domingo, 12 de mayo de 2019

El crimen de Almonte (XVIII): 151 Cuchilladas


INTRODUCCIÓN

Lo primero que llama la atención del libro de Rocío Castrillo, 151 Cuchilladas (Pábilo, 2019) es el título, porque como ya he señalado en otras ocasiones, no es cierto que las víctimas sufrieran 151 cuchilladas, ni puñaladas, ni heridas de arma blanca. Parece toda una declaración de intenciones, la de sacrificar el rigor a un título de impacto. A partir de ahí, hay que reconocer el considerable trabajo que hay detrás del libro. Aunque la verdad es que la autora interviene muy poco, sobre todo en la primera parte, limitándose a dar la palabra a unos y a otros, sé que no es tarea fácil ir seleccionando testimonios y lograr que encajen. Se hace notar la falta de una introducción, y no tengo claro si los lectores que sepan poco o nada del caso van a encontrar su ritmo aceptable. Dejo la valoración de esas cuestiones y de la calidad literaria para otras personas. 


La portada resulta poco discreta


Un problema importante, en mi opinión, es que se dedica mucho espacio a las cuestiones sentimentales y accesorias, y poco a los elementos básicos del crimen, que se trata muy superficialmente, sin ningún tipo de análisis serio. Me ha parecido lo más decepcionante del libro. Más allá de lo que consideren Francisco Javier Medina y sus abogados sobre las referencias que se hacen sobre su persona, me da la impresión de que al libro le sobran unas cuantas cosas, como la burla y el desprecio que se destilan varias veces (la OCU…), y sobre todo, una serie de insultos totalmente gratuitos que se vierten sobre el abogado Baena Bocanegra. La autora los asigna a una no identificada pariente o amiga de los afectados, pero parece evidente que eso no da derecho a publicarlos (si no, se podría insultar con impunidad a cualquier persona sin más que adjudicar dichos insultos a personas no identificadas), y no sé como se lo tomará Baena. Tampoco me parecen adecuadas las consideraciones sobre los miembros del jurado, ni algunas calificaciones fuera de tono, como cuando Rocío Castrillo describe a Mariano Olmedo como asilvestrado. Sobra también, hay que decirlo, la actitud insultante y desafiante del alférez del puesto de Almonte, algo preocupante en quien debería ser, precisamente, el encargado de templar los ánimos y desarrollar un papel neutral entre las distintas opiniones que hay en el pueblo.

El libro está completamente sesgado, y no se hace ningún intento para ocultarlo. Las versiones de los hechos descansan casi por completo en las opiniones de los investigadores, Marianela, Aníbal, y amigos suyos. La autora puede protestar que ni Medina ni su familia quisieron hablar con ella, pero eso no la eximía del intento de buscar el equilibrio por otros medios. Habría resultado indispensable cierto alejamiento, un poco de escepticismo, y no limitarse a reproducir lo que le contaban, tuviera sentido o no, fuera verdad o no, hubiera contradicción con lo que esas personas habían dicho anteriormente o no. La autora está en su derecho de apoyarse de forma desproporcionada en una versión, pero me parece que eso no favorece al libro, sino todo lo contrario. Eso sí, al final le da unas cuantas páginas al alegato final de Francisco Baena, pero tampoco sirven de contrapeso a 500 páginas claramente inclinadas hacia el otro lado.

No entiendo la razón por la que utiliza los nombres y apellidos reales de los testigos y oculta otros que aparecieron en prensa, como los de los investigadores. Por ejemplo, siempre se refiere al teniente como Félix, que no es su verdadero nombre. De todos modos, yo seguiré su criterio, y si quiere que se llame Félix, así me referiré a él.

En cuanto a las fuentes, la autora asistió a las sesiones del juicio en Huelva, donde se la pudo ver en primera fila del público tomando notas con mucha frecuencia. Entrevistó en profundidad a muchos protagonistas, y ha tenido acceso al sumario del caso, porque cita en bastantes ocasiones declaraciones e informes del mismo. Y para rematar, ha contado con las confidencias de los investigadores. Es decir, ha tenido a su disposición prácticamente toda la información relevante. Otra cosa es la profundidad de su estudio, la atención que le prestara, o como le aprovecharan esas lecturas.

Y es que hay clamorosas omisiones. Por ejemplo, no se dice nada de la misteriosa subida del asesino a la terraza, ni se menciona. La autora tampoco dice ni palabra sobre la conversación telefónica que indicaba que Miguel Ángel habría mantenido relaciones con al menos dos mujeres, y como los agentes de la UCO eliminaron de las declaraciones de esas mujeres, a petición de ellas, esas referencias. Y hay más, bastantes más olvidos.

REGRESO AL PASADO

Florent Brayard, en su reciente y polémica obra sobre el Holocausto, cita a Peter Longerich advirtiendo del peligro para el historiador de apoyarse demasiado en los recuerdos de los entrevistados:

Décadas después de los hechos, una toma de posiciones respecto a lo que sabíamos en esa época puede estar sesgada de muchas maneras: lagunas en la memoria, mecanismos de negación, falta de sinceridad, pero también proyección retroactiva sobre el pasado de las informaciones adquiridas posteriormente.

y concluye que para un análisis imparcial ...debemos remitirnos a los documentos estrictamente contemporáneos, como los diarios íntimos.

Tan solo tenemos que cambiar diarios íntimos por declaraciones e informes para que la cita se adapte como un guante al conocido como doble crimen de Almonte. Y en cuanto al tiempo, no han hecho falta décadas; en apenas 5 años se han alterado los recuerdos de forma radical, grotesca en ocasiones. Todos y cada uno de los sesgos sobre los que advertía Longerich están presentes en los testimonios que recopila Rocío Castrillo para su obra: lagunas en la memoria, mecanismos de negación, falta de sinceridad, y sobre todo, el traslado al pasado de informaciones adquiridas a posteriori

No estoy aludiendo a un puñado de situaciones o expresiones que se pueden desplazar de forma inadvertida, me refiero a una traslación masiva en el tiempo de hechos, opiniones, consideraciones y conjeturas, con un objetivo muy concreto: Dar la impresión de que lo que realmente se dijo e hizo a partir de mayo-junio de 2014, se había hecho y dicho durante los doce meses anteriores.

Evidentemente, yo no puedo saber lo que se dijo en determinada conversación privada entre Marianela y Francisco Javier, o lo que pensaba el teniente a finales de 2013. Tampoco de quién sospechaba realmente Aníbal, o si las amigas de Marianela de verdad estaban convencidas de la culpabilidad de Medina. Lo que si puedo saber es si una declaración contradice a otra u otras anteriores de la misma persona, o si un informe dice lo contrario de lo que ahora afirma un investigador, o si determinada afirmación tiene soporte documental o lo tiene la afirmación contraria.

El libro de Rocío Castrillo contiene más de cien afirmaciones que no se pueden sostener con apoyo de documentos, y que cuentan con evidencia que las refuta. Exponer todos y cada uno de los errores, tergiversaciones o manipulaciones que se manifiestan en la obra supondría en la práctica escribir con extensión semejante, algo inviable. Así que he decidido comenzar refutando las afirmaciones más generales, tratando posteriormente tres ejemplos con algún detenimiento. Dejaré para el final de este escrito una sugerencia de como podemos tratar con el resto. 

En esa aparatosa proyección al pasado de las opiniones de 2014 participan con vigor y entusiasmo los principales interlocutores de la autora: Marianela, su hermana, sus padres, sus amigas, Aníbal, el teniente de la UCO, otros investigadores, … Estoy dando por supuesto, como es evidente, que Rocío Castrillo reflejó con razonable fidelidad lo que le iban contando todas estas personas. Sé que buena parte de lo que viene en el libro no son las palabras textuales, algo evidente sin más que comparar las citas con los originales, pero le supongo al menos apego al espíritu de lo que le iban contando todas esas personas. 

Todos los citados participan en esta espectacular distorsión temporal de forma relacionada, aunque probablemente no coordinada, porque todos tienen el mismo objetivo común, que no es otro que dar la impresión de que:

-Medina se convirtió en el principal y prácticamente único sospechoso rápidamente, tras eliminar los investigadores muy pronto el resto de las pistas.

-Estuvo muy claro desde el primer momento que se trataba de un crimen de tipo pasional.

-Todos parecían sospechar de Francisco Javier Medina durante los casi 14 meses transcurridos entre el crimen y la detención.

-La UCO fue recopilando durante meses pistas sobre este sospechoso, y trabajó sobre ellas hasta construir un caso.

-Todos parecían saber que Medina era un celoso machista y dominador.


Estos cinco planteamientos son en la práctica el 80 % del libro. Se van repitiendo una y otra vez, con ligeras variantes y adaptaciones a cada situación, pero manteniendo su esencia. El problema para todos los que los sostienen, investigadores o testigos, es que no solo no hay evidencia que sostenga sus afirmaciones, es que hay evidencia que las refuta.


CRIMEN PASIONAL

En la página 298 la autora acaba reconociendo que los dos pilares fundamentales sobre los que se sustentaba la acusación eran el ADN en las toallas, y la naturaleza pasional del crimen. Se comprende, a la luz de este reconocimiento, la insistencia, página tras página, en tratar de dejar bien establecido que dicha naturaleza pasional fue evidente desde el primer momento, y que así lo entendieron investigadores, forenses, ciudadanos, … todo el mundo. Los mismos miembros de la UCO así lo pretendieron… a posteriori. Porque por desgracia para todos ellos y la autora, esa pretensión no  cuenta con soporte documental. 

El hecho es que el carácter pasional del crimen ni siquiera fue considerado evidente tras identificar el ADN como perteneciente a Francisco Javier Medina, como veremos en breve. Como ya he señalado en otro escrito, durante un año no hay ni una sola referencia a la naturaleza pasional de los asesinatos, ni una sola. Los forenses, en sus informes de más de 100 páginas, no hacen tampoco ninguna referencia al crimen pasional, ni interpretan de ninguna forma las heridas en la espalda. Los investigadores no se refirieron en ninguno de sus varios informes a la naturaleza pasional del crimen, ni una sola vez, ni de pasada. 

¿Como es posible que algo que se pretende tan notorio, tan evidente, no haya dejado ni una sola referencia escrita? Además de esa ausencia de referencias, las investigaciones de la UCO, que durante un año se centraron en pistas y personajes que excluían el crimen pasional, acaban por desmentir la extemporánea pretensión. Estamos ante lo que se nos advertía en la cita de Longerich, la proyección hacia el pasado de lo que solo fue evidente a mediados de 2014. Pero antes de continuar con el supuesto carácter pasional del crimen, voy a referirme brevemente el asunto del ADN, que ya he tratado por extenso en otros escritos.

El segundo pilar de la acusación, en palabras de la autora, se desmonta con similar facilidad. En varias ocasiones a lo largo del libro se nos dice que la transferencia directa del ADN está avalada por informe técnicos, pero en ninguna ocasión se nos citan esos misteriosos informes, ni se nos reproducen las expresiones que indicarían lo que se pretende. El INT afirmó de forma explícita que no podían determinar la forma en que llegó el ADN a las toallas, y lo que se trata de ocultar es que fueron los miembros de la UCO, la fiscalía y la Juez quienes interpretaron esos informes y quienes determinaron que la transferencia había sido directa. 

Pese a todo, pese al juicio celebrado, se sigue insistiendo en que los técnicos del INT validaban la transferencia directa del ADN a las toallas. Resulta notable, porque la autora asistió a las sesiones del juicio, pero se le debieron pasar algunas cosas por alto, como por ejemplo cuando los peritos del INT refutaron la pretensión de la UCO de estar ante un ADN fresco, o cuando el perito principal, en contestación al fiscal, dejó bien claro que el ADN de las toallas era compatible con una transferencia directa si se admitían las suposiciones que planteaba el fiscal, para añadir de inmediato que también era compatible con una transferencia indirecta si se aceptaban otras suposiciones. 

