viva en Almonte puede comprobar que el pañuelo sigue allí… hasta que lo retiren.


Otra cosa. El siguiente escrito tratará sobre los informes del señor Hellín. Llevo semanas dándole vueltas a la forma de enfocar el tema, y creo que por fin me he decidido. No sé decir si lo tendré listo en dos semanas o dos meses, pero ya he comenzado.



------------------------------------------------

Crimen de Almonte. 16 de marzo de 2018

En el siguiente mapa he colocado todos los lugares que considero relevantes para intentar comprender el caso. He tratado de ser los más exacto posible, salvo en tres casos: los domicilios de los padres de Miguel Ángel y Marianela, y el corral de el magro. Esos tres puntos se han situado en lugares no demasiado alejados de los reales. Lo bastante cerca como para que puedan servir como una buena aproximación, pero no tanto como para señalar los lugares exactos donde viven o tienen una finca, que realmente no tienen demasiado interés para los argumentos que he expuesto y expondré.





Si algún lector considera que falta algún lugar de importancia, me lo puede comunicar por correo electrónico. Por el mismo medio se me puede solicitar, si alguien tiene interés, un archivo kmz del mismo mapa para abrir en Google Earth. 

-------------------------------------------


Crimen de Almonte. 15 de marzo de 2018

La UCO, la famosa UCO.

Adictos al éxito, los elogios de la prensa tan solo empeoran el problema. Ellos resuelven todos los casos, de una manera u otra, y cada nueva resolución aumenta la exigencia y las expectativas, en un proceso que acaba inevitablemente en el error.

Que el prestigio de un cuerpo de investigación y la consideración interna de sus miembros sean factores a tener en cuenta en una investigación puede provocar inquietud. Pero cuando se convierten en los principales factores estamos ante una receta segura para el desastre.

Cambiar las conclusiones de una investigación de varios meses sin nueva evidencia que lo justifique, tan solo porque no encajan con el sospechoso a quien se quiere inculpar, es renunciar al análisis racional de los datos para adaptarlos a las necesidades del momento. Es lo que ocurrió en este caso con la hora estimada en que se cometió el crimen, por ejemplo.

Esa forma de actuar, cortando y tergiversando testimonios, ocultando información importante, forzando la interpretación de los datos, no sería tolerada en ninguna investigación universitaria seria sobre cualquier tema, y sin embargo, es aceptada en muchas ocasiones por fiscales y jueces de instrucción.

Algunos de los casos que soluciona la UCO podrían ser resueltos por otras fuerzas policiales. Otros los investigan y resuelven con brillantez. Y unos cuantos...unos cuantos los resuelven porque sí. Al fin y al cabo, ellos no son conscientes de hacer nada malo, tan solo dan su opinión profesional. Son los fiscales quienes acusan, los jueces de instrucción quienes envían a prisión provisional y llevan a juicio, y los jurados y tribunales de apelación quienes deciden sobre culpabilidad e inocencia. ¿Qué responsabilidad van a tener ellos?

Sus incondicionales nunca les reconocen error. Si se logran condenas, tenían razón, si no, también. Cuando se consideran como casos resueltos todos los que ellos dicen que han resuelto, parece evidente que aciertan siempre.



--------------------------------

Crimen de Almonte. 13 de marzo de 2018



Así titula el intenso Natalio Blanco el artículo que ha publicado hoy Diario 16. Trabajo, lo que se dice trabajo, poco le ha costado, ya que parece haber ejercido más como amanuense que como periodista creativo. Su fuente, casi un torrente, no ha dudado en aprovecharse de una desgracia para tratar de impulsar su declinante agenda. Ya hizo lo mismo tras la detención de “el chicle”, lo que indica dos cosas: que tiene pocos escrúpulos y que encuentra paralelismos con gran facilidad.

Aunque el titular sería adecuado para un tabloide, técnicamente no falta a la verdad, y tan solo significa que alguien que reside en Almonte se ha sentido conmocionado. Podría haberlo titulado “Conmoción en Europa por ….” y no cambiaría gran cosa. Evidentemente, se intenta trasmitir la falsa impresión de que una mayoría del pueblo, o al menos una parte importante, se ha sentido conmocionada, e incluso que el pueblo “está partido en dos”. Eso obedece a la fantasía de su fuente y a la inventiva del periodista. Los dos confunden continuamente, ya lo hacían durante el juicio, deseo con realidad.

