lunes, 23 de julio de 2018

El crimen de Almonte (X): La confusa evidencia genética




El discurso de la acusación respecto a la prueba de ADN se va adaptando al tipo de interlocutor, cambiando o modificando dicho discurso cuando sus manipulaciones se van haciendo cada vez más evidentes. Llevan meses insistiendo en que Jose Antonio Lorente y Juan Carlos Álvarez, peritos de parte, contradecían al Instituto Nacional de Toxicología (I.N.T), formado al parecer por imparciales y angélicos representantes públicos. Por supuesto, es falso, como quedó acreditado por los informes y por lo declarado en el juicio. Los profesores Lorente y Álvarez (expertos reconocidos a nivel mundial) aceptaron los informes del I.N.T (alabando su profesionalidad, por cierto) y redactaron su propio informe a partir del de ellos. Curiosamente, esa es otra de las críticas que plantea el abogado acusador, que los peritos de la defensa no efectuaron sus propios análisis, sino que se basaron en los del I.N.T. Queda una vez más de manifiesto que contradecirse nunca ha sido un problema en el entorno de la acusación.

Algo que parece no entenderse es que entre las funciones del I.N.T no está la de dar su opinión sobre como ha llegado un rastro genético a determinado lugar. Su trabajo es descubrir si hay ADN en una muestra, y si es así tratar de relacionarlo con algún perfil genético conocido, o introducirlo en un una base de datos automatizada tratando de identificarlo. Pueden también informar sobre la cantidad de ADN hallado, su soporte biológico, su integridad o degradación, y algunas características más. Pero no sobre como llegó ese ADN a la muestra, como el propio I.N.T informó a la Juez de Instrucción dos veces. 

Esto tiene mucho sentido, ya que los técnicos no tienen porque tener acceso a información relevante sobre el caso, y en la mayoría de las ocasiones tienen poca o ninguna. Decidir si un perfil de ADN ha llegado a determinado lugar depositado directamente por un sospechoso o a través de una tercera persona, de forma voluntaria o casual, está más allá de las funciones y capacidades de los técnicos del Instituto, y no tienen, o no deberían tener, toda la información necesaria para emitir una opinión. En sus informes, y pese a las apremiantes cuestiones que les plantaba la Juez, se negaron, correctamente, a dar su opinión sobre algo que no les correspondía.

Extrañamente, en el juicio dijeron más de lo que debían, afirmando que el ADN encontrado era compatible con una trasmisión directa, sin descartar una trasmisión indirecta. Esto, que sin ser falso podría haber llevado fácilmente a confusión a los jurados, no era, a pesar de todo, lo que pretendían y necesitaban la fiscalía y la acusación, pero al menos les ofreció combustible para seguir manipulando la información. Resulta preocupante cuando la Guardia Civil, por ejemplo, condecora a técnicos del Instituto Nacional de Toxicología o a periodistas, estableciendo relaciones y alimentando lealtades que pueden provocar una nube de sospecha (probablemente injusta en la mayoría de los casos) sobre determinadas actuaciones, declaraciones o informaciones. Ya se sabe, la mujer de César…

Creo haber demostrado en un escrito anterior que ni la UCO ni la Juez de Instrucción ni el Fiscal comprendían bien toda la prueba relacionada con el ADN, y que se equivocaron gravemente cuando afirmaron que no se había encontrado en la casa otro ADN distinto al de la familia o Medina. Resulta especialmente chocante el comportamiento de la Juez de Instrucción: 

1) En mayo de 2014 recibió el informe del Instituto Nacional de Toxicología en el que se informaba del hallazgo del ADN de Francisco Javier Medina en tres toallas.

2) El 16 de junio la Juez preguntó por escrito al Instituto, entre otras cosas, si ese ADN había llegado a las toallas por trasmisión directa o pudo haberlo hecho por trasmisión indirecta.

3) El 18 de junio, el I.N.T respondió con una larga explicación, en la que casi al inicio se daba respuesta a esa pregunta en concreto:

Los análisis genéticos permiten establecer, en la mayoría de los casos, la identificación de restos celulares depositados sobre una muestra, y no así establecer la forma ni la data en la que dichos restos fueron depositados. (Subrayado mío)

4) A pesar de ello, la Juez, animada por la fiscalía, decidió que los restos celulares habían llegado a las toallas por trasmisión directa del donante. Al poco detuvieron a Francisco Javier Medina, y tres días después la Juez lo envió a prisión.

5) Varios meses después, y tras un nuevo informe del I.N.T que advertía del hallazgo de ADN del acusado en nuevos análisis de las toallas, la Juez volvió a preguntar si el ADN pudo haber llegado a dichas toallas a través de una tercera persona o tuvo que producirse por transferencia directa del donante.  

A estas alturas, Francisco Javier Medina llevaba 5 meses en prisión, basándose sobre todo en la interpretación que la Juez había dado a la respuesta a la misma pregunta que ahora volvía a plantear.

6) Desde el  INT contestaron indicando que ya habían respondido a esa pregunta meses atrás:

Como ya se describió en nuestro oficio de fecha 18/06/14 los análisis genéticos permiten establecer, en la mayoría de los casos, la identificación de los restos celulares depositados sobre una muestra, pero no permiten establecer ni la forma ni la data en la que dichos restos fueron depositados
(Subrayado mío)

Este sorprendente intercambio nos muestra como se gestionó todo el asunto del ADN, y que la acusación, procesamiento y encarcelamiento de Francisco Javier Medina lo llevaron a cabo personas que no entendían bien la prueba sobre la que estaban sustentando sus actuaciones. Si bien parece una broma, nos impide tomarlo como tal el hecho de que una persona pasó tres años en la cárcel a causa de ello.

Lo que el Instituto Nacional de Toxicología indicó es que la cantidad de ADN que había en las toallas indicaba que no se estaba ante un hallazgo casual, alguna partícula suelta que se habría hallado tan solo en una sola muestra y que pudo llegar allí de muchas formas. Lo que apareció fue mucha cantidad de ADN de Medina, sobre todo en dos de las toallas, en las que se encuentra por todas partes. La cantidad de ADN hallada por el I.N.T provocó que UCO y Juez concluyeran que como no podía haber llegado allí casualmente, tan solo lo podía haber hecho por transferencia directa, algo que no es cierto, y que no había dicho el I.N.T. Interpretaron, de forma incorrecta, que el que un depósito de restos celulares se puede catalogar como casual o no casual puede determinar la identidad del agente que depositó esos restos en la muestra.