Estas afirmaciones del perito jefe son demoledoras, y desmienten totalmente las pretensiones de la UCO, la fiscalía y la Juez de Instrucción (que son los verdaderos expertos que valoraron la evidencia genética), de apoyarse en los informes y valoraciones del los técnicos del INT. Estos dejaron siempre muy claro, desde el primer momento, que ellos no podían determinar como había llegado el ADN a las toallas.

Pero volvamos con el carácter pasional del crimen, que según se afirma repetidamente en el libro, fue evidente desde el principio para casi todos. Se nos dice que el teniente Félix y los investigadores lo tuvieron muy claro en todo momento, algo que, insisto, no solo no cuenta con evidencia, sino que esta lo refuta claramente. Pero hay más. Mucho más. Yo había sostenido que el carácter pasional del crimen se convirtió en evidente al encontrarse el ADN en las toallas, pero tengo que reconocer que estaba equivocado. El carácter pasional del crimen solo fue evidente cuando los investigadores decidieron (si por convencimiento o por necesidad es otra cuestión) dejar a Marianela fuera de la ecuación, y eso no sucedió de inmediato tras la aparición del ADN en las toallas.

Toda la evidencia que nos falta sobre que los investigadores sospecharan en algún momento de Medina como autor de un crimen individual nos sobra de que consideraban como sospechoso al dúo Marianela-Medina, y más a ella que él. Rocío Castrillo pretende, de nuevo a lo largo del todo el libro, que los investigadores sospechaban de Medina y no de Marianela, pero en realidad fue más bien al revés. El hecho es que no dejaron de sospechar de ella ni siquiera tras la aparición del ADN de Medina en las toallas. Y podemos entender, por fin, la razón por la que el carácter pasional del crimen no aparece nunca en los informes hasta finales de junio de 2014, porque si los sospechosos eran Marianela y Medina, entonces el crimen no podía ser pasional, no tenía ningún sentido. Si ellos dos eran culpables, el motivo podía ser económico, o de otro tipo, pero nunca pasional.

Solo cuando se aparta a Marianela y queda Medina como único sospechoso es necesario exponer un motivo para el crimen, y con ella fuera de la ecuación, entonces sí, solo puede tratarse de un motivo pasional. Pero, ¿hay pruebas de lo que afirmo? Al fin y al cabo, podría tratarse de una conjetura, una suposición más. Pues sí hay pruebas, y de tipo documental. En un informe de 28 de mayo de 2014, casi tres semanas después de recibir el informe que comunicaba la aparición del ADN de Francisco Javier Medina en las toallas, los investigadores comunicaron al juzgado sus impresiones a partir de dicho descubrimiento (las comas son del original):

Se considera necesario a juicio de los investigadores, retomar la línea de investigación, al objeto de determinar o descartar la presunta participación en los hechos investigados de Francisco Javier Medina Rodríguez y Marianela Olmedo Martínez dada la existencia del perfil genético... 

Es decir, la aparición del ADN provoca que se investigue a los dos, a Medina y a Marianela, y además se utiliza el término retomar, lo que implica que hasta la aparición de dicho ADN esa línea de investigación no estaba activa. Algo que, por otra parte, ya habían comunicado los mismos investigadores en octubre de 2013. En este informe de 28 de mayo de 2014 no se menciona siquiera la posibilidad de que el crimen pueda ser de tipo pasional. Algo lógico, ya que la posible implicación de Marianela lo descartaría. Pero hay ya algunos cambios sutiles en la dirección de lo que poco después se convertirá en la versión canónica, como por ejemplo que el nombre de Medina aparezca antes que el de Marianela en la dupla de sospechosos, cuando en los informes anteriores siempre había sido al revés. También aparecen por primera vez referencias a los celos de Medina, todavía sin un contexto nítido, pero ya presentes. Es un informe que hace de puente entre la situación pre-ADN, en la que Medina nunca es considerado sospechoso de forma individual y la consideración de Medina como sospechoso único.

A finales de junio, ya detenido el sospechoso, la misma situación se narra de una forma un poco distinta:

Conocida la obtención del perfil genético INDUBITADO de Francisco Javier Medina Rodríguez en las muestras detalladas en el punto 5 de la presente diligencia, se retomó nuevamente la práctica de gestiones sobre el investigado, a fin de poder establecer fehacientemente su grado de participación en las comisión de los hechos.

Un mes después Marianela ha desaparecido de la narración. Donde antes decían que la aparición del ADN hacía necesario retomar la investigación sobre los dos, ahora se pretende que tan solo había hecho retomar la investigación sobre él. Comparen los dos párrafos citados y extraigan sus conclusiones.

Es en este informe, por fin, cuando los investigadores afirman por primera vez que se trata de un crimen pasional. Han tenido que pasar 14 meses y cientos de páginas de informes para que afirmen lo que según nos dicen ahora, habían tenido más que claro desde el primer día. De nuevo, que valore el lector. 


MÁS CAMBIOS

151 Cuchilladas sigue una línea temporal razonablemente ordenada, aunque se trasladan de forma continua hechos y opiniones adelante y atrás en el tiempo. Resulta particularmente confusa la historia de la relación entre Marianela y Medina entre 2009 y 2013, ya que pese a la pretensión cronológica, las historias que le cuenta Marianela a la autora se cruzan y no siguen dicha línea, por lo que carecen del contexto adecuado. 

Aparte de eso, el problema fundamental es que se adelantan a 2013 hechos y opiniones que no tuvieron lugar hasta 2014. Esto, que no resulta inocente, tiene un objetivo evidente, cristalino, el de hacer creer que las sospechas e indicios contra Medina se fueron desarrollando desde el primer momento, y no que se establecieron de forma apresurada en mayo-junio de 2014, como realmente ocurrió.

Una y otra vez se colocan a finales de agosto, primeros de septiembre, finales de septiembre…, de 2013, opiniones de los investigadores que no se manifestaron hasta muchos meses después. Se afirma que todas las líneas alternativas a Medina se abandonaron bastante pronto, en algunos casos asegurando de forma incorrecta que se habían comprobado las coartadas, como en el caso del magrebí que sufrió un corte en la mano o el rumano que amenazó a Miguel Ángel. En realidad, las líneas de investigación más evidentes, incluyendo la de Marianela-Medina, se dieron por agotadas (provisionalmente) en octubre de 2013, bastante más tarde de lo que pretende la autora. Y más por haber agotado la capacidad de comprobación que por haber confirmado coartadas.

En el intento desesperado por hacer creer que nada más abandonarse esas líneas, muy pronto, empezaron a sospechar de Medina, se acaba cayendo en el disparate. Y es que claro, se afirma que a finales del verano ya sospechaban de  Medina, pero tampoco pueden justificar que hicieran nada para investigarlo, así  que durante páginas y páginas el libro es un sí pero no. Dicen los investigadores, les cree la autora, que sospechaban, pero sin poder aportar ni la más mínima evidencia de que eso fuera cierto, ni aclarar como se sustanciaban esas sospechas. Ni siquiera se puede pretender que se hizo algo con el testimonio de magro, del que tuvieron noticia el 15 de septiembre, y sobre el que no se investigó ni se realizaron gestiones. El capitán dice que se les encendió una lucecita con lo de magro, pero no se sabe lo que ocurrió con esa lucecita. La autora sitúa en septiembre-octubre unas entrevistas y comprobaciones sobre las afirmaciones de magro, que en realidad no tuvieron lugar hasta muchos meses después, tras la aparición del ADN. Así que da la impresión de que los miembros de la UCO no hicieron nada durante meses y más meses, limitándose a sospechar, pero sin comunicar de forma oficial esas sospechas, y sin hacer nada para probarlas o no probarlas.

Resulta grotesco. Lo que ocultan los investigadores y la autora es que lejos de sospechar de Medina, durante esos meses se dedicaron en cuerpo y alma a dos nuevas líneas de investigación que, de nuevo, excluían el crimen pasional. Una de ellas fue iniciada a resultas de una pista proporcionada por Aníbal Domínguez, y versaba sobre el dudoso testimonio de una pareja, que decía haber visto a alguien sospechoso pasando por la calle esa noche, y sobre las andanzas de un sujeto de mal vivir que efectuó un comentario en un pub. La otra, basándose en informaciones bastante fiables que afirmaban que el día del crimen y el anterior a este había algún vagabundo durmiendo en la entrada del garaje que hay justo frente el portal del lugar del crimen, rastreó a un par de vagabundos bastante inquietantes, cuyos enseres (entre ellos un cuchillo jamonero) aparecieron en ese lugar meses después. 

La primera vía era objetivamente débil, y la segunda, pese a resultar más interesante, dudo que se enfocara correctamente, porque no hay evidencia de que las personas investigadas fueran las que estuvieron en Avenida de los Reyes el 26-27 de abril de 2013. En cualquier caso, fueron investigaciones profundas, con decenas de entrevistas, y en el segundo caso, cientos de análisis genéticos, y que se comunicaron al juzgado mediante extensos y completos informes. Por supuesto, estas dos investigaciones, y alguna más de nivel mas bajo, fue lo que estuvieron haciendo los miembros de la UCO durante esos meses fantasmas, en los que, si nos fiamos de la autora, habrían estado meditando o sospechando. Desconozco si ella sabe de esas investigaciones y decidió no hablar de ellas, o simplemente se limitó a ir poniendo lo que le iban contando el teniente y otros investigadores, sin preguntarse ni cuestionarse nada. 

Para resumir y dejarlo claro de una vez: El crimen pasional nunca fue evidente hasta que se consideró a Medina como sospechoso individual, separado de Marianela, y eso no ocurrió hasta mayo-junio de 2014. Nunca hasta ese momento se había considerado la hipótesis de que Francisco Javier Medina hubiera asesinado por su cuenta a Miguel Ángel, y por tanto todavía no era evidente que el crimen fuera pasional, no podía serlo.

Para finalizar esta sección, quiero llamar la atención sobre una paradoja. Los investigadores pretenden que siempre consideraron evidente que se trataba de un crimen pasional, pero se les puede acusar precisamente de no seguir esa línea de investigación con el vigor suficiente. Sí, se nos dice que el teniente planteaba a veces la hipótesis de que el asesino pudiera estar relacionado con alguna relación sentimental oculta (da la impresión de que no se enfocó tampoco de forma correcta) de Miguel Ángel. Pero en realidad no hay rastros de que esa línea se haya seguido con el mismo interés que otras bastante menos prometedoras. Si nos fijamos, se dedicaron a investigar en profundidad las hipótesis que excluían el crimen pasional. Tan solo cuando ya tenían un sospechoso y debían asignarle un motivo, se tomaron en serio la motivación pasional, pero tan solo para colocársela a Medina. 

Sin descartar ninguna hipótesis, considero que la línea de investigación más prometedora es la búsqueda de algún novio o marido celoso. Con razón o sin ella.


SOSPECHOSO O SOSPECHOSA

Las sospechas que albergaban los miembros de la UCO sobre Medina, poco importantes, lo eran siempre como secundario de Marianela. Tal vez un posible ejecutor, pero nunca por su cuenta, sino como cómplice o colaborador de ella, y por eso eso siempre aparecen como sospechosos juntos. Por lo mismo, en ese contexto, el móvil no serían los celos, que nunca se mencionan ni como posibilidad. 

La autora trata de mostrar a lo largo de todo el libro que en realidad todos sospechaban de Medina antes de que apareciese su ADN, algo que es rotundamente falso. Ya se sabe, todos sospechaban, pero a todos se les olvido decirlo, y a los miembros de la UCO reseñarlo en sus informes. De quienes sospechaban realmente, Aníbal sobre todo, y también los miembros de la UCO, era de Marianela (con poca evidencia, todo hay que decirlo), y así quedó reflejado en sus declaraciones e informes. 

Resulta especialmente patético el intento de convertir a Aníbal en un astuto sabueso que siempre tuvo claro que el autor era Medina, y el motivo los celos. Es una mentira muy grosera, que la autora disemina numerosas veces a lo largo del libro. Asimismo, se ocultan las profundas sospechas que Aníbal manifestaba sobre Marianela, y de las que sí hay registro documental. 