Al portavoz le da ahora por quejarse de las autoridades públicas y su falta de cariño. Quiere apoyo explícito de todo el mundo, que todos se manifiesten como él desea: La UCO, la fiscalía, el ayuntamiento, el pueblo de Almonte, … También quiere que lo reciban Zoido y Catalán. Esas reuniones darán al menos para un par de escritos de Natalio Blanco.

Mientras tanto, me da la impresión de que la fuente y su amanuense están esperando la próxima víctima para dar a luz un nuevo artículo encontrando paralelismos. Esperemos que tarden.



-------------------------------------------

Crimen de Almonte. 5 de marzo de 2018

A lo largo de las próximas semanas se analizarán algunos artículos de prensa, para que podamos comprobar como se ha tratado este caso a nivel periodístico. Empezamos con un artículo de Francisco Pérez Abellán, aparecido en Libertad Digital el 19 de octubre de 2017, como reacción a la absolución, y que relaciona el caso de Almonte con otro juicio que se estaba celebrando en ese momento.

http://www.libertaddigital.com/opinion/francisco-perez-abellan/el-jurado-otra-vez-83471/


En el juicio de Almonte (Huelva), que fue una carnicería, el jurado exoneró al carnicero, y no es un juego de palabras sino el retrato de la realidad, puesto que el individuo tenía ese oficio en el supermercado del pueblo. Y el caso es que uno cualquiera no podría haber hecho aquella carnicería con 151 puñaladas, cien en el cuerpo de una niña. Tuvo que hacerlo alguien con experiencia. Eso piensa la UCO (Unidad Central Operativa de la Guardia Civil).

Nunca trabajó de carnicero, lo hizo una breve temporada de pescadero, y trabajaba de reponedor de yogures y de repartidor. No sé si eso le sirve al articulista, o entonces tal vez ya no importe su oficio. Al parecer desde la UCO (parecen bastante parlanchines algunas veces...) le dijeron a alguien que el crimen había sido cometido por una persona con experiencia, y el articulista realizó la asociación: carnicería-experiencia-carnicero. Establecer una relación entre el fileteado de pechugas de pollo y el apuñalar a personas en movimiento durante una pelea me parece excesivo, incluso para Pérez Abellán.

El jurado está en su derecho de no entender lo que allí pasó y no valorar correctamente las pruebas técnicas, aunque eso quizá cambie de rumbo en el tribunal superior.

Resulta bastante chocante esa actitud condescendiente en alguien que no conoce ni siquiera los elementos más básicos sobre el caso, pero se atreve a “perdonar” a los que estuvieron semanas escuchando todas las pruebas y opiniones. El articulista parece entender lo que allí pasó con el 0,5 % de la información que tenía el Jurado. La referencia a la corrección que haría el tribunal superior nos indica claramente el origen de su “información”.

Por el momento lo que nos interesa es si se puede influir en el jurado. Y resulta que el jurado es muy vulnerable: puede ser influido por la verborrea, confundido por los datos y abrumado por la responsabilidad.

Pues si un jurado es influenciable, no digamos alguien que lo ignora todo sobre el caso y que se limita a reproducir de forma acrítica lo que le traslada su fuente. Por otra parte, fiscalía y acusaciones gozaron del triple de tiempo que la defensa para tratar de influir sobre los jurados. Parece que estos tan solo se ven “abrumados por la responsabilidad” cuando absuelven y no cuando condenan, como, por cierto, hacen casi siempre. Sin ir más lejos, el jurado del otro caso que trata el señor Pérez Abellán en este artículo consideró culpable al acusado por unanimidad. Parece que ellos no se vieron abrumados.

¿Es una prueba que el acusado se haya secado el sudor en una toalla en la escena del crimen donde dice no haber estado? Muy pocos recuerdan esa frase televisiva de que "las personas mienten, las pruebas no".

El periodista plantea una pregunta que ya contiene la respuesta en su enunciado. El problema es que él simplemente se limita a repetir, de forma irresponsable, todo lo que le cuenta su fuente, sin contrastarlo o comprobarlo. ¿Dónde está el informe técnico que afirme que el ADN hallado provenga del sudor de su propietario? Es una constante en todo el caso de la acusación intentar convertir conjeturas o posibilidades en “pruebas” o “hechos”

A mí no me gusta el tribunal del jurado, pero, como no podría ser de otra forma, lo acato mientras esté vigente. Incluso aceptaría con resignación formar parte de uno, cosa que gracias a mi conocimiento en la valoración de procesos y pruebas no significaría un gran esfuerzo, puesto que estoy en mejor disposición que otros para saber quién es el asesino. 