LA HIPÓTESIS DE LA DEFENSA

Lorente y Álvarez utilizaron precisamente la gran cantidad de ADN de Medina que se halló en las toallas para señalar una gran incongruencia de la acusación: Si había tanto ADN del acusado presente y se debía, como se pretendía, a que el acusado se había secado tras ducharse, o a que se había secado el sudor, no era creíble que no hubieran aparecido rastros identificables. Un secado tan vigoroso como para dejar tanta cantidad de AND en un único uso debía necesariamente haber dejado, al menos, pelos. Como no se habían encontrado pelos del acusado en las toallas, los peritos concluyeron que un secado difícilmente podía ser el origen de ese ADN. 

Este podría haber encontrado su camino hacia las toallas a través de Marianela, que mantenía frecuentes relaciones sexuales con su novio en el coche. Bien directamente, por tener rastros de semen en sus ropas o manos al manipular las toallas, bien indirectamente, al lavar sus prendas conteniendo ADN de su novio con las toallas, ejerciendo la lavadora como distribuidor. Esta segunda opción tenía además la virtud de superar un argumento de la acusación, el de que los análisis de las toallas habían dado negativo para sangre y semen, indicando que las células origen del ADN encontrado tan solo podían ser epiteliales. El lavado en la lavadora puede romper las células seminales dejando ADN puro flotando, sin los elementos biológicos que señalarían la presencia de semen. Volveremos sobre este argumento al final, porque hay otra posibilidad para explicar la ausencia de positivos a la prueba de semen.

La acusación plantea últimamente como algo significativo que el ADN de Medina no se halló en ninguna otra prenda, donde debería estar si se hubiera transferido en la lavadora o a través de Marianela. Este argumento tiene muy poco recorrido, ya que se quedaron sin analizar la inmensa mayoría de prendas que había en el domicilio. Por no analizar, no se analizaron ni siquiera el resto de toallas de la casa, limpias o usadas, tan solo las cuatro que estaban a la vista en los dos baños y la utilizada como alfombrilla.

Algo más consistente parece el argumento de que el ADN de Medina no apareció en la toalla donde el asesino limpió el cuchillo, donde debería estar si los rastros genéticos llegaron a las toallas a través de la lavadora. Ese argumento se lo leí por primera vez a Hellín en Facebook poco después del juicio. Hellín afirmó que esa toalla la cogió el asesino del armario bajo el lavabo del otro baño, y la llevó al del pasillo para limpiar el cuchillo.

Esa hipótesis en realidad debilita mucho la crítica contra la hipótesis de la transferencia, ya que si la toalla estaba en el mueble bajo el lavabo, limpia, seguramente no habría sido lavada y manipulada con las demás, con lo que pierde fuerza el posible significado de la ausencia del ADN de Medina en ella. Lo cierto es que estamos ante otra ocurrencia del perito Juan Hellín, que propone hipótesis tras hipótesis, sin analizarlas apenas, y sin importar lo flojas que puedan ser o que se contradigan con otras anteriores.

La hipótesis de que esa toalla donde el asesino limpió el cuchillo la recogió del mueble bajo el lavabo se basa en que en los pomos de dicho mueble había manchas de sangre, que indicarían que el asesino lo había abierto, y de ahí se concluye que cogió una toalla, que sería la utilizada para limpiar el arma del crimen. Es una hipótesis posible, pero innecesaria y totalmente prescindible, porque obliga a proponer otra hipótesis auxiliar, la de que el asesino tuvo que llevarse una toalla al marcharse. Efectivamente, si la toalla de baño con manchas de sangre hallada encima del lavabo del pasillo la hubiera cogido el asesino del armario del otro baño, el de la habitación de matrimonio, entonces nos faltaría la toalla con la que iba a secarse, o se había secado, Miguel Ángel. 

Es mucho más sencillo suponer que esa toalla era la que el padre utilizaba para secarse cuando se duchaba, y que incluso la habría dejado sobre el lavabo para tenerla a mano al salir de la ducha. El asesino podría haber abierto el mueble del otro baño buscando algo, y podría haberlo encontrado, o no, pero es muy improbable que de allí saliera la toalla donde limpió el cuchillo.

Algo que se opone a eso es que en los análisis de ADN de esa toalla se encontró el de Miguel Ángel en todas las muestras, 47 en total, sumando las analizadas por la Guardia Civil y por el I.N.T, lo que indica que la había usado de forma repetida y no era una tolla limpia. Es más, aparte de su perfil genético, tan solo apareció una mezcla del mismo y del de su hija. Esa mezcla de ADN de Miguel Ángel y María únicamente apareció en las muestras de la toalla donde habiá manchas de  sangre. En los recortes sin manchas de sangre tan solo se encontró el ADN del padre, y se encontró en todas y cada una de las muestras. Era una toalla usada durante un tiempo considerable, y solo por Miguel Ángel.

Pero volvamos a la pregunta de la acusación. ¿Por qué en esa toalla no se encontró ADN  de Medina, cuando debería haberlo si el mecanismo de transferencia del ADN hubiera sido el lavado o la manipulación de Marianela? Puede responderse que tal vez esa toalla en concreto no se lavó con las otras, y que por tanto podría haberse librado de la transferencia. Pero la pregunta da lugar a una fuerte contrapregunta: ¿Por qué no se halló tampoco el ADN de Marianela?


UNA CURIOSA CORRELACIÓN

El ADN de Marianela es el gran olvidado de este caso, porque todos se han centrado en el del acusado, pero se ha pasado por alto el que puede ser un elemento clave para la interpretación de toda la evidencia genética. Y es que el ADN de Marianela se encontró en las mismas toallas donde fue encontrado el de Francisco Javier Medina, pero no en las toallas donde no se encontró el de él. Es más, en una de las tres toallas, donde había poco ADN de Medina, había poco ADN de Marianela. En las dos toallas donde había mucho ADN de Medina, había mucho ADN de Marianela. Esta correlación resulta demasiado evidente como para ser soslayada, pero eso precisamente hizo la Juez, que pareció basarse en que no en todas las muestras el ADN de Medina y Marianela estaba mezclado, algo que no es necesario para la hipótesis de la transferencia indirecta, pero que ella, con su poca comprensión de la prueba, consideró muy significativo. Afirmó que se halló ADN de Marianela en solitario, cierto, y que también se halló ADN de Medina en solitario, que no es cierto. Este hecho también debería llamar la atención: No se encontró en ninguna de las muestras ADN de Medina en solitario, siempre se encontró mezclado con el de otros. Sí se halló en las toallas ADN en solitario de Miguel Ángel, Marianela y María, pero nunca el de Francisco Javier Medina.

¿Cómo explica la acusación esa evidente correlación entre los lugares donde se  encontró el  ADN de Medina y el de Marianela? No la explican, la obvian por completo, ya que es un torpedo en la línea de flotación de su argumentación. Durante el juicio la acusación trató a toda costa de demostrar que el ADN del acusado no pudo llegar a las toallas de forma indirecta, apoyándose sobre todo en la sorprendente (y sospechosa) memoria de Marianela, que dijo recordar que lavaba las toallas solas, con temperaturas y productos poco creíbles, y que además ni siquiera bastarían, de ser ciertas esas condiciones, para descartar la trasmisión indirecta. 