En sus dos declaraciones ante la Guardia Civil, Aníbal no menciona a Medina, pero sí a Marianela. Sus padres también la mencionan a ella, en no muy buenos términos. La UCO refiere en sus informes que tanto Aníbal como sus padres sospechaban de Marianela como la impulsora del crimen, y no reflejaron que se hubiera mencionado siquiera a Francisco Javier Medina.

Pese a los torpes intentos por ocultarlo, lo cierto es que Aníbal siguió sospechando de Marianela hasta el final.. y posiblemente más allá. Tenía clarísimo que ella era la inductora, y que Medina podía ser el ejecutor o cómplice, pero esto era una posibilidad entre otras. Sospechaba muchísimo de las amigas de Marianela, sobre todo de una de ellas, de la que creía que podía estar implicada en el crimen. A veces sospechaba que Marianela, Medina, y una o más amigas de Marianela habían confabulado para cometer el crimen.

Estos disparates y absurdos ocurrían mientras Rocío Castrillo trata de hacernos creer que Aníbal estaba segurísimo de que Medina era él único culpable, por un asunto de celos. Las sospechas sobre Marianela y sus amigas no cesaron ni siquiera tras la detención del sospechoso, y Aníbal creía que habría más detenciones, incluyendo a Marianela y esa amiga.

Esto es la verdad, lo otro son fantasías, reconstrucciones a posteriori. El hecho es que al mismo Aníbal que en un párrafo está seguro de la culpabilidad de Medina, nos lo muestran en el párrafo siguiente investigando por su cuenta pistas que no guardan ninguna relación con su supuesto sospechoso único. A quien nunca perdió de vista, ni por un momento, fue a Marianela. Su novio podía ser tal vez un cómplice o colaborador, pero sus sospechas tenían una destinataria evidente.

SESGOS Y OLVIDOS

La autora nos informa acerca del conflicto entre Marianela y Raquel, pero el sesgo es evidente, porque todos los que opinan son de la cuerda de Marianela. Por ejemplo, varias testigos refieren que Raquel insultaba a Marianela por lo bajini cuando se cruzaban, o cuando nadie la podía oír. Parece evidente que si nadie la podía oír, la única fuente para esa acusación es la propia Marianela. Que esa versión la compren sus amigas tiene un pase, pero que lo haga la autora, sin un atisbo de escepticismo, nos da bastante información sobre el tipo de libro ante el que estamos. Ya que la autora no está por la labor, espero que algunos lectores se pregunten por qué si Raquel era quien provocaba y atacaba, fue precisamente ella quien solicitó el cambio de de centro de trabajo, y al no serle concedido, el cambio de turno. Curioso.

Por cierto, y aprovechando el tema, Rocío Castrillo no tiene empacho en hacerse eco de los bulos más toscos y repite la grosera mentira de que Raquel y Medina retomaron su relación tras salir este de la cárcel, reproduciendo incluso una ridícula historia en la que ambos paseaban de la mano por el pueblo, con los padres de él caminando detrás, en lo que con un par de escopetas casi parecería una escena de El Padrino. Este tipo de historietas socavan cualquier pretensión de seriedad, y son una evidente calumnia. 

Se intenta blanquear constantemente la relación entre Marianela y Miguel Ángel, con Marianela fabulando a cada paso, tratando de dar la impresión de una relación razonablemente buena con su esposo, a pesar de su infidelidad. La autora no nos cuenta nada de los gravísimos insultos que algunos testigos escucharon que le dirigía Marianela a su esposo, ni de las vejaciones y malos tratos psicológicos, a lo largo de varios años, que denunciaron antes y después del crimen los familiares de Miguel Ángel. Nada, silencio. Se silencian también las referencias a Miguel Ángel llegando desesperado a casa de sus padres o de como la niña le contó a sus abuelos que su madre le había tirado un plato a la cabeza a su padre. Nada de esto se menciona en el libro.

Se blanquea también la denuncia que intentó poner la madre de Miguel Ángel en el cuartel de la Guardia Civil de Almonte poco antes de crimen. Lo que en su momento declaró la señora María Espinosa que era un intento de denuncia pro los malos tratos psicológicos de Marianela hacia su hijo, lo convierte Rocío Castrillo en una amable visita y cordial charla de la señora con la Guardia Civil, en poco más que una preocupación por si  Marianela quería quedarse con todo. ¡A la una de la madrugada!

MEDINA EL MALO MALÍSIMO

Por boca de la Marianela post junio de 2014, tiene lugar un notorio character assassination en la persona de Francisco Javier Medina, a quien se nos presenta como un monstruo demoníaco, un celoso obsesivo que de alguna manera habría logrado dominar y controlar el espíritu de su amante. Casi se nos describe como una posesión diabólica, en la que una Marianela robótica se limitaba a seguir las órdenes de su dominador.

Por supuesto, ese personaje es una construcción tardía de la que no hay rastros antes de que su ADN apareciera en las toallas. Esa supuesta naturaleza hipercelosa de Medina no aparece en ninguno de los informes de la UCO en 2013, ni refieren que nadie les haya hablado de ello antes de encontrar su ADN. Marianela no habló de ello ni con los investigadores, ni con su psicóloga, ni con su psiquiatra. Supuestamente, según le van contando los testigos a la autora, todos estaban al tanto, pero… 

¿Era celoso Medina? Es posible. Es posible que como otros muchos, casi todos, los hombres y mujeres. Es probable que menos celoso que Marianela. Porque, hay que señalarlo, dejaron más rastro los celos de Marianela que los de Medina. De ella sí que hay rastros de que la definieran como celosa (la madre de Miguel Ángel), y hay testigos de un par de escenas que montó por celos, una de ellas años antes del crimen, y contada por Aníbal, y la otra unas semanas antes de los asesinatos, cuando estando todavía con su marido, le echó una bronca a una compañera de trabajo por atreverse a ir al cine con Francisco Javier Medina. Faltan testigos de ese tipo de manifestaciones celosas por parte de este, y prácticamente todo lo que tenemos es la versión de ella. 

Pero creo que además no se enfoca bien el asunto. La pregunta correcta no es si tal o cual persona es celosa. Se debe preguntar si es especialmente celosa, o si manifiesta celos anormales. Porque salvo raras excepciones, todo el mundo es celoso en mayor o menor medida, y si no se trata el asunto con rigor, se podrían utilizar las preguntas genéricas para calificar como celoso a cualquiera. Los hechos que demostrarían la naturaleza de Medina están contados sin orden cronológico, con lo que aparte de las dudas sobre su veracidad, o sobre si están o no exagerados, provocan gran confusión. 

Lo cierto es que pese a toda la verborrea posterior de Aníbal, Marianela, sus amigas, los investigadores, … nunca se planteó que los celos de Medina pudieran haber sido un motivo para el crimen, sobre todo porque nadie podía imaginarse una razón por la que Medina pudiera estar celoso. Todos parecían saber a posteriori de los tremebundos celos de Francisco Javier Medina, pero por desgracia a ninguno se le ocurrió expresarlo. Ni a Marianela, ni a sus amigas, ni a sus padres, ni a nadie. La UCO, en sus informes, no refiere que ni uno solo de esos famosos 700 entrevistados les hablara de esos celos patológicos, y ni siquiera lo mencionan… hasta que apareció su ADN en las toallas. Entonces, como por arte de magia, de no haber rastro, los celos son la clave de todo. 

La relación entre Francisco Javier Medina y Marianela Olmedo no es difícil de comprender, es muy sencillo describirla. Pasa todos los días en todos los lugares, y ha venido pasando desde siempre. Dos personas con pareja estable de varios años comienzan una relación clandestina. Los descubren, cortan, vuelven otra vez. En un momento determinado Francisco Javier le dice a Marianela que no quiere seguir con una relación oculta, que ella debe decidir entre dejar a su esposo para formar una pareja estable y oficial con él, o cortar definitivamente y que cada uno siga su vida. Ella duda. Reconoce que ya hace mucho tiempo que no ama a su marido, pero se resiste a dejar su vida familiar y estructurada para lanzarse a lo desconocido. 

Finalmente se decide. Dejará a su esposo y formará una nueva pareja con Medina, con el que hace planes para tener hijos y formar una familia que incluya a la pequeña María. Pero le dice a Francisco Javier que no lo hará de una vez, sino por tiempos, y este acepta. Para evitar un golpe muy duro para Miguel Ángel y que la niña se pueda ver afectada, lo hará poco a poco. En primer lugar se marchará del domicilio familiar a vivir a un piso de alquiler, algo que hizo a primeros de abril. Tras el verano estaba previsto que iniciara los trámites para la separación, y tras eso ya podrían ella y Francisco hacer oficial su relación. Hasta entonces tendrían que seguir manteniendo las apariencias y ocultando sus encuentros, aunque fueran conocidos por unas cuantas personas. Medina estuvo de acuerdo con estos plazos, aunque le dijo que tendría que ir cortando las amarras con su esposo.

Pese a toda la retórica, toda la fabulación y todas las invenciones, lo cierto es que no hay ni rastros de esos celos patológicos. La misma Marianela reconoció que cuando ella dejaba a Francisco Javier para volver con su esposo, su amante respetaba su decisión. No solo no la amenazaba, es que ni siquiera se lo reprochaba. No la llamaba para que volviera con él, no la perseguía ni la acosaba. Ese no es el comportamiento que cabría esperar de un celoso patológico.

La autora, siguiendo las fantasías de Marianela, monta una película de terror, convirtiendo en villano a un Medina que tan solo quería mantener una relación estable y oficial, y en víctima a una Marianela que había pretendido seguir con su vida pública de madre y esposa y darse ocasionales escapadas con su amante. Cada uno puede actuar como considere oportuno, y valorar como quiera la postura de ambos, pero convertir en víctima a quien pretendía mantener la fachada y seguir engañando a su marido, y en el malo a quien no quería seguir con el engaño y buscaba una relación oficial y pública es llevar las cosas demasiado lejos. Claro que si como nos cuenta la autora nada menos que el Fiscal manifestó en su alegato final: Dijo también que no era celoso, pero a la vez reconoció haber pedido a doña Marianela que eligiera entre su marido y él, podemos entender muchas cosas. Lo consideraba celoso por no querer compartir la persona de la que estaba enamorado. Asombroso. 

Interesa ocultar la naturaleza real de la relación entre ambos bajo un manto de retórica y un puñado de cuentos y versiones interesadas de Marianela para evitar que la comprensión de esa naturaleza deje al descubierto lo evidente, que no había ningún motivo para el asesinato. Marianela reconoció en todas sus declaraciones, incluso en las que acusaba a Medina, que nunca dudó de su decisión de separarse, y que nunca dijo o hizo nada que hiciera pensar a Medina que tenía dudas. Si todo era cuestión de plazos, ¿por qué iba a matar Francisco Javier Medina a Miguel Ángel? No tenía más que esperar unos meses para que comenzaran los trámites de divorcio. Si había esperado 4 años, ¿no podía esperar 4 meses?

Tal vez lo hizo para cortar definitivamente esas pequeñas amarras que mantenía todavía Marianela con Miguel Ángel, generalmente por cuestiones de la niña. ¿De verdad se cree que asesinó a dos personas para acelerar una desconexión, para restringir unos contactos que en unos meses iban a ser ya mínimos? No tiene sentido, nunca lo ha tenido, y por eso la UCO no lo consideró durante más de un año.

Lo cierto es que la misma Marianela, sin darse cuenta, refuta su tardía e interesada versión de que Medina pretendiese un corte radical e inmediato de toda su relación con Miguel Ángel. Recordemos que en su historia de terror contaba que su novio le impedía incluso saludar a su marido, y que tenía que borrar las llamadas y mensajes del teléfono, para que la bestia celosa no se enterara.