Bueno, no estoy muy seguro de eso. Parece muy impresionable e influenciable, capaz de “saber” en base a cuatro pedazos de información que le proporciona una de las partes, y sin contrastar la evidencia.

Lo que resulta desesperante es que no se admita que el jurado puede ser amedrentado, desorientado o equivocado en su ignorancia.

Yo tan solo estoy convencido de que el articulista no fue amedrentado antes de exponer su opinión. El resto se puede debatir.

No sé si es lo que ha pasado en el escándalo de Almonte, donde se detecta un gran abismo entre la justicia promovida por jueces profesionales y la justicia de jueces legos.

El escándalo en este caso lo protagonizan una Juez de Instrucción que valida una investigación defectuosa, y unos magistrados que denegaron la puesta en libertad en la apelación en base a… Bueno, eso será otra historia, que tiene su interés.

En el caso de Almonte, el razonamiento del veredicto resulta de una pobreza caprichosa, eligiendo creer a unos testigos en vez de a otros porque sí, o confiriendo el mismo valor al discurso de los peritos del Instituto Nacional de Toxicología que a los de parte.

Esto es una copia exacta de los argumentos de la acusación. Que el señor Pérez Abellán los haga suyos solo demuestra que no conoce absolutamente nada del caso, ni se ha leído ese veredicto que se atreve a valorar. Los jurados creen a unos testigos y no a otros, como ocurre en todos los casos, pero no porque sí, tienen sus razones, y las explican.

En cuanto a la valoración de los peritos, si se le concediera a priori más valor a los “oficiales”, los que presenta la fiscalía, entonces no haría falta celebrar ningún juicio, la defensa no podría ganar nunca. Por otra parte, plantear que los peritos “de parte” son interesados y los de organismos oficiales desinteresados es una falacia. Hay inquietantes relaciones entre esos supuestamente angélicos técnicos y los investigadores, como condecoraciones, y otras cosas. Y esos peritos a los que se denomina, un poco despectivamente, como “de parte” pueden ser en realidad eminencias en su campo, como ocurre en este caso.

El señor Francisco Pérez Abellán está considerado uno de los grandes expertos españoles en el llamado periodismo de sucesos. Publica libros a un ritmo sorprendente, escribe artículos para diarios, y participa en programas de radio y televisión. Con tanta actividad es comprensible que no tenga tiempo para estudiar y analizar con un mínimo rigor los casos de los que habla con gran seguridad.

Resulta curioso lo tolerantes que somos con determinados comportamientos de algunos profesionales. Aceptamos que un periodista o criminólogo emitan sus opiniones profesionales sin apenas conocer datos del caso del que hablan, cuando nos horroriza pensar que un abogado, un médico, o un mecánico pudieran hacer lo mismo.

----------------------------

Crimen de Almonte. 1 de marzo de 2018

La pequeña María le había cogido cariño a un gato callejero que rondaba por la zona. Seguramente debió colarse algún día que se quedó abierta la puerta del portal, y cuando se lo encontraron arriba lo alimentaron. Desde entonces la niña dejaba en ocasiones la puerta de abajo abierta, y cuando el gato entraba le abrían la puerta de arriba y le daban de comer. Parece ser que Marianela era mucho mas comprensiva con este asunto que Miguel Ángel, y tras la separación, este prohibió dejar la puerta abierta y no quiso saber nada del gato.

Sin embargo, la niña seguía encaprichada con el minino, y además de haberse quejado a su madre de que su padre no le permitía dejar la puerta abierta, le hablaba a todo el mundo del asunto. Es posible, solo posible, que tras ponerse ella su vestido y estar preparada, aprovechara que su padre se estaba duchando para bajar, abrir la puerta del portal y mirar a ver si veía a su amigo de cuatro patas. Seguramente tan solo quería saludarlo, acariciarlo, y nada más. Después subiría y pondría cara de buena cuando su padre saliera de la ducha.