Pero el gran problema que se trata de escamotear, y que hay que responder independientemente de cuando y como hiciera la colada Marianela, es cómo llegó su ADN a esas toallas. Fiscal y acusaciones trataron por todos los medios de demostrar que el ADN del acusado no podía haber llegado a las toallas a través de su novia, y para ello hicieron recordar a Marianela  que había dejado las toallas limpias y que no las volvió a tocar más, en ninguna ocasión, lo que eliminaba, en su opinión, la posibilidad de la trasmisión indirecta. Si esos rastros de ADN hallados en varias toallas se debieran exclusivamente a su manipulación normal tras el lavado, para recogerlas, tenderlas, doblarlas y guardarlas, sería de esperar menos disparidad. Se pueden plantear de inmediato dos preguntas:

1) ¿Por qué entonces el ADN de ella aparece en unas toallas en gran cantidad y en otras no aparece en absoluto?

2) ¿Por qué el ADN de Marianela aparece en gran cantidad donde hay gran cantidad de ADN de Medina (dos toallas de lavabo), escasamente donde hay escaso ADN de Medina (toalla de baño salmón), y está ausente donde no hay ADN de Medina (toallas con sangre)?

En la toalla de baño no había ADN de Marianela en ninguna de las 47 muestras. En las tres famosas toallas aparece en 27 de 42 muestras, y en dos de las toallas en 24 de 28 muestras. Si ese ADN se debe a la manipulación normal de recogida y doblado, ¿cómo es posible que esa manipulación no deje ni un solo rastro en algunas toallas y deje rastros por prácticamente toda la superficie de otras?

No parece aventurado suponer que el ADN de Francisco Javier Medina podría haber llegado a esas toallas junto con el de Marianela, fuese cual fuese la forma en que ella dejó su ADN en esas toallas.  Si Marianela dejó tantas de sus células epiteliales en las toallas, pudo dejar igualmente las de su entonces novio. Pero todos estos análisis, hipótesis y posibilidades deberían haber esperado a que se resolviera el principal problema con la prueba de ADN en este caso, el misterio del ADN que no aparecía en unos análisis.

EL ADN AUSENTE

Es una de las claves para analizar la prueba genética, y parece haber pasado desapercibida para todo el mundo, incluyendo a la defensa y sus peritos. UCO, fiscalía y Juez de Instrucción no lo explicaron, y los mismos técnicos de los laboratorios fueron bastante tímidos, probablemente para no comprometer el caso. Pero el hecho cierto, indiscutible, importante, muy importante, es que el Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil no encontró ADN extraño en las toallas. Es decir, halló ADN de Miguel Ángel, María y Marianela, pero de nadie más, lo que significa que el ADN de Francisco Javier Medina no estaba en las muestras analizadas.

Esto, que no necesitaría de explicación si el ADN del sospechoso se hubiera hallado posteriormente en una o dos muestras por el Instituto Nacional de Toxicología, la necesita de forma apremiante desde el momento en que el ADN de Medina fue hallado de forma masiva en las toallas, en la mayoría de las muestras.

Durante la segunda inspección ocular, en la  cual se recogieron la toalla sobre el lavabo y la utilizada como alfombrilla de baño, ambas ensangrentadas, los técnicos no se llevaron las otras tres toallas, una de baño y otras dos de lavabo. Estaban colocadas correctamente en sus respectivos lugares, sin manchas de sangre ni señal alguna de haber sido utilizadas por el asesino, así que las dejaron en su sitio. No fue hasta varios días más tarde, durante la tercera inspección ocular, que fueron recogidas para proceder a su análisis. Es decir, ya desde el comienzo las toallas formaron dos grupos separados, por un lado las dos ensangrentadas, y por otro las tres toallas sin señales.

El Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil (L.C.G.C) analizó las cinco toallas en busca de ADN y lo halló en todas ellas, pero todos los perfiles genéticos correspondían a miembros de la familia, Miguel Ángel, María y Marianela, sin que apareciese ningún otro extraño. El análisis realizado por el L.C.G.C fue uno estandarizado, de perfil genético de STRs autosómicos, que es usado en laboratorios de todo el mundo de forma habitual. 

Posteriormente, las toallas fueron enviadas al Instituto Nacional de Toxicologia y Ciencias Forenses, donde recortaron más trozos de las toallas (en dos análisis diferentes) y los sometieron al mismo procedimiento en busca de ADN. En su caso encontraron los mismos perfiles  que había encontrado el L.C.G.C, pero hallaron además otros tres rastros genéticos. Uno de ellos correspondía a un miembro de criminalística de la Guardia Civil, lo que indica una contaminación. Otro es un perfil que no se pudo identificar, pero como tan solo se halló en una de las muestras, se pueden extraer pocas conclusiones a partir de el. El tercer perfil genético hallado era otra cuestión, ya que apareció en las tres toallas sin sangre, en dos de ellas en casi todas las muestras.

El Instituto Nacional de Toxicología volvió a analizar las toallas, recortando nuevos trozos, y obtuvo resultados muy similares. No podía haber duda, había en las tres toallas gran cantidad de ADN de una persona ajena a la familia. Se tomaron muestras de ADN a decenas de personas, y una vez analizadas se encontró que el perfil genético correspondía a Francisco Javier Medina Rodríguez. A partir de este punto, y sin consultar  a verdaderos expertos, personas bastante ignorantes en el tema comenzaron a extraer sus propias conclusiones, lo que acabó llevando a la detención y encarcelamiento de Medina.

Hay algo que pasó desapercibido para casi todo el mundo, pero que me preocupó de inmediato, y es la evidente disparidad ente los resultados del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil y el Instituto Nacional del Toxicología. Todo el mundo se fijó en que el I.N.T había  encontrado rastros genéticos de Medina, pero pocos repararon en que Criminalística no los había encontrado. Resulta insólito, porque el I.N.T encontró el ADN de Francisco Javier Medina de forma masiva, en la mayoría de las muestras, y Criminalística ni en una sola de ellas. Durante el juicio, el encargado de la investigación achacó los resultados diferentes a que el I.N.T había utilizado otras técnicas, se supone que más avanzadas. Yo sospeché de inmediato que esa no podía ser la respuesta, y ahora sé que no lo es.

La analítica efectuada por el I.N.T difería del la del L.C.G.C en dos elementos:

-Un análisis de STRs autosómicos que incluía unos pocos marcadores más que los 17 que ya había analizado el L.C.G.C . Es un análisis más preciso, pero en este caso resulta redundante y esos  marcadores extra no aportan nada significativo. Pueden ser útiles para asegurarse si debido a la mutación hay uno o dos alelos que no coinciden, pero no es el caso. En las mezclas aparecen todos los alelos de Medina en los 17 marcadores, por lo que no hacen falta más comparaciones.