Pues bien, la misma noche de los crímenes le contó sin ningún problema a Medina que había llamado a Miguel Ángel y que este no le cogía el teléfono. Repitió las llamadas en sus presencia, sin que él pusiera objeción alguna ni ella se tuviera que ocultar. Al día siguiente llegó incluso a pedirle a su novio que pasara por delante de la casa para ver si veía rastro de padre e hija, sin objeción alguna por su parte. Esa misma tarde, ella fue hasta Avenida de los Reyes acompañada de nuevo por Medina, sin que este se quejara tampoco. ¿Cómo encaja todo esto con la versión de Marianela?


TRES EJEMPLOS

Hay más de cien afirmaciones en el libro que contradicen declaraciones o informes anteriores, o que necesitan al menos una explicación o aclaración. De hecho, acabaríamos mucho antes si comentáramos las cosas que se cuentan en 151 Cuchilladas y que se pueden aceptar tal cual vienen.

Voy a poner tres ejemplos, y proceder a su análisis con cierto detalle, para que se entienda la magnitud de la tarea. No es que no pueda hacerlo; de hecho, puedo hacerlo. Puedo refutar todas y cada una de las falacias, inexactitudes, tergiversaciones, falsedades y medias verdades que le cuentan a Rocío Castrillo sus interlocutores. Todas. Pero esa no es tarea para un solo escrito, ni para unos días. Al final veremos lo que podemos hacer. De momento, con estos tres ejemplos servirá para darnos cuenta del problema, y sobre todo, de la fiabilidad de lo que le cuentan a la autora sus amigos.


La última vez que Aníbal vio a las víctimas

Uno de los varios momentos emotivos del libro es la descripción que se pone en boca de Aníbal Domínguez del último momento en que vio a su sobrina María. Tras bañarla y cenar junto con la niña, su hermano y sus padres, Aníbal cuenta que Marianela llegó a buscar a su hija, y en ese momento: Mi sobrina y yo nos dimos un abrazo muy fuerte antes de que se marchara. ¿Cómo iba a imaginarme que sería el último? Mi hermano salió para su casa poco después. Nos despedimos… y fue para siempre – relató, asaltado por la emoción.

El problema de esta emocionante escena es que parece totalmente inventada. Como es inventado que la decisión de que Aníbal bañara a María fuera de su sobrina, o que Miguel Ángel estuviera charlando con sus padres en el salón durante dicho baño.

Se trata de historias que los protagonistas se inventan porque se sienten más cómodos con ellas que con la realidad, porque las consideran más adecuadas, más emocionantes o menos áridas. Contamos con la suficiente información, proporcionada años antes por los mismos protagonistas, como para tener una imagen bastante fiel de lo ocurrido a primera hora de la noche de ese 26 de abril, aún con sus contradicciones.

Hasta tres testimonios anteriores de Aníbal contradicen esta almibarada versión que nos reproduce Rocío Castrillo. Dos veces en declaraciones oficiales, cuatro y diez días después de los crímenes, y una vez en una entrevista de prensa, poco antes de comenzar el juicio, declaró de forma explícita que se había marchado de la casa bastante antes de que lo hiciera la niña. En concreto, relacionaba su marcha con una tensa conversación telefónica entre su hermano y Marianela (interpretó que la que había llamado era Marianela, pero fue Miguel Ángel quien llamó, devolviendo una llamada anterior de ella), y daba a entender que se marchó de forma apresurada, posiblemente indignado. 

Por resumir: Marianela, que estaba en el centro de salud acompañada por su madre, quería que Miguel Ángel le llevara a la niña para que aprovechando su presencia allí le vieran un problema que la niña tenía en la piel. Miguel Ángel se negaba, entre molesto y sorprendido. Ofuscado, lo definió Aníbal. No consideraba adecuado llevar a la niña al médico a esas horas, ya en pijama, y sobre todo, él no tenía coche, ni sabía conducir, para trasladarla. ¿Cómo pretendía ella que le llevara a la niña al centro de salud?

Posiblemente Marianela estaba pensando en su suegro o en su cuñado, pero Aníbal ni se lo planteó, y se marchó en ese momento, posiblemente enfadado con su cuñada por como trataba a su hermano, y sin la menor intención de llevarle a la niña. Así que no hubo abrazo cuando la pequeña María se marchaba con su madre, en todo caso cuando se marchaba él, y no está nada claro que llegara a despedirse de su hermano. 

Y es que en su segunda declaración Aníbal afirmó que se fue justo al terminar la conversación entre Marianela y su hermano. En la entrevista de prensa dijo que lo hizo en ese momento, en relación a la conversación telefónica, pero en su primera declaración ante la Guardia Civil, la madrugada del 30 de abril, daba muchos más detalles. Afirmó de forma explícita que se marchó a su casa mientras se desarrollaba la conversación, que no llegó a escuchar su final, y que fueron sus padres posteriormente quienes le contaron el resto. Es decir, que difícilmente se habría despedido de su hermano si este estaba en medio de una conversación discutiendo con Marianela. Y su marcha apresurada, posiblemente indignado, no casa demasiado bien con un tranquilo y tierno abrazo de despedida con su sobrina. Cuando llegó su madre a buscar a la niña, hacía ya casi media hora que Aníbal no estaba allí.

Podemos intuir la motivación que subyace tras el cambio de versión. Que la última vez que vio con vida a su hermano y su sobrina se hubiera marchado de la casa de forma apresurada, sin despedirse en condiciones, o sin hacerlo en absoluto, no es emocionalmente aceptable. Así que se sustituye por otra versión más aceptable y adecuada, se cambia un recuerdo gris, tal vez no desagradable, pero tampoco agradable, por uno más luminoso, más presentable. Se transforma lo que fue en lo que debería haber sido.

El baño a la niña por parte de Aníbal no fue un capricho de la pequeña, como se quiera dar a entender, sino una necesidad ante la ausencia de su padre y su abuela. Miguel Ángel no estaba en el salón charlando con sus padres mientras el tío bañaba a su sobrina, como dice la autora, porque ni Miguel Ángel ni su madre estaban en la casa. Es una historia nueva, más agradable, más normal, más bonita. Pero falsa, si atendemos a las declaraciones anteriores de la misma persona.

Supongo que muchos lectores se preguntarán por qué tanta atención y tanto detalle en algo de tan poca importancia, y que no parece guardar ninguna relación directa con el crimen que se cometería al día siguiente. Pues he querido tratar en extenso este tema precisamente por su nimiedad y falta de relación con los hechos criminales. Porque esa naturaleza periférica implica que no hay otro tipo de motivaciones interesadas detrás, que la alteración de la realidad no se produce para culpar, o exculpar, o para favorecer una determinada hipótesis sobre la naturaleza del crimen o su autoría. Es simplemente que los hechos reales no resultan psicológica y emocionalmente aceptables, y por eso se cambian por otros.

Y esto nos servirá para darnos cuenta de lo que ocurrirá cuando sí haya otros intereses en juego, cuando un cambio de versión implique una hipótesis sobre el tipo de crimen o su autor. Si se cambia con tanta facilidad la historia acerca de un hecho inocente, ¡qué no pasará cuando estén en juego sospechas, culpabilidades o condenas!


El teniente y la nueva hipótesis

Existe a lo largo del libro una tensión evidente entre dos hipótesis que se tratan de mantener de forma simultánea, aunque sean bastante contradictorias. Por un lado se sostiene que la hipótesis que se planteó durante la investigación y el juicio es la correcta, que tras finalizar el crimen sobre las 22:02, el sospechoso habría efectuado un rapidísimo regreso hasta el puerta del Mercadona para dejarse ver allí sobre las 22:09 y tener una coartada. 

Pero claro, el juicio demostró lo que ya algunos se temían: no cuela. Pese a la interpretación sesgada de las declaraciones de los vecinos, y al cambio injustificado y arbitrario de los horarios que ellos mismos habían dado por buenos durante un año, pese a ignorar los testimonios que situaban a Medina dentro del supermercado, ni siquiera así se consiguió que la historia resultara creíble. No hay forma de convencer a un grupo de personas imparciales de que es posible lo que los investigadores pretenden, no hay manera de que se pueda creer de forma racional que en 7 minutos da tiempo a hacer ni siquiera parte de lo que la UCO  y la fiscalía pretendían.

Pese a todo, lo siguen defendiendo y dicen que es posible. Pero a la vez, de forma simultánea, nos intentan colar por la puerta de atrás una nueva versión. Marianela, en su enésimo cambio de versión, y tras hipnosis y no se sabe qué otras influencias (no comentaré de momento una asombrosa afirmación de Marianela que viene al final del libro), dijo que en realidad no vio a su novio fuera, que se lo imaginó. Y lo mismo sostiene ahora, sin ruborizarse, el que era teniente del grupo de investigadores de la UCO. Que en realidad no lo vio porque no estaba allí. Según la nueva versión, Medina no habría vuelto al Mercadona, sino que se habría quedado bastante tiempo en el lugar del crimen.

A la vez insiste en sostener elementos de la vieja versión, como el muy particular análisis sobre los mensajes de WhatsApp que envió Dayse a su novio. Según su peculiar interpretación, el hecho de que la testigo use  todo el rato el gerundio en sus mensajes no significa nada. Lo importante, sostiene, es su primera expresión, a las 22:03: Qué miedo niño. Eso indicaría que la pelea ya ha terminado, porque, nos dice el teniente Félix:  No se siente miedo de algo que todavía no había sucedido. Eso significa que el crimen ya había finalizado, uno o varios minutos antes. 

Me imagino el estupor de los lectores. Nadie ha sostenido que la testigo empezara a escribir exactamente en el mismo instante en que comenzó la agresión. Es evidente que pasarían unos segundos, tal vez hasta un minuto, que es el tiempo necesario para empezar a escuchar, coger el móvil, abrir la aplicación y comenzar a escribir. Pero ella declaró de forma explícita que comenzó a escribir al escuchar la pelea, que lo siguió haciendo mientras duraba esta, y que incluso dejó de escribir antes de que finalizara para apoyar su oído en la pared e intentar grabar, sin éxito, los ruidos que estaba escuchando. También afirmó que tras varios minutos volvió a escuchar ruidos de nuevo, algo que el teniente Félix pasa por alto, como hace siempre con lo que no le interesa. Los investigadores también escogen una parte muy determinada de uno de los testimonios de Fredy, el hermano de Dayse, para intentar demostrar que el incidente finalizó antes de las 22:02, pero para ello tienen que obviar otras declaraciones donde afirma que cuando empezó el incidente ya había finalizado una conversación telefónica que había mantenido (que finalizó precisamente a las 22:02) y que en el momento de empezar la agresión estaba escuchando música. Como siempre, se coge lo que interesa y lo que no se esconde bajo la alfombra.

Lo curioso es que el teniente defiende, de forma poco creíble, que la agresión terminó sobre las 22:02 o antes, cuando eso ya no es necesario para su nueva hipótesis. En efecto, si su sospechoso no regresó al supermercado, da igual que la pelea terminara a las 22:02 o a las 22:06. Parece que los días pares toca defender una versión y los impares otra, y a veces se lían.  

Pero llegamos al asombro cuando el teniente no solo sostiene que Medina no regresó al supermercado, sino que afirma que no hay prueba de su paradero entre las 21:15, en que lo ven los caballistas y las 22:55, en que saca una película de un dispensador de un videoclub. 

No olvides el otro aspecto clave: el acusado no tenía coartada. No puede demostrar qué hizo ni dónde estuvo desde las 21:15, hora en que lo vieron los caballistas, hasta las 22:55, cuando sacó una película de la máquina de un videoclub. ¡Claro que tuvo tiempo! Casi dos horas para asesinar a padre e hija, asearse, vestirse y llegar impoluto a casa de Marianela, donde se habían citado.