Tal vez alguien que estaba al acecho aprovechó la ocasión, puede que alguien que pasaba por allí en ese momento. Podría ser alguien conocido, que engatusó a la niña, o un desconocido, ante cuya entrada ella no supo reaccionar. Quien fuera podría haberse aprovechado de que ella se olvidara de cerrar la puerta, o  tal vez la siguió escaleras arriba. 


No hay ninguna prueba que sustente esta posibilidad, pero tampoco nada que lo descarte. Es una explicación, perfectamente posible y acorde con los datos conocidos, de como pudo entrar el asesino. Tan buena como las demás.



---------------------------


Crimen de Almonte. 28 de febrero de 2018

Voy a colocar aquí también (y en Facebook, y en Twitter) las 5 preguntas que se le pueden plantear a cualquiera que insista con la implicación de Francisco Javier Medina en los crímenes. Hay muchas más preguntas que exigen respuesta, pero creo que estas 5 son especialmente útiles.

Según la acusación, Medina planeó cuidadosamente el crimen, dotándose de medios para efectuarlo (arma, ropa), para no dejar rastros (guantes, capucha) y para despistar a los investigadores (calzado más grande). Asimismo, preparó una coartada, escapándose de su trabajo inadvertidamente y regresando cuando salían sus compañeros, para simular que acababa de salir con ellos. Entonces:

1) ¿Cómo podía saber que nadie notaría su falta de su lugar de trabajo?

2) ¿Cómo podía saber que encontraría sitio para aparcar su coche en el mismo lugar o la misma zona de donde se lo había llevado una hora antes?

3) ¿Cómo podía saber que ninguno de sus compañeros lo vería llegar, destruyendo su coartada?

4) ¿Cómo podía saber dónde y con quien estarían Miguel Ángel y María a la hora en que tenía previsto cometer el crimen?

5) ¿Cómo podía saber que los investigadores fijarían la hora del crimen con tanta precisión como para que su coartada sirviera para algo?

Quedo a la espera de que alguien se anime a responderlas.


----------------------------------

Crimen de Almonte. 23 de febrero de 2018

Parece que cierta persona ha perdido el oremus definitivamente. Siempre había sido de insinuar y dejar que fueran los demás los que difamaran y atacaran. Debe de verlo muy perdido para comportarse de este modo.

Comienza a ver conspiraciones políticas y de todo tipo. Una mano negra; huele a chamusquina; abogados que se dan golpecitos; jurados con el dudoso proceder de ir a dormir a sus casas (ocho, según él. El noveno, es de presumir que el que votó por la culpabilidad, seguramente dormía en el juzgado); testigos de sospechoso proceder; fiscales misteriosamente silenciosos; la magistrada sorda; los sucintos miembros del tribunal...

Estoy empezando a preguntarme si no es hora de llamar a estos dos.

¿Tú qué opinas?  Que desvaría.
Sería interesante conocer la opiníon de su abogado sobre estas acusaciones.

---------------------------------------


Crimen de Almonte. 18 de febrero de 2018

Esperando la nueva ocurrencia de los clientes del señor Romero ahora que su iniciativa de recogida de friki-firmas se ha estancado, de forma sorprendente, en algo más de seis mil apoyos, con aumentos diarios de cien o menos. Como en esa página apenas hay control sobre quien y cuantas veces firma, no se puede asegurar nada, pero el asunto parece agotado.

Los paseillos por las televisiones y radios de la llorosa Marianela y el indignado Aníbal también deben tener un límite. Más que por sus ganas de insistir, que deben ser muchas, porque siempre se repiten y dicen lo mismo, y eso aburre al público.

¿Y ahora qué? Algo deben estar maquinado para intentar mantener viva la ficción. No sería extraño que se aumentara la presión sobre la UCO para lograr un posicionamiento claro de ese organismo, incluso mediante ataques públicos. La verdad, aunque consiguieran que la UCO hiciera una declaración pública según sus pretensiones, no entiendo que creen que van a lograr con ello a estar alturas. La UCO ya dejó clara su postura cuando detuvo al acusado y le presentó a la juez su informe, y cuando sus agentes declararon en el juicio. ¿Qué más quieren que digan?

Sospecho que aumentarán la campaña de insidias y mentiras que algunos ya están propagando sobre ciertos testigos que ellos interpretan que les han dañado. Yo recomendaría a esas personas que no pasaran ni una, y que denunciaran a cualquiera que les atribuya haber cometido un delito. La paciencia de Job que ha tenido Medina con los que públicamente le han llamado asesino, como Marianela, incluso tras su absolución, no parece haber frenado a algunos, más bien al contrario.