-Un análisis de STRs de cromosoma Y (que solo detecta rastros genéticos de hombres), que no había sido realizado por el L.C.G.C. En este caso sí aportan algo, aunque de importancia muy limitada. Este análisis hace aflorar rastros genéticos de Miguel Ángel en 3 muestras, y de Medina en 2, rastros que no aparecían en los análisis de STRs autosómicos. En el total de resultados tiene una importancia escasa. Hay que indicar que fue este análisis el que encontró el rastro genético de un desconocido en una de las muestras de la toalla usada como alfombrilla de baño. Como este análisis no fue efectuado por el L.C.G.C, lo eliminé de mis cálculos, ya que si no sería imposible la comparación.

El análisis de STRs de cromosoma Y podría haber sido importante si todos, o casi todos los perfiles genéticos de Medina se hubieran encontrado con el, lo que explicaría que no hubiera sido hallado en el laboratorio de criminalística, que no realizó ese análisis. Pero no, casi todo el ADN de Medina se encontró con el análisis de STRs autosómicos, el mismo efectuado por el L.C.G.C. Que en este análisis se estudien 17 o más marcadores resulta irrelevante, ya que los rastros genéticos encontrados aparecieron claramente. Las técnicas empleadas por ambos laboratorios no son, con certeza, la causa de la disparidad de resultados.

Había que considerar otras opciones. Al principio se me había ocurrido que podría haberse producido algún tipo de contaminación en un laboratorio, o tal vez algún fallo en el etiquetado de muestras, o algún error de interpretación. Sí, era demasiado atrevido suponer que alguno de esos dos laboratorios de élite podría haber cometido algún error de ese tipo, pero esos extraños resultados necesitaban de hipótesis atrevidas. Los errores ocurren incluso en los laboratorios de élite, aunque no los reconozcan, y no hace falta más que recordar el caso del asesinato de la niña Asunta Basterra y el penoso papel del laboratorio en el análisis del ADN.

Tal vez, conjeturé, los técnicos del I.N.T habían dejado la muestra de ADN de Medina muy cerca de las toallas, o tal vez habían utilizado los mismos instrumentos para manipular las muestras. Hipótesis errónea, porque la recogida de una muestra del ADN de Medina (y de decenas de personas más) no se efectuó hasta bastante después de haberse efectuado los análisis en el laboratorio. Es decir, primero apareció un perfil genético no identificado, que no correspondía a los conocidos de Miguel Ángel, María y Marianela, y posteriormente se requirió ADN de varias personas para la comparación.

¿Podría ser que hubiera habido alguna confusión en el etiquetado, la manipulación o la identificación, y que ese ADN no fuera el de Francisco Javier Medina. No, porque más tarde se analizaron prendas del detenido en busca de ADN y apareció el mismo perfil que había sido hallado en las toallas. No hay duda de que se trataba de su ADN.

Pudiera ser que, tal vez, los técnicos del laboratorio hubieran sobrevalorado algunos resultados poco claros y sujetos a discusión. Tampoco. En las distintas mezclas aparecía claramente el perfil genético completo de Medina, con bastante cantidad de ADN en algunas muestras. Los electroferogramas son bastante claros. 
Electroferograma similar a los utilizados en este caso

No hay duda: El Instituto Nacional de Toxicología halló ADN de Francisco Javier Medina en tres toallas, en dos de ellas de forma abundante y en muchas muestras.

Había que volver la vista al Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil. ¿Tal vez se les podría haber escapado un ADN no identificado en las muestra analizadas? Tampoco, los perfiles genéticos mezcla contenían exclusivamente los perfiles genéticos de los tres miembros de la familia y no había posibilidad de confusión o de que hubiera algún ADN extraño oculto tras los resultados. Ni un solo alelo extraño que pudiera señalar en otra dirección.

No hay duda: No había ADN de Francisco Javier Medina en las muestras analizadas por el Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil.

Si no había ADN en ninguna de las 17 muestras de las tres toallas analizadas por el L.C.G.C, y se encontró en 14 de las 25 muestras analizadas por el I.N.T, y considerando las hipótesis ya descartadas, tan solo nos quedan dos, y solo dos, posibilidades:

1) Todo se debe al puro azar, a una gran casualidad.

2) El ADN de Francisco Javier Medina llegó a las toallas con posterioridad al análisis del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil, y antes de su envío al Instituto Nacional de Toxicología.

CASUALIDAD

Consideremos el resultado del I.N.T, y supongamos por un momento que ese resultado representa el número de muestras de las toallas en el que hay ADN de Medina, es decir, un 56 % (14/25). En ese caso, la probabilidad de analizar 17 muestras sin encontrar al menos un rastro de ADN de esa misma persona es de una entre 1.151.608. Una entre un millón. Si suponemos que la distribución del ADN en las toallas era menor, y que ese 56 % era un resultado casualmente alto, la probabilidad de no encontrar ni un positivo en 17 muestras aumentará, pero a costa de la disminución de encontrar el 56 %. Lo único que estaríamos cambiando sería una muy alta improbabilidad por dos altas improbabilidades.

Estos números también cambiarán si tan solo utilizamos las muestras donde se obtuvieron resultados, o si vamos analizando toalla por toalla, pero hagamos como hagamos, el resultado que obtendremos indicará que dado uno de los resultados obtenidos, el otro resulta extremadamente improbable. Y eso independientemente de si el ADN llegó a las toallas por transferencia directa, a través de un tercero o de una lavadora. (Nota: La probabilidad entre un millón se usa por su rotundo significado, pero soy consciente de que otro tipo de cálculos, por ejemplo tomando en consideración tan solo las muestras donde apareció ADN identificado de alguien, resultan en una probabilidad de uno entre 200.000. En cualquier caso, más que las cantidades, importa la consideración del resultado como muy improbable. Para entendernos con un ejemplo, la probabilidad de sacar 20 caras seguidas lanzando una moneda es de aproximadamente una entre un millón, y la de sacar 18 caras es tan solo de una entre 260.000. Más allá del cálculo, resulta muy improbable obtener 18 o 20 caras)

Muy improbable no significa que sea imposible, pero sí que estamos ante una anomalía que debería haber sido considerada con mucha precaución. Las grandes casualidades, cuando aparecen en la prueba usada para detener y acusar a una persona, necesitan de un estudio profundo y completo, para garantizar que realmente se está ante una casualidad, y no ante una situación de otro tipo.