Ni grabación ni registro técnico que demuestre que fue a su casa a ducharse cuando terminó de trabajar, salvo el testimonio de su madre, que es su madre, no va a culpar a su propio hijo…  

Asimismo, se resalta que hay una contradicción objetiva en la declaración de la madre de Raquel, que declaró haber visto a Medina bajarse de un coche blanco frente a si casa, cuando en realidad conducía el Golf azul. (Lo más probable es que fuera una interpretación de la señora, que en realidad vio a Medina caminando hacia su casa. La UCO, en su resumen de la entrevista dice textualmente que la señora creía que era el coche blanco, no que lo afirmara con seguridad)

Es asombroso que se de por bueno el testimonio de los caballistas, con múltiples contradicciones, y se intente anular en base a un detalle menor, el color de un coche, un testimonio que es de hierro, y que está avalado por otros testimonios múltiples. Por otra parte, le adjudica un perjurio a la madre de Medina simplemente por ser su madre. La autora también acusa a la madre de Raquel de mentir. Y para colmo, el teniente Félix dice que Raquel mintió porque estaba enamorada, o encoñada, de Medina.

Bien, voy a mostrarles a ustedes, queridos lectores, en manos de quien estamos. El paradero de Francisco Javier Medina entre las nueve y las once de la noche queda acreditado por los siguientes testigos, directos e indirectos:

-Marianela. Lo vio al salir del supermercado y lo vio fuera. Entre las 22:06 y las 22:09, aunque más tarde cambió de versión.

-Raquel. Lo vio reponiendo, sobre las 21:40, y otra vez sobre las 22:05, cuando pasó delante de la carnicería, probablemente en dirección a la salida.

-Maite. Lo vio dentro del Mercadona, reponiendo, a una hora indeterminada, pero probablemente hacia las 21:45.

-Concepción. La madre de Raquel. Cuando paseaba por Almonte con unos amigos de Huelva, vio llegar a Medina a su casa, sobre las 22:20.

-Luisa: Amiga de Concepción. Iba caminando a su lado cuando esta le señaló a Medina y le dijo que era el antiguo novio de su hija. Lo vio con las llaves en la mano disponiéndose a entrar en casa.

-Jorge: Esposo de Luisa. Esta le comentó, cuando ya regresaban a Huelva esa madrugada, que Concepción le había señalado al ex novio de su hija.

-Manuel: Esposo de Concepción y padre de Raquel. Su esposa le comentó en la ermita, esa misma noche, que había visto a Medina.

-Raquel. Su madre le comentó por teléfono que acaba de ver a Medina. Sobre las 22:23

.-Mercedes: Madre de Medina. Dijo que estaba en casa cuando llegó su hijo, sobre las 22:10 o 22:20, como todos los días. Que se duchó y salió.

-Manuel Jesús: Cuando iba acompañado de su mujer y su hijo se encontró con su amigo Francisco Javier Medina, que salía de su casa, y estuvo charlando con él unos instantes. Sería entre las 22:30 y las 23:00. Una pareja de amigos suyos le dijeron posteriormente que lo habían visto esa noche hablando con Medina.

-Mari Carmen. Esposa Manuel Jesús. Vio a Medina y se saludaron a las diez y pico de la noche.


Es decir hay ocho testigos directos, de los que siete conocían a Medina, que dan cuenta de su paradero en las horas en que el teniente le supone desaparecido. No uno o dos, ocho. Además, hay otros 4 testimonios que validan una declaración clave, la de la madre de Raquel, y otros dos testigos que afirmaron haber visto a Francisco Javier Medina saliendo de su casa y no fueron llamados a declarar.

Incluso si descontamos los numerosos y repetitivos testimonios de Marianela que sitúan a Medina dentro y fuera del supermercado, contamos con dos testigos que lo ven varias veces entre las 21:40 y las 22:05.

Hay un testimonio contundente que lo sitúa entrando en su casa sobre las 22:20, vestido con la ropa del Mercadona. Su madre lo situá llegando a casa a la hora en que lo hacía habitualmente, entre las 22:10 y las 22:20. Una pareja de amigos, que iba paseando con su hijo, se encuentra con él cuando salía de su casa, vestido de calle… No sé que más hace falta. 

Se intenta desactivar el testimonio de Concepción porque se equivocó con el color del coche con el que había llegado su ex-yerno, pero no pueden, porque resulta que el que Concepción viera a Medina entrando en su casa está atestiguado, a su vez, por hasta 4 testigos indirectos, de los que ni el teniente, ni la autora, que acusa con todo descaro a Concepción de mentir, nos dicen nada. Ni los mencionan.

Los padres de Raquel, Manuel y Concepción, recibieron ese día la visita de tres parejas de fuera de Almonte, a los que habían invitado para la última sabatina.  Iban caminando por la calle Cristo, con Concepción y su amiga Luisa por delante, y los demás caminando detrás, cuando Concepción le indicó a su amiga: ¿Ves ese muchacho? Es el que fue novio de Raquel durante diez años.

Concepción les había contado a sus amigos que su hija Raquel, a quien sí conocían, había tenido un novio durante diez años, y que habían roto por una infidelidad de él. Luisa, la amiga, miró hacia donde señalaba Concepción y vio a un joven con las llaves en la mano entrando en una casa, mientras les devolvía la mirada. Pocos minutos después, seguramente no más de 5 o 6, y mientras seguían hacia la ermita, Concepción recibió varias llamadas seguidas de su hija Raquel (se cortaba por problemas de cobertura) y aprovechó para comentarle que acababa de ver a su exnovio. Poco después fue Manuel, su marido, quien fue informado por ella de que había visto a Medina. 

Y por último, ya de madrugada, cuando regresaban a Huelva, Luisa le contó a su esposo que esa noche Concepción le había mostrado al exnovio de Raquel. Resulta particularmente potente el testimonio de Luisa, porque no pretende recordar a Medina, e incluso afirmó que no lo recordaría de haberlo visto otra vez. Pero sí recordaba perfectamente la escena. En este contexto, ¿qué importancia tiene que Concepción confundiera el color del coche? Declaró que lo vio y que se lo señaló a su amiga Luisa. Esta lo confirma, y a su vez declara que se lo contó esa noche a su esposo, el cual también confirma que su esposa se lo contó. Raquel confirma que su madre se lo dijo cuando hablaron por teléfono, y el esposo de Concepción confirma que esta se lo contó más tarde, esa misma noche. 

¿Alguien supone que había una conspiración de todas estas personas para mentir? ¿Qué motivo podían tener Luisa y su esposo Jorge para cometer un delito dando falso testimonio? 

Nunca se dudó de estos avistamientos de Medina al llegar y marcharse de su casa, hasta el punto de que cuando sus abogados los señalaron en sus recursos, la Juez lo ventiló de inmediato, con el argumento de que eran superfluos, ya que no se dudaba de dichos testimonios, y que no afectaban al momento en que se había cometido el crimen. Asimismo, se negó a llamar a declarar al resto de amigos que habían estado esa noche en Huelva, con el argumento de que serían repetitivos, y que con los de Jorge y Luisa bastaba. Tampoco fue llamada a declarar la pareja que le contó posteriormente a Manuel y Mari Carmen que lo habían visto esa noche hablando con Medina, y que este se marchó cuando ellos llegaban. No hacía falta más. La evidencia que situaba a Medina en su domicilio entre poco antes y poco después de las 22:30 era aplastante. 

Y ahora, 6 años después, viene el teniente Félix a decirnos que no, que no hay pruebas de que estuviera allí, y que el cree que en realidad estaba todavía en el lugar del crimen. Para argumentar que no se sabe de su paradero entre las 9 y las 11 de la noche borra de un plumazo a 4 testigos que le molestan (Raquel, Maite, Manuel y Mari Carmen), sin siquiera comentar porque lo hace, y ni siquiera menciona a Luisa o Jorge. Lo que estorba, se aparta.

La clave es que Concepción le mostró a su amiga Luisa a Medina, y se lo contó a otros esa misma noche, cuando nadie, excepto el asesino, sabía de lo ocurrido en Avenida de los Reyes. ¿Qué interés podía tener Concepción en mentir en ese momento, en afirmar que estaba viendo a Medina si no era cierto? ¿Y en contárselo a su hija, su esposo y su amiga?

Dejo en manos del lector la valoración de lo que afirma el famoso teniente Félix. Pero sea cual sea su valoración, convendrán conmigo en que si se puede ir variando la versión cuando se desea, si se pueden cambiar las horas de los sucesos de forma arbitraria, y si vamos eliminando los testigos que nos estorban, se podrá acabar demostrando cualquier cosa y culpando a cualquier persona. A esta testigo la quito porque esta confundida y se imaginó cosas, a esta otra porque era la exnovia del acusado, a esta de más allá porque era amiga de la anterior. A su madre porque es su madre, y ya se sabe que las madres… A su exsuegra porque era su exsuegra, y ya se sabe que las exsuegras… A esta pareja porque eran amigos del sospechoso. A otros 4 ni los tengo en cuenta, y así, claro, no hay testigos del paradero de Medina. ¡A que es fácil!

Que algunas de las personas encargadas de investigar muchos de los casos más importantes tengan esa forma de razonar y de tratar las declaraciones de los testigos y la evidencia resulta inquietante. 

Eso sí, el teniente se ofende mucho cuando se cuestiona su trabajo y profesionalidad. ´Él y otros investigadores se pasan el libro acusando de hipócritas, perjuros y mentirosos a un buen número de personas, y dudan abiertamente de sus intenciones, pero no les gustan las críticas que les hacen a ellos. El mismo teniente Félix que se permite decir de una respetable mujer de Almonte que estaba encoñada, se molesta si los abogados cuestionan su trabajo y actuación.

Una última reflexión. La afirmación del teniente de que en dos horas habría tenido tiempo para asesinar, asearse y vestirse es un reconocimiento implícito de que eso no es posible en siete minutos, que es lo que sostuvieron durante el juicio. Está reconociendo que el caso que presentaron era insostenible. 

Antonio Castro

Hay una supuesta evidencia de la que se habla algunas veces en el libro, y a la que parecen dar ahora cierta importancia, cuando nunca se le había asignado ninguna. Al parecer el Fiscal consiguió que Antonio Castro, que era el encargado esa noche a la hora de salir, le dijera durante el juicio que no había visto a Medina a la salida, que le había intentado dar la llave para que abriera el lunes, y que no lo encontró. El teniente lo expresa así, según Rocío Castrillo:

… Antonio Castro, que esa noche debía entregar a Medina unas llaves de la tienda y no pudo hacerlo porque no estaba en la salida junto a los demás empleados. 

Es un ejemplo clarísimo de recuerdo sobrevenido, y servirá como magnifico ejemplo de los pocos escrúpulos a la hora de utilizar testimonios a la carta. Se quejan de supuestos cambios en declaraciones, en todo caso menores, cuando todo su caso está construido sobre cambios radicales. 

Vamos a ponerlo en contexto. Los encargados de abrir el supermercado a primera hora debían intercambiarse una llave. Castañeda, que lo había hecho el viernes, debía entregársela a Medina, que lo tendría que hacer el lunes. Cuando no coincidían en el cambio de turno, la llave se le entregaba al gerente B, y este era el encargado de dársela a quien correspondiera. Ese día Castañeda salió a las dos de la tarde, y le dio la llave a Antonio Castro, que debía entregársela a Medina, que entraba a las tres. Pero se le olvidó hacerlo, y a Medina se le olvidó pedírsela. Cuando ya se había marchado casi todo el mundo y estaba a punto de cerrar, parece ser que  el gerente B encontró la llave y llamó a Medina para recordarle que le haría falta la llave para el lunes. Al parecer este le dijo que no iba a regresar a buscarla (ya debía estar llegando a su casa), y que pasaría el domingo por la casa de Castro a recogerla, cosa que hizo. Y Antonio Castro no se acordó más del tema hasta un año después.

En junio de 2014, un par de semanas antes de la detención del sospechoso, Antonio Castro declaró ante la Guardia Civil que se le había olvidado entregarle la llave a Medina, y que lo hizo el domingo, tras llamarlo este. Es decir, que habría sido Medina quien se habría acordado, no él. No recordaba ni de la hora a la que había abierto la puerta, ni el orden en que salieron los trabajadores. En su informe de finales de mes, la UCO lo reflejó exactamente así. 