Si Luis Romero y sus clientes propusieran una nueva investigación real del caso, sin acusar a nadie ni presuponer culpabilidades, tendrían a todo el pueblo de Almonte detrás, y entonces sí se podría tratar de conseguir algo. Pero ellos no quieren eso.

Anotación: Me han preguntado si he cerrado los comentarios, ya que no se ven nuevos. Lo que ocurre es que parecen haber alcanzado el límite, y hay que darle al enlace "cargar mas...", que está al final del último comentario, tras la caja, encima de "Página principal"

--------------------------------


Crimen de Almonte. 12 de febrero de 2018

Resulta llamativa la carta que la familias han publicado en change.org haciendo una serie de peticiones. Llama la atención sobre todo porque nos muestra que parecen haber perdido totalmente el sentido de la realidad, y que viven en un mundo paralelo, fantástico.

Insisten en la inadecuación de un Jurado popular para entender y valorar la evidencia, pero no explican por qué ellos se considera más cualificado que los jurados para hacerlo. Por otro lado, consideran que los testigos y peritos de la acusación eran imparciales, al contrario que los testigos y peritos de la defensa. Sorprendente afirmación, pero que resulta además poco consecuente, ya que de seguir ese argumento deberían otorgar más validez a las conclusiones de los jurados, imparciales, que a la suyas propias, parciales.

Manifiestan una ignorancia notable sobre las funciones de los tribunales de apelación, impropia de quienes llevan años rodeados de abogados. 

...pensábamos que un tribunal profesional pondría cordura y analizaría todas y cada una de las pruebas.

No, eso no lo hacen los tribunales de apelación, ni lo hará el Supremo. Despierten. Para que no creamos que es un desliz, insisten:

Pero lo que no nos entra en la cabeza es que un tribunal profesional no analice pormenorizadamente todas y cada una de las pruebas y testimonios expuestos durante el juicio para comprobar que el veredicto emitido por el jurado popular se pueda sostener o no

No se han enterado ustedes de nada pese a gastarse una fortuna en abogados e informes cutres. ¿Ninguno les ha dicho a alguno de ustedes que eso no funciona así? ¿O lo han dicho y ustedes los han ignorado? Si creen que el Supremo se va a poner a evaluar cada prueba y testimonio es que deliran, y el despertar va a ser terrible. Ya lo está siendo, y tal vez esa campaña de recogida de firmas, bastante friki, sea una buena muestra.


-------------------------------

Crimen de Almonte. 11 de febrero de 2018

Doctrina del Tribunal Supremo. Este es un caso en el que un tribunal de apelación ordenó repetir el juicio por insuficiente motivación del Jurado, y el Supremo anuló esa sentencia, confirmando la absolucion.


Es un poco largo, pero recomiendo leerlo en su totalidad. De todos modos, reproduzco dos párrafos  que por sí solos responden a todas las alegaciones de la acusación.


… el nivel de exigencia ha de modularse de manera diferente en función de que el Jurado suscriba un pronunciamiento de culpabilidad o inculpabilidad, debiendo ser, en este último caso, menos riguroso, pudiendo bastar al respecto la expresión de dudas acerca de la autoría del acusado. Por otra parte, no es necesario dar respuestas acabadas y absolutamente detalladas, sin que sea exigible al Jurado llevar a cabo un minucioso y exhaustivo análisis de toda la actividad probatoria desplegada por las partes.

El juicio de no culpabilidad o de inocencia es suficiente, por regla general, cuando se funda en la falta de convicción del Tribunal sobre el hecho o la participación del acusado.

---------------------------

Crimen de Almonte. 10 de febrero de 2018

Uno de los argumentos que expresan repetidamente desde la acusación tiene cierto mérito. No entienden como es posible que si:

- Los investigadores de la UCO dijeron estar 100 % seguros de la culpabilidad del acusado.

- El Fiscal dijo también estar convencido y que había pruebas suficientes para una condena.

- La Juez de Instrucción no solo lo envío a prisión debido a la entidad de las pruebas, sino que lo mantuvo allí pese a los recursos de la defensa

- Los tribunales de apelación denegaran su libertad defendiendo la tesis de la juez de instrucción, avalando, por tanto, que había pruebas de cargo.