LA OPCIÓN DE LA CONTAMINACIÓN

Esa situación de otro tipo es la otra única explicación para los resultados obtenidos. Una vez descartadas las demás opciones, y aparte del resultado improbable, tan solo nos queda suponer que el ADN de Francisco Javier Medina llegó a las toallas después de ser estas analizadas. Esto sería muy difícil de probar, ya que los implicados en la manipulación y custodia de las toallas negarán siempre que haya podido ocurrir (como ocurrió en el caso de Asunta Basterra), pero no es imposible. Es cierto que la muestra de Medina no se obtuvo hasta que el I.N.T efectuó el análisis de las toallas, pero eso no elimina la posibilidad de una contaminación.

Depende de quien y como custodiara esas toallas entre unos y otros análisis, y quien las manipulara. En el Juicio se pudo presenciar (ver el capítulo 2 de esta serie) como se manipulaban las toallas con muy poco cuidado, delante de Juez, Fiscal y abogados, sin que nadie pusiera objeción. Sí, las personas que las manipulaban llevaban guantes, y las toallas estaban guardadas en bolsas, pero en algunos momentos se depositaron, sin protección, en lugares donde podrían haberse contaminado.

Una vez que el Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil terminó sus análisis, devolvió las toallas, y seguramente estuvieron custodiadas en el juzgado de La Palma del Condado hasta su remisión al Instituto Nacional de Toxicología. Allí pudieron ser manipuladas por personas que habrían podido estar en contacto poco antes con Francisco Javier Medina o Marianela Olmedo, bien directamente, bien a través de un agente intermedio. Si un investigador entrevistó a Medina o Marianela, y les dio la mano o se sentó donde ellos se habían sentado poco antes, podría haber recogido ADN de uno o de los dos. Si después entró en contacto con las muestras, podría haberlas contaminado. 

O podría haber entrado en contacto con otra persona que trabajara en el juzgado (que algunos investigadores visitaban con frecuencia) traspasándole el ADN de Medina, que esa persona posteriormente habría dejado en las muestras al manipularlas. Ese tipo de transferencias (y más complejas todavía) están documentadas, así que no hay duda de que pueden tener lugar. La pregunta es si había alguna persona en el juzgado con acceso a las muestras que pudiera haberse contaminado a través de alguno de los investigadores. Es una cuestión interesante.

Improbable, sí, pero mucho menos improbable que el que por puro azar un laboratorio obtenga cero positivos de 17 muestras y otro 14 positivos en 25 muestras de las mismas toallas. En este caso no podemos escapar de la improbabilidad y eso debería haber provocado que todos los que intervinieron fueran mucho más prudentes.

Recupero ahora algo mencionado anteriormente. La acusación alega que el ADN de Medina hallado en las toallas proviene de células epiteliales, ya que no se halló ni sangre ni semen en las muestras. Aparte de que la hipótesis de la lavadora puede explicar eso, hay que señalar que las pruebas de detección de fluidos no son del todo fiables, y sobre todo, que no se efectúan sobre toda la muestra, tan solo sobre una pequeña parte de esta. Eso significa que se puede realizar la prueba en una parte de la muestra donde no está, por ejemplo, una partícula de semen, resultando negativo al semen, pero positivo en ADN. Esto necesitaría de una explicación más extensa, pero sirva de momento que es una explicación perfectamente válida.

Resulta improbable, hay que reconocerlo, que en todas las muestras ocurra eso, pero no tan improbable como el citado resultado divergente de dos laboratorios. No se puede desechar una hipótesis como incorrecta por ser improbable, a la vez que aceptamos algo mucho más improbable. Hay que ser consecuente.


RESUMEN

En resumen, el ADN de Francisco Javier Medina fue encontrado en tres toallas que no habían sido analizadas inicialmente, que no tenían manchas se sangre ni ninguna señal de haber sido utilizadas durante el crimen, y que estaban perfectamente colgadas en su lugar habitual. El análisis del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil no encontró ADN de Medina en ninguna de las 17 muestras analizadas de las tres toallas, obteniendo el de Miguel Ángel, María y Marianela (9, 9 y 10 muestras).

El Instituto Nacional de Toxicología halló ADN de Medina en esas tres toallas, pero no en las que sin duda había utilizado el asesino, que estaban manchadas de sangre, y donde además se encontró un perfil de ADN de un desconocido. El ADN de Medina en las toallas guardaba una correlación bastante evidente con el de Marianela, ya que los dos estaban ausentes de las toallas con sangre, y presentes en las otras tres, guardando incluso la proporción: En una toalla donde el ADN de Medina apareció en pocas muestras, lo mismo ocurrió en el de Marianela, y en las otras dos toallas el ADN de los dos apareció en casi todas las muestras. Tan solo esto ya debería haber frenado el ímpetu de los que querían procesar al entonces sospechoso.

Para rematar, los resultados de ambos laboratorios implican un resultado muy improbable, una improbabilidad difícil de aceptar por algunos, o una contaminación posterior al primer análisis, que resulta una improbabilidad difícil de aceptar por otros. En cualquier caso una improbabilidad que no se puede soslayar.

Investigadores de la UCO, fiscalía y Juez de Instrucción, ansiosos por resolver el caso, y con poco entendimiento sobre la prueba, decidieron, de forma imprudente, interpretarla por sí mismos. Ante lo confuso de los resultados, la Juez debería de haber solicitado la opinión de varios expertos contrastados antes de tomar ninguna decisión. No lo hizo, y una vez encarcelado Medina y plasmada por escrito su opinión de que se estaba ante una transferencia directa, ya no había marcha atrás, a riesgo de quedar en evidencia.

Así se encarcela a un inocente en la España del siglo XXI.

86 comentarios:

  1. De quién es el ADN desconocido?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se supiera de quien es no sería desconocido.

      Eliminar
  2. Haces mucho incapie a ella

    ResponderEliminar
  3. Es posible que ese ADN haya sido colocado posteriormente a las primeras recogidas de pruebas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posible es, pero no encuentro un motivo por lo que alguien haría algo así.

      Eliminar
    2. Perdón, me parece que no he interpretado bien la pregunta. ¿Se refiere a después de la primera inspección, antes de que se llevaran las toallas? No, porque no se halló el ADN de Medina en el primer análisis. De haberse"colocado" debería haber sido después del primer análisis y antes del segundo. Pero yo dudo mucho de una contaminación voluntaria.

      Eliminar
  4. Este caso tiene que resolverse, hay que dar con el asesin@. Tienen que seguir investigando, esto no puede caer en saco roto, en primer lugar porque el asesin@ tiene que pagar por lo que ha hecho a ese padre y su hija y en segundo lugar porque hay uns tercera victima que es Fco Medina que se merece descansar y que todo el mundo crea en su inocencia y eso no va a ser hasta que se encuentre al verdadero culpable. Esto no puede quedar así, tan dificil es tema? Es dar con quien fué?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil, sobre todo si no se saben intepretar correctamente ciertas pistas muy especiales. Se puede resolver, pero hace falta, a nivel racional, más potencia. Y más creatividad.