A finales de septiembre fue llamado a declarar al juzgado, y allí, a preguntas de Juan Ángel Rivera, abogado de la defensa, respondió que no sabía exactamente lo que había pasado con las llaves, pero que lo cierto es que se las había llevado a su casa. En ese momento la Juez interrumpió el interrogatorio del abogado para preguntarle ella directamente al testigo cuándo se había dado cuenta de que se había llevado las llaves, el testigo respondió que él no se había dado ni cuenta, que fue Medina quien lo llamó para recordárselo, y que recibió esa llamada mientras todavía estaba en el supermercado. A una nueva pregunta de la Juez, respondió que estaba seguro de que había sido Medina quien lo había llamado a él. 

Al retomar el abogado las preguntas, le informa que la primera llamada que consta es suya hacia Medina, y entonces Castro responde que es posible, que no lo recuerda bien, y cuenta una confusa historia de como los agentes de la Guardia Civil le hablaron de esa llamada de Medina, pero que no recuerda la suya, que si consta será cierta, pero que no la recuerda. (Parece ser que el gerente B llamó a Medina, pero como este estaba hablando con Marianela pudo devolverle la llamada poco después).

Es el turno de Inmaculada Moreno, la abogada de Marianela, que le pregunta si cuando abre la puerta a las 22:00 horas se queda controlando quien sale. Y Castro responde que no, que una vez que abre la puerta se marcha y sigue realizando sus tareas, sin controlar quien sale. Le pregunta si recuerda a Medina esa tarde, dice que no, y aclara, a preguntas del abogado Rivera, que no se acuerda de Medina ni de nadie, que ha pasado mucho tiempo. 

Vuelvan a leer lo declarado por el gerente B. Eso es de lo que se acordaba, o no se acordaba, en 2014. Y lo que diga ahora, o digan el teniente o el fiscal, deberá dar cuenta de esas declaraciones anteriores, o se estará tratando de tergiversar la información. Esto no es un caso aislado, mediante este tipo de manipulaciones y tergiversaciones se construyó todo el caso contra Francisco Javier Medina. De principio a fin.


EPÍLOGO

He tratado con cierto detalle tres ejemplos de los más de cien errores o falsedades que se afirman en el libro de Rocío Castrillo. Parece que sus protagonistas no han sido nada tímidos para hablar con la autora, incluyendo a los miembros de la UCO. Me he dejado muchísimas cosas sin tratar, como la decena escasa de novedades que aporta el libro, y otras cuestiones no relacionadas directamente con el crimen, como la insistencia de muchos testigos en que ellos no se habían creído el suicidio-asesinato, para que un párrafo después se nos cuenten cosa que implican que eso no es cierto. 

Lo que yo afirmo debería ser muy fácil de refutar. No tienen más que decirnos en que páginas de que informes anteriores a la identificación del ADN (de la UCO, de las autopsias, …) están las referencias al evidente carácter pasional del crimen. Si era tan evidente, tan conocido por todos, debería ser posible presentar un buen grupo de citas. A ver.

Mientras tanto, se me ocurre que se puede utilizar la sección de comentarios para ir respondiendo a preguntas concretas de los lectores sobre detalles específicos del libro. Es decir, la sección de comentarios de este escrito se usará únicamente para este fin, y no publicaré nada que no tenga relación directa con ello. Para otro tipo de comentarios están el resto de entradas. 

Las preguntas no deben ser generales, sino tratar detalles muy concretos, y preferiría el formato: Se dice en tal página del libro esto y aquello, y preguntar mi opinión. O algo parecido, pero en esa línea, y a ser posible, una sola pregunta cada vez. En espera del documental de Movistar, intentaré ir respondiendo todo lo que pueda.


49 comentarios:

  1. Repito. Los comentarios de esta entrada son EXCLUSIVAMENTE para hacer preguntas sobre detalles del libro de Rocío Castrillo, y no se publicará ninguna pregunta o comentario sobre tema distinto. Para otras cuestiones, en los comentarios de la entrada anterior.

    ResponderEliminar
  2. Mi primera pregunta no es sobre el libro, sino sobre tu escrito. Bueno, son dos preguntas y un comentario, espero que no te moleste que lo ponga todo junto,

    1. Dices que en sus dos declaraciones ante la GC, Aníbal no menciona a Medina. Luego dices que sospechaba que Marianela, Medina y alguna amiga podrían haberse confabulado. Entonces sí que menciona a Medina. ¿Y cómo sabes que esperaba que hubiese más detenciones tras la de Medina?

    2. La bronca de Marianela a otra chica por atreverse a ir al cine con Medina, ¿la menciona algún otro testigo aparte de esa chica?, ¿ella lo contó desde el principio o sólo en el juicio? Porque podrías estar cometiendo el mismo error que Castrillo, presentar cómo un hecho comprobado un testimonio tardío y no refrendado por ninguna otra persona.

    Dices que el libro está sesgado y no se hace ningún intento por ocultarlo. Sí y no. Está sesgado, pero la autora intenta negarlo. En la pág. 509 dice que ella sólo informa, no opina. Que no le corresponde a ella pronunciarse ni valorar las pruebas. Lo mismo dice en las entrevistas de promoción, que ella sólo ofrece toda la información para que el lector valore. Pero la selección de la información que ofrece y la forma en que la presenta ya son opinión. Además, también hay opiniones directas de la autora en el libro, como las conclusiones que sacan ella y las otras periodistas de la escasa expresividad de Medina.

    ResponderEliminar
  3. 1) Tengo que reconocer que no lo he expresado bien. Sí que menciona a Medina, pero simplemente para señalar el adulterio de su cuñada, nunca para insinuar sospechas. Solo insinúa, o plantea directamente, sospechas sobre ella. Eso quería decir con que no lo mencionaba. Si se consideras indispensable, puedo enviarte las menciones literales que hace Aníbal sobre Medina. La UCO, cuando refiere sus entrevistas con Aníbal, nunca dice que este manifestara sospecha de ningún tipo hacia Medina. No es en estas declaraciones cuando se refiere a la amiga de Marianela (aunque suelta algo que prefiero no exponer aquí), sino más adelante, y en otro contexto que no puedo reproducir. Asimismo, no comentaré la fuente para afirmar que esperaba más detenciones después de la de Marianela. Tan solo puedo decir que es un hecho cierto, no una conjetura o interpretación. Y ahí lo dejo. Lo siento, pero no puedeo decir más de forma pública. Ya te comentaré algo más en el correo.

    Se me quedaron algunas cosas por comentar, como el papel que Aníbal sospechaba que habían jugado los seguros de vida en la muerte de su hermano. No los celos, no, los seguros.


    2)Buena adevertencia, nunca estamos a salvo de ese tipo de errores. Pero este no es el caso. Otros dos compañeros del Mercadona refiren el mismo incidente, y Marianela reconoció el episodio de celos con esa chica.

    Es posible que Castrillo afirme eso, pero lo desmiente cada poco. Cuando acusa directamente a testigos de mentir (como con la madre de Raquel) está claramente valorando las pruebas.

    ResponderEliminar
  4. Si tanto empeño a tenido Aníbal con la cuñada, porque ese afán con Medina después ?
    Y porqué ese afán a quererse acercar a ella y hacernos creer que se querían mucho, Y estaban muy bien ?
    Y si no es el crimen pasional , podría ser el motivo el seguro de Miguel Angel?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por necesidad. Una vez que se dio cuenta de que tras Medina no venía ella, no le quedaba otra. Los de la UCO le dirían que si insistía en ella, se quedaban sin el móvil y se arriesgaban a perder una condena. Y lo de acercarse a ella, por pura necesidad también. Tras la absolución, consideraron que o unían fuerzas, pese a su mutuo desagrado, o no tenían nada que hacer.

      Me han contado que después han discutido por temas de dinero.

      Podría, pero no creo. Yo no he dicho que no crea lo del móvil pasional, he dicho que es falso que los de la UCO consideraran evidente ese motivo antes de junio de 2014. Eso de móvil pasional o no pasional me parece una discusion un tanto bizantina.

      Eliminar
    2. Rocío Castrillo dice que Aníbal le habló de los seguros y de una cuenta de 9.000 euros y de que Miguel Ángel estaba en proceso de quitar a Marianela y poner a a su hija, pero que no le dio tiempo. Parece ser que la UCO investigó ese tema y no encontró nada sustancial, y así lo reflejaron. En principio, tiendo a aceptar su conclusión.

      Un par de cosas.

      1) Insito en que no voy a publicar en esta entrada nada no relacionado directamente con el libro, o al menos con la entrada.

      2) Quien ha escrito el comentario (no publicado) sobre las fotos en el León, por favor, que me escriba al correo electrónico.









      Eliminar
  5. Le dijo Marianela a Rocío que el día que entregaron a Fran a la justicia ella se puso a gritar que le preguntaran a Raquel ??? No lo entiendo, porque pedia eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendría todo el sentido, porque sabía que ella y Raquel habián estado a última hora de esa tarde todo el rato pendientes la una de la otra y de Medina. Esta declaración es un torpedo en la línea de flotación de su caso.

      Pero la verdad es que todo lo que diga Marinalea lo pongo en cuarentena. Durante años no solo no le han reprochado sus cambios de versión, es que se la ha animado para que los efectuara. Y creo que ya no puede parar. Dice varias cosas en el libro en las que parece mezclar verdad y ficción.

      Eliminar
    2. Lo de que pidió que preguntaran a Raquel no lo dice solo ella, también su abogada (página 253). Eso quiere decir que ella recordaba que el día de los hechos era el mismo que Raquel estuvo en su turno. Recordaba claramente ese día y era consciente de la presencia de Raquel. De la de Medina no, eso fue que tenía amnesia y "rellenó los huecos" con imágenes habituales...

      Eliminar
    3. El problema para la acusación es que todo el mundo puede entender que Marianela recordara si estaban o no estaban Raquel y Medina, y que Raquel recordara si estaban Marianela y Medina. Es más antiguo que la manzana de Adán y Eva. En cuanto le explicas a alguien los antecedentes y la situación, sobran todas la explicaciones.

      En cuanto a lo de rellenar los huecos con imágenes habituales, es un dislate mayúsculo. Es como si te preguntan si tal día de hace unos meses tu mujer estaba contigo al levantarte por la mañana, y cuando dices que sí, te dicen que te los has imaginado, que como todos los días la ves al levantarte, que te lo has imaginado, que has "rellenado huecos", que en realidad no estaba.

      Eliminar
  6. En la página 40 se habla de una psicóloga a la que Marianela habría empezado a acudir en el otoño de 2012, tras dar marcha atrás en su decisión de separarse. Esa psicóloga sería quien le dijo que Medina la trataba como "bisutería barata" y habría tratado de convencerla de que no volviera con él. ¿Qué se sabe de esa psicóloga? ¿Declaró en algún momento del proceso, alguien la mencionó? Porque debería ser una testigo fundamental de la acusación.

    ResponderEliminar
  7. Que yo sepa no declaró, pese a que Marianela declaró esto en el juzgado, probablemente porque estamos ante una trolaca. La misma Marianela afirmó que estaba ciega y que no se daba cuenta de lo que le hacía Medina, que solo empezó a entenderlo bastante más tarde, tras la detención. ¿Qúe sentido tiene entonces que le hubiera contado a esa psicóloga todas las maldades de su novio en 2012? Si se las hubiera contado, entonces no habría estado ciega.

    Su psicóloga posterior y su psiquiatra dijeron que en la primera fase del tratamiento no habló de los supuestos celos de Medina (Página 96) Al revés, definió su relación con Medina como de "enamoramiento pleno y felicidad".





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y añado, su psicóloga especificó que no fue hasta un año después cuando empezó a hablar de los celos, las prohibiciones, ... Se le olvidó comentar que eso ocurrió DESPUÉS de la detención de Medina.