Entonces no solo un Jurado lo considera no culpable, sino que el TSJA tumba el recurso, a pesar de que indica que con la prueba presentada habría sido posible una condena, y finalmente la fiscalía anuncia que no se recurrirá la sentencia. Es comprensible, hasta cierto punto, el desconcierto.

Digo hasta cierto punto porque Aníbal parece desconocer por completo la función y alcance de los tribunales de apelación, algo sorprendente cuando se ha pasado años rodeado de abogados. Parece creer que efectúan una especie de nuevo juicio, evaluando la prueba y dictando un veredicto acorde con su valoración de la misma. Nada más lejos de la realidad.

Pero el desconcierto de la acusación tiene sentido. Si todos habían dicho que había pruebas de sobra, ¿cómo es que ahora resulta que no las hay? El problema es que parten de un supuesto erróneo, que es que la UCO, el Fiscal, la Juez de instrucción o los tribunales de apelación que mantuvieron en prisión al acusado, todos ellos, sustentaron sus opiniones y decisiones en una evaluación racional e imparcial de la evidencia.


Si se parte de ese supuesto, es perfectamente lógico concluir que el Jurado se equivocó, y que TSJA y Fiscal se contradicen. Pero una persona realmente inteligente comenzaría a plantearse si tal vez los supuestos de partida eran erróneos. Si tal vez las opiniones y decisiones de todos esos actores se basaron en un conjunto de motivaciones diversas, entre las cuales la evaluación imparcial de la evidencia no era la más importante. Considerar esa posibilidad es el primer paso.

----------------------------------------


Crimen de Almonte. 9 de febrero de 2018

Parece ser que el sorprendente tándem Marinela/Aníbal ha optado por una recogida de firmas, con una serie de peticiones, razonable alguna, extrañas otras. Por ejemplo, la apelación a que la UCO se moje me parece del todo lógica.Aníbal les está recordando que él ejerció de portavoz de sus tesis, los defendió y elogió todo lo que pudo, y que ahora les toca a ellos. Pero parece que se resisten. Normal, se han llevado un revolcón, este caso es un fracaso, y eso les repele como el agua a un gato. La petición de reunirse con Zoido puede tener como objetivo presionarlos para que salgan públicamente a defender su acusación.

La petición para reunirse con el Ministro de Justicia resulta más soprendente e inquietante. ¿Que se supone que puede hacer el Ministro una vez que el caso está en manos del Supremo? ¿Presionar al Tribunal? Si no es eso, no se entiende que es lo que quiere hablar con él.

Por otra parte, hay un párrafo de la carta que me ha dejado de piedra: Si además con esta iniciativa conseguimos más apoyos (periodistas que nos ayuden a que nuestro caso no caiga en el olvido, personas con conocimientos en judicatura que quieran empaparse de todos los detalles del caso y nos ofrezcan asesoramiento,

Personas que los asesoren en temas legales... ¿Pero no tienen ya una de los mejores abogados? Tal vez ya no confían en él y están preparando su despido.  En cualquier caso, parece un desaire bastante evidente. Tal vez el señor Romero les ha dicho algo que no quieren escuchar.  Por otro lado, las apelaciones que realizan indican que van a lanzar una ofensiva en los medios y las redes sociales.

Por último, hay que fijarse en la foto que encabeza el escrito. La Marianela llorosa, la madre doliente. Insisten en que sus argumentos se basan en motivaciones jurídicas y racionales, pero lo que  presentan es la explotación morbosa de una madre que ha perdido a su hija.

Van a abusar de ese recurso hasta la náusea.

-------------------------------


Crimen de Almonte. 7 de febrero de 2018

Detecto cierto desconcierto, estupor incluso, entre muchos periodistas a cuenta de la sentencia del TSJA. Poco informados, descuidados, compraron la versión que les vendieron desde la acusación, la de un caso clarísimo, con pruebas aplastantes contra el acusado. La explicación para el resultado del juicio era un grupo de jurados, probablemente medio lerdos y muy influenciables, que se habían dejado engañar por las artimañas de la defensa. Hasta que se consiga fabricar una excusa convicente para el fallo del TSJA, hay poco más que silencio y algunos balbuceos. Pronto encontrarán alguna fórmula para mantener el engaño otro año, y los mismos periodistas les volverán a comprar la mercancía averiada. 

------------------------------------------------------