      Eliminar
    2. Esto pinta a que jamás se resolverá pero jamás

      Eliminar
  5. Me gustaría obtener respuesta Nando es muy buena entrada está a tu blog y lo dictas claramente

    ResponderEliminar
  6. No me convence la contaminación casual de las toallas en el juzgado por una persona que hubiese tenido contacto con Medina. ¿Cómo iba a dejar por casualidad tanta cantidad de ADN en las toallas de lavabo? Esa persona tendría que estar impregnada de ADN de Medina y haberse restregado bien con las toallas. En ese caso también habría dejado su propio ADN y el de otras personas con quienes hubiese tenido contacto. No, la explicación tiene que ser otra. Y me extraña que la defensa no haya insistido en ese tema, siendo ese ADN el único indicio sólido que tienen contra él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su argumento es bueno, pero no sabemos lo que pudo ocurrir, el tipo de contacto, ...etc. Por ejemplo, ¿podemos descartar que Marianela manipulara las toallas después del análisis del L.C.G.C? Cuando esas muestras, en las quwe no se habiá hallado ADN extraño fueron devueltas al juzgado, se suponía que no contenián evidencia imoprtante, y por tanto no se habría guardado especial cuiado con ellas (ver de nuevo el vídeo del manipulado de las toallas durante el juicio)- Se le podría haber solicitado a Marianela que las identificara y las podría haber manipulado. ¿Creo que ocurrió eso? Realmente no, pero no lo descarto del todo.

      Yo también creo que se nos escapa algo, y que la explicación todavía no ha aparecido.

      ¿Visitaron Marianela y Fran el juzgado en el tiempo en que las toallas estuvieron allí? Son ideas, buscando la forma de escapar de la probabilidad. O hay contaminación, o tenemos que asumir que se dio una probabiliadd entre un millón en este caso.

      En cuanto a la defensa, no creo que ni ellos ni Lorente le prestaran atención al análisis del L.C.G.C.

      Eliminar
    2. Todo esto ocurrió antes de que Fran fuera detenido. ¿Acudieron alguna vez Marianela o él al juzgado antes de su detención? Yo creo que no, hasta ese momento solo se les requería para que fuesen al cuartel de la Guardia Civil, no al juzgado.

      Eliminar
  7. Es decir, en el LCGC no estaba el de Medina y el de Marianela, sí. Eso es lo que quería decir.

    ResponderEliminar
  8. CREO QUE ESA PUBLICACIÓN QUE USTED A ECHO NANDO ESTA MUY BIEN INFORMADA Y DOCUMENTADA ...
    CREO QUE HAY GENTE QUE CON ESA INFORMACIÓN QUE USTED DA ESTÁN MUY NERVIOSOS ESTA NOCHE ..
    DIOS QUIERA NANDO QUE EL CULPABLE SALGA A LA LUZ Y SEA BIEN PRONTO..
    EN EL PUEBLO ESTAMOS DESEANDO QUE SE COJA AL O A LOS VERDADEROS ASESINOS ...
    USTED CREE QUE SE COJERA AL VERDADERO ASESINO ??
    YO ESTOY SEGURO QUE SI ..
    Y USTED QUE OPINA NANDO ??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es difícil pero posible. Difícil porque quien debería y tiene capacidad para investigar no lo hara si no es mediante obligación, y eso no suele dar resultado.

      Eliminar
  9. Si lo que publicas del ADN es verdad .. el asesino está muy cerca verdad Nando ??
    Esperemos que pague por esa INJUSTICIAS que le hicieron a este pobre chaval ..
    Fran Inocente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se debe interpretar mi escrito como que indica hacia donde señala el ADN. Lo que quiero indicar es hacia donde no señala.

      Eliminar
  10. Por qué no dice usted su verdadero nombre? Me gusta saber a quién estoy leyendo... Cómo usted es un perfil falso se lo pido desde anónimo. Cuando de su nombre yo daré el mío.
    A todo esto... Viva la guardia civil!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué ese empeño en saber mi nombre? ¿Qué piensa usted que le va a aportar? Si no le parece correcto lo que argumento, refútelo. Si usted propone un argumento interesante, no me interesará quien sea.

      Eliminar
    2. Hola Aníbal buenas noches

      Eliminar
    3. Aníbal con tu vocablo Almonteño

      Eliminar
    4. Hola profe jejeje qué tal el mitin

      Eliminar
    5. Los corazones verdes hablan muy mal de ti Nando

      Eliminar
    6. Hombre que esperas que le toquen las palmas??

      Eliminar
  11. Nando o como se llame usted trabaja para la policia...guardia civil....estos datos de donde los saca? sea quien sea le felicito y decirle que todo apunta a ella pero si estaba trabajando o no estaba...se resolvera este crimen?Todo un enigma hay quien dice que le conoce pero de usted no hay mucho dato en internet un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No comparto su opinión de que todo apunte a ella.

      Eliminar
  12. Nando has leído una tal Dora? Dice que habla con la niña al parecer es vidente yo no creo en esas historias pero escribe a diario en su Facebook dice hablar con ella en Almonte se rumorea que hace magia negra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hablad con esa Dora y que le pregunte a la niña donde está la maquinita con la que estaba jugando unos minutos antes de ser asesinada.

      Eliminar
    2. Que máquina Nando?

      Eliminar
    3. Que maquinita nando? Te van a investigar el blog porque esto no lo sabe la familia

      Eliminar
    4. Nando o nanda da la cara

      Eliminar
    5. https://www.huelvainformacion.es/huelva/vecino-Miguel-Angel-conocia-asesino_0_1172883072.html

      En fin, la familia parece que no sabe muchas cosas.

      Eliminar
    6. Eso lo dijo el amigo de él que la niña jugo a la play no es nada nuevo

      Eliminar
    7. Nando eres muy inteligente no tengo dudas pero dime sabremos quién es el adesase??? Supremo para cuando??

      Eliminar
    8. La play, una maquinita, una tablet... Sea como fuere, casi todos esos aparatos guardan registro de actividad. Podría haber sido importante saber el momento en que la niña dejó de jugar, pero parece que o bien no se encontró ese aparato (algo intersante de por sí) o bien se encontró y no se le condeció importancia.

      No sé si ese aparato se le entregó a la madre, o sigue en la casa, o no se encontró, pero investigadores capaces le habría dado importancia, tanto a su posible contenido, como a su posible ausencia.

      Eliminar
  13. Alguien ha escrito un comentario solicitando que no lo publique, temeroso, al parecer, de que la acusación pueda utilizar su idea. Voy a respetar su deseo de no publicar su comentario, pero sí comentaré lo que planteaba. Según decía, el que el ADN de Marianela y Medina guarde proporción en las toallas podría ser utilizado por la acusación para plantear que el ADN de Marianela llegó a las toallas a través de Medina, al secarse este.