      Eliminar
  8. En la página 103 se pone en boca de los agentes de la inspección ocular que la cruz en la espalda de Miguel Ángel había sido hecha con un arma cortante, cuando ya no se movía y tenía un significado de victoria. ¿Expresaron esas conclusiones los de la inspección ocular? ¿Y los forenses, llegaron a determinar cuándo y con qué se había hecho esa lesión?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, que va, eso no aparece nunca, en ningún informe... hasta la aparición del ADN. En su informe, los forenses se limitan a describir dos erosiones (sí, erosiones, no heridas) que se cruzan en la espalda, sin insinuar mecanismo de producción ni significado alguno. En la inspección ocular, lo mismo, descripción de erosiones, sin significado ni simbología. Como otras muchas cosas, ese significado tan solo aparece cuando quieren acusar a Medina.

      Eliminar
  9. En la página 108 aparecen de nuevo los de la inspección ocular diciendo que dedujeron, por la inusual distribución de la casa, que el asesino la conocía de antes. ¿Expresaron esa conclusión en su informe?

    ResponderEliminar
  10. No, tampoco, en ningún informe pre-ADN. Entre otras cosas porque la casa no tiene ninguna distribución inusual. Está publicado el plano de la casa, así que cualqueira puede juzgar. Pero sea cual sea la opinion, nunca se mencionó que el asesino tuviera que conocer la casa... hasta que fueron a por Medina.

    ResponderEliminar
  11. Página 145: los forenses explicando en qué orden le fueron infligidas las heridas a Miguel Ángel, la primera ( por la espalda), la segunda, la tercera... ¿Realmente fueron capaces de precisar tanto? Si la primera herida fue por la espalda, el asesino no iba con ropa impermeable, capucha guantes y elcuchillo en la mano. Si te encuentras a una persona de esa guisa en el pasillo, no te pones a discutir con él y luego le das la espalda.

    ResponderEliminar
  12. En los exhaustivos informes de los forenses no hay ni una insinuación del orden en que pudieran ser infligidas las heridas. Algo natural, porque en este caso no es posible hilar tan fino. En el juicio se volvieron bastante parlanchines, afirmando cosas que no habián mencionado en sus infomres (como el misterioso carácter simbólico de las heridas en forma de aspa en la espalda), pero dudo que llegaran al extremo de decir lo que afirma la autora.

    Yo creo que Rocío Castrillo no lo entendió bien, y que interpretó la descripción de las heridas mortales como que eran las primeras producidas. En realidad, no hay forma de sostener con un mínimo de rigor si tal puñalada fue la primera o hubo otras anteriores. A partir de otros elementos, como que los testigos no oyeran a Miguel Ángel pedir auxilio, sí se puede conjeturar que la primera, o una de las primeras heridas, fue incapacitante en grado sumo. Pero es eso, una conjetura.

    Resulta sorprendente la tesis que según la autoria defienden los forenses, porque es una tesis que no encajaría en absoluto con el planteammiento de la acusación. Lo que describe Castrillo es el crimen de un sádico, no un asesinato instrumental como el que se le asignaba a Medina. Por cierto, en su informe, Frontela planteaba precisamente el carácter posiblemente sádico de unas cuentas de las heridas.

    Es difícil aventurar lo que pudo pasar exactamente y el orden de las heridas. De todos modos, intentaré enterarme mejor de lo que afirmaron los forenses en el juicio y lo comentaré por aquí.

    Yo creo que resulta mucho más complicado interpretar la naturaleza de las lesiones de la niña que la de las de su padre.

    ResponderEliminar
  13. Página 224: mientras están deteniendo a Medina, Marianela está siendo interrogada en el cuartel de La Palma. Según el libro, en ese interrogatorio le preguntan por el lavado de las toallas y ella dice que las lavó con lejía y quitamanchas. ¿Hay alguna constancia escrita de que dijera eso en ese interrogatorio?

    ResponderEliminar
  14. Es un embuste Premium, una mentira de pata negra. Tan solo dijo que las lavó en la lavadora, lo de la lejía y el quitamanchas es un invento total. Es una trola que la autora va a tener difícil explicar, porque cita con detalle esa declaración, lo que indica que la ha leído.

    Lo que sí resulta curioso es que los agentes no le pregunten a Marianela precisamente por eso. O tal vez...

    ResponderEliminar
  15. En la página 267, por boca de la abogada Inmaculada Torres, se atribuyen al informe del INT de octubre de 2014 las afirmaciones de que el ADN era "nuevo", que había llegado allí por contacto directo y que había muestras donde no estaba mezclado con el de Marianela. En la 271, se reproduce un fragmento donde se enumeran las muestras de Medina que se han hallado y menciona "la zona nueve, en la que no se detectan restos de Marianela" ¿Qué zona es esa? ¿Es en la que ponen que hay "alelos de M en el límite de detección"?

    ResponderEliminar
  16. Más embustes. Como a lo largo de todo el libro, mezclado con algunas verdades y unas cuentas medias verdades. Es falso que el informe del INT diga que el ADN era "nuevo" o que habiá llegado por contacto directo. Es una mentira muy evidente, ya que se nos reproducen partes del informe del INT, entonces ¿por qué no se reproducen las partes donde se dicen esas cosas? Muy sencillo, porque no existen. Los que afirmaron que el ADN era "nuevo" y había llegado allí por contacto directo fueron los "expertos" que interpretaron los informes, que ya sabemos quienes fueron. En el juicio el perito del INT destrozó por completo la pretensión del ADN nuevo.

    Es cierto que hay algunas muestras donde el ADN de Medina no aparece mezclado con el de Marianela, pero en realidad solo hay una muestra donde de forma indiscutible está el ADN de Marianela y no el de Medina.

    La muestra 9 nos indica la dificultad para interpretar algunos resultados. En los resultados de STRs autosómicos solo aparece el perfil genético de la hija. En los STRs de cromosoma Y aparecen rastros del padre y de Medina. De ahí se concluye que no está el perfil de la madre, pero es una conclusión apresurada. Dado que en los análisis de STRs de cromosoma Y no aparecen perfiles femeninos, no sabemos si el ADN de ella podría estar al nivel del del padre y Medina, indetectable para los STRs autosómicos, pero en similar cantidad a los de ambos. Es perfectamente posible. Es un poco de lío, pero da cuenta de la dificultad para interpretar estos temas, y sorprende lo osados que fueron quienes lo hicieron sin tener conocimientos suficientes para ello.

    En cuanto al que los ADN de Marianela y Medina puedan no estar mezclados en todas las muestras no tiene la importancia que le asignó la Juez (siguiendo a la fiscalía), porque nadie pretende que el ADN de ambos llegara fusionado a las toallas. Eso es una suposición bastante tosca, a poco que se piense en ello.

    Por último, insistir en algo que vengo diciendo hace mucho, que el ADN de Medina NUNCA aparece en solitario, ni en una sola de las muestras.

    ResponderEliminar
  17. Perdona que insista en esto, es que no sé si lo he entendido. Entonces la única muestra en la que encuentran el ADN de Medina y el de Marianela no es esa en la que hallaron el de él al buscar el cromosoma Y?

    ResponderEliminar
  18. No sé si la redacción corresponde con lo que querías preguntar realmente. En casi todas las muestras donde aparece el ADN de Medina aparece también el de Marianela. La excepción es cuando no aparecen juntos.

    ResponderEliminar
  19. En la página 288 hay algo que yo no sabía y que me ha sorprendido. Reproduce un párrafo de un auto de la juez de instrucción denegado la libertad provisional en septiembre de 2015 y veo que la juez utiliza como argumento la hipótesis del regreso del asesino a la casa.
    No sabía que la juez le había dado tanta importancia a esta hipótesis tan dudosa. Dice que ese regreso podría explicAr el estado de limpieza del suelo de la cocina...¿Pero en el suelo de la cocina no había huellas del asesino y la niña?
    Y también explicaría la colocación de la colcha. No sé que pruebas tienen de que la colcha hubiese tenido que ser recolocada. Según Hellín, se libró sobre ella "una batalla". No sé dónde ve los signos de esa batalla encima de la colcha.
    La juez está aceptando que se puede caminar sobre toda esa sangre coagulada sin dejar huella, lo cual es dudoso. Tampoco tiene en cuenta que los vecinos no dijeron que hubiesen oído a nadie moviéndose por la casa el domingo, mientras que sí lo oyeron el sábado, después de césar el ruido de la agresión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hipótesis del regreso del asesino funciona como una especie de “Deus ex machina”, siempre a mano para ir resolviendo las dificultades que van surgiendo. Hay una serie de datos cuya interpretación está abierta a discusión, y una de las posibilidades que se pueden plantear es que el asesino regresó a la casa horas después del crimen. Es una hipótesis innecesaria, ya que hay otras hipótesis más probables, y que cuentan con más evidencia, como por ejemplo la de que el asesino permaneció largo tiempo en la casa tras el crimen. Pero claro esa hipótesis era anatema para los acusadores porque hacía imposible que Medina fuera el asesino.

      Ahora que algunos parecen querer cambiar de teoría sobre el crimen, puede que ya no les haga falta ese misterioso regreso, cuya génesis es un clamoroso error de interpretación de Juan Hellín. (Véase el capítulo 9 de este caso para esa y otras cuestiones sobre la hipótesis del perito)

      En la cocina hay huellas en la mitad más cercana a la entrada, hasta el cajón de donde se cogió el cuchillo que apareció bajo la cómoda. Donde no se encontraron huellas es en el hall de entrada, algo extraño, ya que es el paso entre el pasillo y el cocina, y en ambos lugares hay huellas. El asesino pudo limpiar esa zona por alguna razón que ignoramos, pero también hay otra posibilidad mucho más sencilla, que no tengo elementos para verificar o refutar.

      En cualquier caso, la Juez utilizó esa “posibilidad” de un regreso del asesino para rechazar varios argumentos potentes de la defensa, y rechazar la puesta en libertad de Medina.

      Eliminar
  20. ¿Y en ese hall tampoco había huellas de María?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer no, ni del asesino ni de la niña.

      Eliminar
    2. Pues entonces tuvo que limpiarlas, ¿por qué las del hall y las otras no?

      Eliminar
  21. Página 335: el fiscal, en sus palabras al jurado al inicio del juicio, hace referencia a las zapatillas de la talla 44'5 halladas en la casa del acusado. ¿No se había comprobado ya durante la instrucción cuál era el tamaño real de esas zapatillas? ¿Por qué llegaron como prueba al juicio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en primer lugar porque pueden, porque algunos funcionarios púbilcos tiene prerrogativas que rozan la impunidad, y en segundo lugar porque se lo consienten, en este caso la Juez, que nunca debió admitirlas como evidencia. Aunque al final yo creo que perjudicaron a la acusación...

      Las fotografías de esas zaptatillas que vienen en el ibro de Caraballo perseguirán para siempre a la UCO, al Fiscal y a la Juez de Instrucción. Cada persona puede valorar su actuación tan solo con ver esas fotografías.

      Todo es parte del mismo juego. ¿Los testigos vieron sin dudar a Medina en horas incompatibles con el crimen? Se lo imaginaron, o mintieron, o no saben lo que dicen. ¿Las huellas demuestran que el asesino no podía ser Medina? Entonces no valen. Si él hubiera calzado un 44 o un 45 habrían sido una prueba evidentísima de su culpabilidad, pero como no, pues ya no sirven, y nos inventanmos las explicaciones que hagan falta. Un par de zaptaillas de un número parecido, o que calzaba números más grandes... Y así con todo.

      Es que así cualquiera puede ser culpable de cualquier cosa. ´

      Eliminar
    2. Pues no entiendo qué ganaba el fiscal sacando a colación esas zapatillas, haciendo que se le mostrará la foto al acusado para que las identificará...si sabía que unos días después esa prueba iba a quedar totalmente desacreditada.
      El caso es que en este tema de las pisadas del asesino, lo único que ha conseguido la acusación es quitarles valor como prueba. Imagina que la GC logra identificar al asesino (ojalá), su defensa se aferrará al informe de Hellín y el podólogo para decir que no puede ser él, que el asesino tiene los pies más pequeños. La Fiscalía se adhirió en su momento a ese informe, ¿qué hará entonces?