    Es una hipótesis válida, pero aparte de que no explica por qué el ADN de Medina no apareció en los primeros análisis, dudo mucho que vaya a ser utilizada por la acusación, por dos razones:

    1) Significaría reconocer que es posible la transferencia secundaria de ADN, y de forma masiva. Que gran cantidad de ADN de un sujeto puede llegar a varias toallas a través de otra persona.

    2) Significaría reconocer que esa transferencia masiva se habría producido mediante células epiteliales, sin proceder de semen, saliva o sangre.

    O sea, destruye toda la argumentación de la acusación. Dudo que les entusiasme la hipótesis.

    ResponderEliminar
  14. Nando eso de que la niña estaba minutos antes jugando con una maquinita eso quiere decir que la maquinita no aparece ???

    ResponderEliminar
  15. Escribes igual que un psicólogo

    ResponderEliminar
  16. Nando tú por casualidad has estado en el crimen de Almonte en dicha investigación?

    ResponderEliminar
  17. Acabo de descubrir el blog y maravilloso trabajo

    ResponderEliminar
  18. Si quieres comentarme algo que no sea para publicar, hazlo por email. De lo contrario, lo publicaré.

    "Esto tampoco quiero que lo publiques, pero yo no descarto que ese ADN sí estuviese ahí cuando el LCGC analizó las toallas y smplemente no lo encontraron porque no son un laboratorio tan excelente como nos quieren hacer ver (ya ves la que liaron con la camiseta de Asunta Basterra). Tampoco descarto que la defensa no insista en el tema para no desprestigiar la labor del LCGC porque los demás análisis que hicieron les favorecen. ¿Quién analizó las muestras del maletero de Medina y dijo que no había sangre? ¿y las otras muestras sacadas de la casa en las que no aparece rastro de él? La defensa no querrá arrojar dudas sobre todos esos análisis".


    Esa fue una de mis hipótesis de partida, y si lees la segunda entrada de esta serie, verás que planteaba eso mismo, y que tal vez se hubiera llegado a un acuerdo para tapar las verguenzas del laboratorio. Pero no, lo he descartado, porque prácticamente todos los errores de todos los laboratorios implican la aparición de ADN extraño en la muestra, no la desaparición de uno presente. Recuerda que además el ADN de Medina siempre apareció mezclado con el de otros. Un error, de existir, habría introducido ADN extraño, o incluso eliminado todo el ADN presente, pero no uno solo de una mezcla.

    Casi todo el procedimiento está automatizado, y al final solo hay que interpretar los gráficos, algo que puede resultar complicado en ocasiones, pero es su trabajo. Los técnicos presentaron en su informe todos los alelos que aparecían en las mezclas, y el perfil genético de Medina no estaba presente, eso seguro. Si cometieron algún error, tuvo que ser después de los análisis. El ADN de Medina aparece en los análisis del I.N.T de forma tan nítida que lo puede ver cualquiera sin apenas conocimientos.

    En cuanto a lo del perro y la sangre en el coche, perdona, pero me da la risa floja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen blog pero cuando hablara el supremo

      Eliminar
    2. Ni idea. Puede ser mañana o dentro de 4 meses.

      Eliminar
  19. ¿Por qué te hace gracia lo de los análisis del coche?
    Y sobre lo otro, si el ADN no estaba y después apareció mezclado con otros, ¿qué clase de contaminación puede depositar ADN justo en los sitios donde ya hay ADN de otros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del tema del chucho y el coche tengo un escrito en breves. Y no puedo evitarlo, me da la risa cada vez que se toca el tema. En cuanto a tu pregunta, se puede hacer exactamente la misma sobre el ADN de Medina:

      ¿Que clase de secado deja ADN justo en los sitios donde hay ADN de otros?

      Es que el ADN de Medina aparece SIEMPRE mezclado con el de otros, NUNCA en solitario. Se le supone una "puntería" excepcional, ya que tan solo habría dejado su ADN en las tres toallas en lugares donde había ADN de otros. Otra casualidad más, y ya se empiezan a acumular.

      Marple, me gustaría comentarte una cosa en privado. Si te parece, puedes enviarme un comentario con un correo electrónico (que solo yo leeré).



      Eliminar
    2. Resumiendo: en el LCGC no estaba el ADN, en el INT sí estaba, un error del LCGC es muy improbable, una contaminación accidental es muy improbable, una contaminación intencionada es muy improbable... esto es un misterio y no los de Cuarto Milenio.

      Eliminar
    3. ¡Se te olvida lo más importante!, que el que Medina dejara su ADN al secarse con las toallas es tanto o más improbable que lo que citas. Me atrevo a decir que es lo más improbable de todo. Repito, toda la evidencia de ADN en este caso es extraordinarimente compleja y confusa, y jamás debió ser utilizada para acusar a Medina.

      Eliminar
  20. Un dato palpable de la malísima investigación llevada a cabo por la UCO: había una llave de la casa en manos de la limpiadora, NUNCA se le solicitó ni se analizó. Fue ella misma a la Guard Civil a ponerlo en conocimiento y a disposición de ellos para posible análisis/ investigación. Le dicen que no la necesitan, que haga con ella lo que quiera... Asombroso pero cierto.
    Otro dato que no alcanzo a entender , cómo en el caso del pequeño Gabriel se investiga x radares o señales la ubicación del móvil de la asesina confesa, y aquí no se investigó igualmente?me temo que SI, aunque no salga este dato a La Luz, probablemente porque no interesa .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, me gustaría saber algo más sobre el tema de esa llave, si hay algo más. Me puedes escribir, si te parece, a mi correo electrónico. En cuanto a la localización de los móviles, el problema es que se suele sobrevalorar la capacidad y precisión de ese tipo de análisis. En el caso del niño Gabriel, había muchos kilómetros entre unos y otros puntos que pudieran tener importancia, algo que no ocurre en este caso.

      Eliminar
  21. Nando!!! Tu tienes tu opinión de quien puede ser el asesino o los asesinos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que este caso necesita de una aproximación indirecta. Si conseguimos intepretar correctamente cierta evidencia, tendremos información sobre lo que ocurrió en esa casa, y eso nos llevará al autor o autores.

      Es inevitable considerar sospechosos de vez en cuando, pero no pierdo mucho tiempo con eso. Por ahora me interesa más el QUÉ que la posible autoría de fulanito o menganito.

      Eliminar
  22. A quien me ha escrito varios mensajes sobre un puente, por favor, que me escriba al correo electrónico. No puedo publicar esos mensajes según están. Lo comentamos y vemos, si le parece.

    ResponderEliminar
  23. Solo el ADN de Medina no se encontró? Los otros cuatro(Miguel Ángel, María, Marianela y el ADN desconocido) si?
    Si tanta cantidad que dicen que hay, como es posible eso?
    Encuentran los otros de menor cantidad y no el de Medina?
    De ser un fallo de la investigación no se hubiesen encontrado los otros al haber menor cantidad,no? Por ejemplo el ADN desconocido...
    Y luego el otro laboratorio,INT encuentra la misma cantidad de ADN de M.Angel, María, Marianela y el desconocido, que el laboratorio de la LCGC,o son distintas cantidades?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que de cantidad debemos hablar de extensión. No se trata tanto que aparezca más o menos ADN, sino del número de muestras donde aparece. El ADN desconocido no identificado tan solo apareció en una muestra, por lo que puede significar cualquier cosa.



      Eliminar
  24. Y esos mensajes porque no los pones aquí Nando ???
    Que quieren decir esos mensajes del puente ???
    Pollos aquí porfavor !!!
    Sigo tu página siempre y me gustaría leerlos ... gracias

    ResponderEliminar
  25. Cree que hay gente en el pueblo que sabe más de lo que dice y no habla?

    ResponderEliminar
  26. Los análisis del INT son fiables? Recordemos que en el primer análisis de los huesos encontrados en el caso de los niños de Córdoba, eran de perro. Y fue un perito de parte quien desmontó el error.

    ResponderEliminar
  27. Sé que no tiene nada q ver con el ADN, pero me intriga mucho este tema.
    Volviendo al tema de las toallas, la lejía,el Argerul y el Ariel, no pensáis que si esas toallas fuesen lavadas de esa manera, estarían desteñidas??
    Hay una blanca, q al ser blanca no le afecta, pero la salmón y la beig, si hubiesen sido lavadas con esos productos una sola vez, serian blancas o blanco roto, no salmón ni beig, y las flores que tenían bordadas igualmente.Todo esto pensando que tuviesen pocos lavados...
    Xq por mi experiencia, si tuviesen muchos lavados de esta manera, serían un papel de fumar..
    Vamos q ayer puse una lavadora de ropa blanca y por despiste iba una camiseta azul, y solo le puse un chorreoncito de lejia, y la camiseta ha desteñido, tiene un color blanco azulado...
    Así q me ha hecho pensar en q si esta mujer lavaba de esta forma las toallas, deberían estar blancas y pasadas,no??
    En el vídeo del juicio de las toallas se ven y las diferencian claramente por colores, la blanca, la beig y la salmón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda ya!! Así no lava nadie!! Es un montaje más , para hacer ver que con esa forma de lavar no puede haber transferencia de ADN porque se destruiría. Una artimaña más de la acusación. Eso no se lo cree ni el “ fantástico Hellín”

      Eliminar
  28. Llevo tiempo pensando eso mismo Y la seguridad que tiene Marianela al decir las toallas q iban en cada labado es muy poco creíble.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que quiere decir recuerdos a la carta Nando ???

      Eliminar
    2. Otra cuestión, ¿que tiempo transcurre desde que suceden los asesinatos hasta que le empiezan a preguntar a ella cómo lavó y cuando y todos esos datos referente a las toallas? A lo que me refiero es que si por ejemplo a mí, me preguntan mañana la lavadora que puse ayer, que productos eché, a cuantos grados, que ropa metí.... puedo acordarme o no, pero lo que no me voy acordar es si me preguntar ni 5 días, ni 15 días, ni 4 meses después...... si decís que ella explica incluso qué toalla lavó con otra toalla......¿cómo se acuerda? No me cuadra

      Eliminar
    3. Recuerdos a la carta significa que va recordando según las sugerencias de la UCO. Oye, que eso de que lo viste salir junto a los demás significa absolución. Ah, ahora me doy cuenta de que en ralidad no lo vi. Oye, que dicen que el ADN pudo llegar a las toallas al lavarlo, y eso sería más difícil si se hubieran lavado con mucha temperatura y lejía. Ah, ahora me acuerdo que las lavé de esa forma. Y con eso llevaron a un inocente a juicio.

      Eliminar
    4. No le preguntaron por la forma de lavar las toallas hasta más de un año después. Un poco más y recuerda que las lavó con ácido sulfúrico.

      Eliminar
    5. Jaja jaja... de verdad no se lo cree ni ella ... jajaja

      Eliminar
    6. Madre mía, un año??? Pero eso quien se lo cree??

      Eliminar
    7. Aqui han hecho chanchu con las toallas y el ADN...

      Eliminar
    8. Yo en el caso de Marianela no lo se pero en mi caso suelo cambiar todas las toallas de los 2 baños el mismo dia, una vez a la semana, y pongo la lavadora con eso y algun paño de cocina y servilletas. Siempre en agua fria y con detergente y suavizante normal. En mi caso como veis podria decir que lave y con que...

      Eliminar
    9. Y puedes identificar las toallas y paños de cocina q lavaste por ejemplo la tercera semana del mes de enero?

      Eliminar
    10. He oído varias veces a la acusación decir que la empleada doméstica confirmó que en esa casa se lavaban las toallas de esa forma tan peculiar, ¿es cierto?

      Eliminar
    11. Pues no sé nada de esa confirmación. Teniendo en cuenta que ella no lavaba las toallas, poco puede saber. Cuando utilizó la lavadora no tocó la temperatura, creía recordar que estaba puesta en frío.

      Eliminar
    12. Se lo oí decir a Aníbal en un par de entrevistas y luego también lo dijo Luis Romero en televisión. Ellos lo dicen como si la mujer hubiese declarado eso en el juicio. Claro que también dicen que los empleados del Mercadona declararon que Medina no estaba en el súper a partir de las nueve, por eso te pregunté.

      Eliminar
  29. Hay muchas personas de Almonte que dicen cosas son datos importantes que sean verdad o no..deberían llamarlos a declarar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para llamarlos a declarar, deberían seguir investigando, y por lo que dicen, de investigación nada.......

      Eliminar
  30. Agosto llega y supremo no dice nada

    ResponderEliminar
  31. Yo la verdad que no conozco a nadie que sea tan agresiva lavando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijijiji ... ni yo jijijijiji

      Eliminar
  32. Una pregunta sobre el uso del blog. Entro muy de vez en cuando para ver si hay nuevos comentarios, y cuando hay nuevos (lo sé porque me fijo en que el número de comentarios aumenta) ¿cómo puedo localizar cuales son los nuevos?¿tengo que volver a leerlos todo para dar con los nuevos? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre te dice la fecha en la que escribimos. Por ahí tienes que guiarte.

      Eliminar
  33. Mirando abajo los comentarios le sale lo último escrito

    ResponderEliminar
  34. En septiembre habrá noticias?

    ResponderEliminar
  35. Se rumorea que hay una investigación abierta sabes algo ?

    ResponderEliminar