      Eliminar
    3. Es que de eso se trataba. Las dos hipótesis, contradictorias y bastante burdas, no buscaban tanto convencer como confundir. Se trataba de difuminar la única prueba que ofrecía información sobre la naturaleza del asesino, y lo cierto es que lograron su objetivo. La fiscalía nunca tuvo en cuenta que podría tener que acusar a otra persona.

      ¿Es posible que el asesesino llevara calzado de tallaje superior al suyo? Claro que es posible. Y que un zurdo asesine con la mano derecha para despistar. O que se agache a la hora de atacar para parecer más bajo, o se ponga de puntillas para aparentar más altura. O que diga cosas para aparentar ser quien o es, o que disfraze su tono de voz o su acento. O que haga marcas en los cadáveres para despitar y que se interpreten de otra forma. O que tape con una manta un cadáver para confundir y dar falsas impresiones.
      Casi todo es posible. Pero lo cierto es que si se analizan las huellas de forma honesta y no sectaria, la evidencia indica claramente que el asesino tenía los pies más grandes que Francisco Javier Medina.

      Eliminar
  22. Que quieres decir con las fotos del libro de Carvallo?
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fotos donde se comparan las zapatillas del 44,5 encontradas en la casa de Medina con unas zapatillas del 44 del mismo tipo de las que dejaron las huellas en el lugar del crimen. Solo con esas fotos ya se puede explicar todo el caso, no hace falta mucho más. Deberían avergonzarse.

      Eliminar
  23. en el libro los de la uco acusan de mentir a muchos vecinos del pueblo y testigos y acusan de asesino a Medina o lo dean caer. Es verda que se quejan de que les hagan critica pero ellos critican a todos. Es normal que hablen con Rocio ? y que le den documentos del caso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es normal, pero si lo hacen supongo que será normal y legal. Supongo. También continúan acusando a Medina del crimen, cuando hace años que terminó su trabajo, y acusan descaradamente de mentir y cometer perjurio a varios testigos del caso. Supongo que también será legal. Eso sí, se ofenden mucho si se cuestiona su trabajo. Ellos pueden dudar de las intenciones de varios testigos, pero no admiten que se dude de las suyas.

      En cuanto a los documentos del sumario que cita y reproduce Rocío, incluyendo informes de la UCO, no me consta que se los hayan dado ellos, aunque es posible. Dudo que lo hiciera la defensa, así que serían ellos, o la acusación, o la fiscalía. Vaya usted a saber.

      Eso sí, bien por Rocío, que además de documentos del sumario ha conseguido confidencias de los investigadores. Estos podrían hablar en público, en rueda de prensa o similar, y admitir preguntas, no solo las de sus incondicionales. Pero no, eso no lo harán nunca.

      Eliminar
  24. El libro de la Castrillo es un insulto a la inteligencia del lector. Indigna leer tantas mentiras y tanta manipulación
    No entiendo como Medina no la denuncia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, supongo que si Medina la denuncia no será por las mentiras y la manipulación, para poner al descubierto esas mentiras y manipulaciones ya estamos otros.

      Si Medina denuncia será porque se le acusa de ser un asesino, y se hace con total descaro, por parte de la autora, y sobre todo de sus entrevistados. Pero no sé si al final denunciará o no. A lo mejor sus abogados consideran que no es adecuado, o que no es el momento. O a lo mejor sí consdieran que es adecuado y el momento. A saber.

      Eliminar
  25. Después de leer los libros de Caraballo y Castrillo, he llegado a la conclusión de que ninguno de ellos es el “gran libro” que este caso se merece. Sé que peco de inmodestia, pero voy a tratar de escribirlo, solo o en compañía de otros. No será fácil, porque además de la dificultad inherente a la tarea, habrá que sufrir el ataque de fuerzas poderosas que tratarán de evitarlo por todos los medios. Esperemos que no lo consigan. Es evidente que este propósito, que llevo meditando una temporada, pero que está todavía en fase de estudio, supondrá una enorme carga de trabajo y mucho, mucho tiempo, por lo que es probable que no pueda actualizar el blog mientras dure. De todos modos, os informaré en breve con más detalle de mis planes.

    ResponderEliminar
  26. Pues lo llevo pensando mucho tiempo
    Tu eres el que tienes que escribir el libro.
    Solo desearte ánimo y suerte Nando

    ResponderEliminar
  27. Buenas Me gustaría hablar con usted confidencialmente y no se como Vivo en

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para quien me envió el mensaje que comienza así (y que publico yo mismo recortado), puede escribirme al correo electrónico:

      losguantesdesimpson@gmail.com

      o escribirme dándome una dirección de email. Me interesa mucho lo que me ha contado.

      Eliminar
  28. La lectura del libro de Rocío Castrillo me ha dejado muy mal cuerpo. No solo por los crímenes en si, que eso horroriza con solo pensarlo, sino por cosas que cuenta de cómo se dio forma a la acusación.

    En la página 173 explica el teniente cómo decidieron que los caballistas habían pasado por la calle Feria justo en el momento en que su hipótesis necesita que pasaran. Como el intermediario llamó a los compradores del caballo a las 21,29, ellos deciden que Magro acababa de llegar a la finca en ese momento (la autora acaba de decir que llegó antes que el intermediario). Le descuentan los 15-20 minutos necesarios para llegar y ya lo tienen pasando por la calle Feria a las 21,10-21,15.
    Esto, además de ser arbitrario, casa mal con lo que la autora acaba de explicar en las páginas anteriores. Dice que Magro y Poti llegaron al bar El Soto, en el Chaparral, en busca de unos parientes de Magro. Allí se encontraron casualmente al corredor, que les dijo que conocía a dos que querían comprar un caballo, así que quedaron en verse en la finca a las nueve. Acabaron sus consumiciones, salieron, cogieron los caballos y, al bajar por la calle Feria, vieron a Medina...¿y ya eran las nueve y diez? Acaba de decir que quedaron en la finca a las nueve. Magro tiene la oportunidad de hacer un negocio, ¿y se deja estar en el bar hasta sobrepasar la hora de la cita?

    Luego, en el juicio, tenemos (página 382) al forense que calculó, "pensando como un científico", que el crimen se cometió en cinco minutos, partiendo de la velocidad a la que puede golpear un boxeador. Como si las 154 heridas de las víctimas fuesen todas cuchilladas y se hubiesen propinado una tras otra, a un ritmo constante y sin interrupciones. Pero nos han dicho que no fue así, nos han dicho que la agresión comenzó delante del baño, siguió por el pasillo hasta el dormitorio, donde dio muerte a Miguel Ángel, agredió a la niña junto a la cama, luego ella se levantó, fue a la cocina, cogió un cuchillo, fue a su habitación, estuvo "un tiempo considerabe" tumbada sobre la cama, luego el desalmado la bajó al suelo y acabó con ella allí...¿qué rigor demuestra ese forense haciendo ese cálculo?

    También está el psicólogo de la hipnosis, que te pone en un estado profundo de relajación y te "sitúa en un día y lugar concreto" para que "visualices lo ocurrido". Si lo que visualizas no encaja en el relato, no hay problema, ya está ahí el psicólogo para decir que tu memoria está bloqueada y tu cerebro ha "rellenado las lagunas con lo cotidiano". No sé cómo la defensa no llevó a algún especialista en esos temas para aclarar que esos viajes mentales al pasado para "visualizar lo ocurrido" son una fantasía.

    Y aún queda el perro detector de restos biológicos. Dice el adiestrador (página 279) que esos restos pueden no existir, que ellos trabajan con "un olor" que persiste durante años. En la 509, la autora amplía el tema. Dice que la sangre pudo no tocar el coche porque estaba dentro de una bolsa de plástico, pero el olor persistió y el perro lo hubiera olfateado hasta cinco años después.
    Es decir, el olfato de ese perro no es algo físico. Él no huele una materia que está ahí, desprendiendo moléculas que estimulan su mucosa olfativa. No, él detecta "un olor", que permanece flotando dentro de un maletero (e incluso por fuera del portón) sin moverse de allí durante años.

    De verdad, Dios nos libre de que un día nos acusen de algo y nos quieran juzgar así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el tema de magro se tuvo que obviar la parte sobre la que estaba más seguro, y sobre la que nunca vaciló: que llegó a su corral a las 21:00 horas o antes. Con eso debería ser suficiente para desestimar su testimonio, y así lo había hecho la UCO en septiembre de 2013. Lo demás es bricolaje testifical con las horas. Lo cierto es que declaró delante de Juez y Fiscal que había llegado a su corral a las 9 de la noche, pero se utilizó su testimonio para enviar a Medina a prisión.

      Lo del forense lo has comentado muy bien, y provoca sonrojo. Por cierto, siempre se obvia ese “tiempo considerable”. Ahora que algunos cambian de versión, a lo mejor ya se puede introducir en la hipótesis.

      El psicólogo y la hinopsis son para llorar. Particularmente, lo de rellenar huecos. Los huecos que hay que rellenar son lo accesorio, no lo fundamental. La percepción de la persona amada es el núcleo de un suceso, y lo accesorio es si estaba tres metros delante o tres metros detrás, o si en ese momento pasaba un coche verde por la calle o si se rascó la cabeza durante un instante. Eso son los huecos que se pueden rellenar, con imágenes mentales de otros días, o con pura invención.

      El tema del perro siempre me ha parecido surrealista. La Juez nunca debió permitir que eso se presentara como prueba, y por menos que esto se han repetido juicios. Además, se denegaron pruebas e informes de la defensa con muchísimo más rigor y más racionalidad que este.

      Eliminar
  29. No podré atender el blog, porque el libro absorberá todo mi tiempo libre, y más. En principio tan solo publicaré algún comentario de vez en cuando si resulta especialmente interesante o relevante, pero incluso en ese caso no se debe esperar respuesta, o no siempre. Tan solo publicaré algo si se produce algún suceso muy relevante, y no me refiero con ello a admisiones o inadmisiones por el Tribunal Constitucional o a apelaciones a tribunales internacionales.

    Si alguien quiere contactar conmigo para comunicarme algún dato o información, es preferible que lo haga escribiendo al correo electrónico.

    Las amenazas, con los días y horas en que se efectuaron, se están guardando, así como los datos del Google Analytics y otro software de análisis. En su momento espero que sirvan para identificar a los autores. Mientras tanto, son una molestia menor. Cuando tenga bastantes datos registrados, ya ni me molestaré en leer más.

    No sé cuanto me va a llevar escribir el libro, la verdad. Me gustaría hacerlo en menos de un año, pero no quiero hacerme ilusiones. Un año, quince meses… espero que no pase de ahí, aunque podrían ser incluso dos años. Espero que no, pero si es necesario, se hará.

    Tampoco tendré tiempo, y no le veo mucha utilidad, a comentar distintos temas en facebook, así que nadie se preocupe si hay silencios de semanas o incluso meses. Estableceré canales de comunicación privados con algunas personas, y ellos serán los que informen al resto de lo que vaya sucediendo y de como me pueden ayudar. Tal vez en unos meses haya sorpresas sobre la composición del ilbro.

    Me lanzo con ilusión a una tarea ambiciosa y que espero vea la luz a lo largo de 2020. Con vuestra ayuda, lo conseguiré.

    ResponderEliminar
  30. Buenas tardes.
    Ante un crimen tan espeluznante como este y que aún sigue abierto el caso. ¿Por qué no llevar a cabo una recogida de ADN masivo como sucedió en el crimen de Eva Blanco (Algete) donde se recogieron algo más de 2000 muestras y resulto siendo decisivo? Gracias y enhorabuena por el blog, Sr. Fernández.

    ResponderEliminar